Ma­te­ra

ex­hi­be su re­na­cer Su su­ges­ti­vo pa­no­ra­ma evo­ca ine­vi­ta­ble­men­te a las más an­ti­guas ur­bes del Me­di­te­rrá­neo

El Nacional (ENV) - - VIAJES & TURISMO - GONZALO SÁN­CHEZ

La ciu­dad ita­lia­na de Ma­te­ra es la Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra, una oca­sión con la que pre­ten­de ol­vi­dar su pa­sa­do de mi­se­ria y ha­blar de fu­tu­ro a Eu­ro­pa des­de su ex­tre­mo sur.

La ur­be, en la re­gión de Ba­si­li­ca­ta y con 60.000 ha­bi­tan­tes, com­par­te la ca­pi­ta­li­dad con la búl­ga­ra Plov­div.

La ciu­dad, es tes­ti­go de ex­cep­ción del pa­so del tiem­po, pues su te­rri­to­rio ha si­do ha­bi­ta­do inin­te­rrum­pi­da­men­te du­ran­te ocho mi­le­nios y así lo de­mues­tran sus ex­tra­or­di­na­rias grutas del Pa­leo­lí­ti­co, sus igle­sias ru­pes­tres o sus edi­fi­ca­cio­nes y cam­pa­na­rios del Al­to Me­die­vo.

Su su­ges­ti­vo pa­no­ra­ma evo­ca a las más an­ti­guas ur­bes del Me­di­te­rrá­neo, co­mo Je­ru­sa­lén, tan­to que sir­vió de es­ce­na­rio pa­ra afa­ma­das pe­lí­cu­las co­mo Il Van­ge­lo se­con­do Mat­teo

(1964), de Pier Paolo Pa­so­li­ni, o

The Pas­sion of the Ch­rist (2004), de Mel Gib­son.

Pe­ro Ma­te­ra no siem­pre go­zó del pres­ti­gio con el que cuen­ta aho­ra, ya que has­ta ha­ce po­co era co­no­ci­da por la vi­da pau­pé­rri­ma de sus mo­ra­do­res, la­brie­gos anal­fa­be­tos que ocu­pa­ban los re­co­ve­cos de los Sas­si (cons­truc­cio­nes de pie­dra), su­cum­bien­do mu­chos a la en­fer­me­dad y a una al­ta mor­tan­dad.

Así lo cuen­ta en Dio­siè­ferm atoa Ebo­lii (1945) el es­cri­tor C ar lo Le­vi, des­te­rra­do a es­ta co­mar­ca por el fas­cis­mo, y el his­tó­ri­co co­mu­nis­ta Pal­mi­ro Ti­gliat­ti lo ta­chó de “ver­güen­za na­cio­nal” en 1948, po­nien­do so­bre la me­sa el eterno pro­ble­ma de la Ita­lia me­ri­dio­nal.

Des­de en­ton­ces, la si­tua­ción em­pe­zó a cam­biar con la cons­truc­ción de nue­vos ba­rrios don­de re­ubi­car a esas per­so­nas, y el pun­to ál­gi­do se dio en 1993, cuan­do la Unes­co in­clu­yó en su lis­ta del Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad a los Sas­si y sus igle­sias ru­pes­tres.

“Sa­bía­mos que éra­mos hi­jos de la his­to­ria y no de la ver­güen­za y de es­ta con­vic­ción sur­gió el re­na­ci­mien­to. En­ton­ces la ciu­dad era po­bre pe­ro no siem­pre lo fue. La mi­se­ria hi­zo ol­vi­dar el va­lor de la his­to­ria”, di­ce el al­cal­de, Raf­fae­llo De Rug­gie­ri, de 83 años.

Aho­ra Ma­te­ra vi­ve un mo­men­to de es­plen­dor. Bas­ta mi­rar los da­tos de su tu­ris­mo: en 2010 la vi­si­ta­ron 200.000 per­so­nas, en 2017, 450.000; en 2018, 515.000 y en 2019 se es­pe­ran 700.000 tu­ris­tas.

Y con es­te ím­pe­tu quie­re ha­blar a Eu­ro­pa des­de el re­mo­to sur so­bre el va­lor de la aco­gi­da: “Ma­te­ra pue­de re­pre­sen­tar el al­ma de la Eu­ro­pa me­ri­dio­nal, un lu­gar don­de las cul­tu­ras me­di­te­rrá­neas ha­lla­ron un al­to pun­to de síntesis”, apun­ta el re­gi­dor.

Ac­ti­vi­da­des. Du­ran­te su ca­pi­ta­li­dad, Ma­te­ra ofre­ce­rá un am­plio pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des fi­nan­cia­do con 48 mi­llo­nes de eu­ros di­ri­gi­do a ana­li­zar el pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro de la ciu­dad y Eu­ro­pa, ex­pli­ca el di­rec­tor del even­to Paolo Ve­rri.

Se ar­ti­cu­la­rá en cua­tro gran­des ex­po­si­cio­nes so­bre te­mas co­mo la ar­queo­lo­gía ru­pes­tre, las ma­te­má­ti­cas de Pi­tá­go­ras, el fe­nó­meno de la in­mi­gra­ción en el Me­di­te­rrá­neo o una vi­sión me­ri­dio­nal de la Unión Eu­ro­pea. Ma­te­ra res­pi­ra­rá eu­ro­peís­mo y pon­drá el acento en el va­lor de la aco­gi­da y en la aper­tu­ra de con­fi­nes y de men­te: “La fuer­za de Eu­ro­pa re­si­de en el in­ter­cam­bio con­ti­nuo de ideas”, opi­na Ve­rri.

Pe­ro, so­bre­to­do, pa­sean­do por sus ca­lles y ad­mi­ran­do su gran acer­bo cul­tu­ral, el vi­si­tan­te po­drá im­buir­se en una re­fle­xión so­bre el tiem­po y la exis­ten­cia, al per­ca­tar­se de que pi­sa un te­rri­to­rio ha­bi­ta­do des­de los mis­mos al­bo­res de la ci­vi­li­za­ción eu­ro­pea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.