A la ca­lle con Guai­dó

El Nacional (ENV) - - PORTADA -

Tie­ne ra­zón Juan Guai­dó en con­vo­car a nue­vas ma­nies­ta­cio­nes. l pre­si­den­te del ar­la­men­to a si­do abi­li­ta­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te pa­ra el e er­ci­cio in­te­ri­no de la re­si­den­cia de la epú­bli­ca en ca­bil­dos abier­tos de ma­si­va par­ti­ci­pa­ción de­be acer va­ler la res­pon­sa­bi­li­dad asu­mi­da pa­ra lle­nar el vacío de­ri­va­do de la usur­pa­ción per­pe­tra­da por el r. adu­ro al­ca ue­tea­da por un es­pu­rio Tri­bu­nal upre­mo de Justicia, en­ca­be­za­do, por un “de­lin­cuen­te de ca­rre­ra”, sin cu­rrícu­lo con pron­tua­rio; tie­ne ra­zón, sí, por­que de­be mos­trar a la co­mu­ni­dad de­mo­crá­ti­ca in­ter­na­cio­nal el ca­lu­ro­so res­pal­do ma ori­ta­rio de sus com­pa­trio­tas

a razones de pe­so pa­ra avi­var man­te­ner ar­dien­do la lla­ma del en­tu­sias­mo po­pu­lar, en­tre otras co­sas, por­que ello tam­bién po­dría in­cli­nar a los mi­li­ta­res a aca­tar la au­to­ri­dad de­le­ga­da por el so­be­rano en Juan Guai­dó le re­co­noz­ca co­mo su co­man­dan­te en e e. La con­cen­tra­ción pau­ta­da pa­ra ma­ña­na apun­ta, se­gún el pro­pio pre­si­den­te, en tal sen­ti­do. Al pre­ci­sar su du­ra­ción pi­dió a los ve­ne­zo­la­nos que, des­de to­dos los rin­co­nes del país, sal­gan a la ca­lle pa­ra, du­ran­te dos oras (de 12 00 del me­dio­día a 2 00 de la tar­de) “e i an a las Fuer­zas Ar­ma­das que se pon­gan del la­do del pue­blo per­mi­tan la en­tra­da (a la na­ción) de a uda uma­ni­ta­ria”.

La con­cen­tra­ción del sá­ba­do tie­ne, ade­más de ca­rác­ter re ren­da­rio, el pro­pó­si­to e plí­ci­to de re­tri­buir con una mo­vi­li­za­ción sig­ni­fi­ca­ti­va, den­tro ue­ra de Ve­ne­zue­la, el res­pal­do in­ter­na­cio­nal al in­te­ri­na­to de Guai­dó, por ello, la con­vo­ca­to­ria se e tien­de a los ve­ne­zo­la­nos des­pla­za­dos a fin de que agan sen­tir, con su pre­sen­cia en los lu­ga­res de su des­tie­rro, su con or­mi­dad con el pro­ce­so de tran­si­ción ini­cia­do el 5 de enero.

e des­pren­de de las de­cla­ra­cio­nes de Guai­dó que no se tra­ta de alar­dear de un po­der de con­vo­ca­to­ria –ga­na­do me­re­ci­da­men­te so­bre el reen­cuen­tro del elec­tor con sus re­pre­sen­tan­tes, así co­mo de la re­com­po­si­ción de la pla­ta or­ma uni­ta­ria em­pren­di­da por el Fren­te Am­plio– sino de de­mos­trar que el pue­blo es una uer­za in­de­te­ni­ble, un co­lo­so que des­per­tó no con­ci­lia­rá de nue­vo el sue­ño as­ta sa­tis acer los acu­cian­tes gra­ves pro­ble­mas ati­nen­tes a su bie­nes­tar so­cial ca­li­dad de vi­da, mo­ti­vos de por sí su­fi­cien­tes pa­ra in­sur­gir con­tra la dic­ta­du­ra ni­coc avis­ta,

ver ple­na­men­te rea­li­za­das sus as­pi­ra­cio­nes de us­ti­cia li­ber­tad. Y es­to se­rá po­si­ble si so­lo si se res­ta­ble­ce el ilo cons­ti­tu­cio­nal. ara ello, no es ocio­so re­pe­tir­lo, a una o a de ru­ta fin de la usur­pa­ción, go­bierno de tran­si­ción elec­cio­nes li­bres.

ebe­ría­mos a errar­nos a tiem­po com­ple­to con to­das nues­tras ener­gías a ese iti­ne­ra­rio pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia; sin em­bar­go, más de uno ale­ga­rá que, tras vein­te años de marc as con­tra­marc as, su ísi­co re­sis­ten­cia an men­gua­do. A or­tu­na­da­men­te, Guai­dó tam­bién tie­ne ra­zón al de ar mu cla­ro “que no a con­vo­ca­do a la ciu­da­da­nía a que pro­tes­te dia­ria­men­te, por­que es cons­cien­te de que ac­tual­men­te los ve­ne­zo­la­nos es­tán luc an­do pa­ra con­se­guir qué co­mer”. Con es­ta sal­ve­dad tam­bién acier­ta el oven pre­si­den­te. Así, pues, va amos a la ca­lle con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.