El des­tino del em­bus­te­ro

El Nacional (ENV) - - PORTADA -

Pa­ra ser em­bus­te­ro se de­be te­ner vo­ca­ción; el mo­ti­vo de una ne­ce­si­dad vi­tal pa­ra sem­brar el mun­do de pa­tra­ñas. Hay que ser for­ma­do por una de­ter­mi­na­da pas­ta par­da pa­ra tor­cer la ver­dad con el ob­je­to de ob­te­ner be­ne­fi­cios a cos­ta de la ma­ni­pu­la­ción del pró­ji­mo. Un hom­bre he­cho y de­re­cho, o ca­bal­men­te in­te­li­gen­te, no se en­fren­ta al mun­do con el ar­ma de los em­be­le­cos, qui­zá por­que el es­pa­cio de los pa­tra­ñe­ros es ex­ce­si­va­men­te in­trin­ca­do o por­que va a lle­gar, más tem­prano que tar­de, a un agu­je­ro ca­va­do por el pe­so de to­do lo tor­ci­do que ha sa­li­do de su bo­ca.

Es lo que pa­sa con los vo­ce­ros de la dic­ta­du­ra y con al­guno de ellos en par­ti­cu­lar. An­te la fal­ta de ra­mas de las cua­les aga­rrar­se en un ár­bol des­ven­ci­ja­do por el vien­to, o en pe­li­gro de de­rrum­be por la de­bi­li­dad de sus raí­ces, han fra­gua­do la­bo­ra­to­rios cu­yo ob­je­to es la ela­bo­ra­ción y di­vul­ga­ción de un con­jun­to re­cu­rren­te y apa­ren­te­men­te cohe­ren­te de men­ti­ras. Pa­ra ello se va­len de los men­ti­ro­sos que tie­nen a mano, abun­dan­tes y dis­pues­tos a ha­cer un tra­ba­jo pa­ra el que na­cie­ron por la es­tre­chez de rec­ti­tud en el pri­mer co­che que los lle­vó de pa­seo; o de otros su­je­tos de po­ca mon­ta a quie­nes, por la pre­ca­rie­dad de sus va­lo­res, en­tre­nan en el ar­te de los in­fun­dios has­ta con­ver­tir­los en ex­per­tos.

Así sa­len las men­ti­ras en se­rie, es de­cir, un des­fi­le de ter­gi­ver­sa­cio­nes in­ten­cio­na­les de la reali­dad que in­ten­tan ser­vir de man­to a los dis­pa­ra­tes y a los ho­rro­res del mal go­bierno. Fra­ca­san en pla­zo bre­ve, por­que de las os­cu­ri­da­des del in­fierno no pue­den sa­lir los co­lo­res del pa­raí­so de­bi­do a que no exis­te to­da­vía un nú­me­ro su­fi­cien­te de in­cau­tos, o de ton­tos de ca­pi­ro­te, pa­ra que pue­da con­ven­cer una ma­ro­ma tan es­tra­fa­la­ria. Esos la­bo­ra­to­rios que pre­ten­den cam­biar el mal por el bien o el vi­cio por la vir­tud u ofre­cer es­pe­ji­tos es­pe­cia­les pa­ra la cap­ta­ción de reali­da­des pre­fa­bri­ca­das ter­mi­nan en el des­ván de las inuti­li­da­des, aun­que pue­den evi­tar la des­apa­ri­ción o el des­cré­di­to de quie­nes los han in­te­gra­do por­que la ma­yo­ría, den­tro de su gris ca­ta­du­ra, no pa­san de ser men­ti­ro­sos anó­ni­mos.

Ma­yor pro­ble­ma tie­nen los que tra­je­ron de la cu­na más pas­ta de in­fun­dio­sos, o aque­llos a quie­nes les pa­re­ce fe­no­me­nal el lu­ci­mien­to en la tribuna de las trá­ca­las. ¿Por qué? Por­que lle­gan a la cum­bre de la po­pu­la­ri­dad cuan­do desem­bu­chan una men­ti­ra que les da­rá ce­le­bri­dad o gra­cias a la cual sen­ti­rán que han triun­fa­do co­mo se­res hu­ma­nos. Sien­ten pla­cer por el he­cho de ser fa­mo­sos, pe­se a la de­lez­na­ble ba­se de su pe­des­tal, y lle­gan a la sa­cie­dad del pa­vo­neo has­ta que se les ven las cos­tu­ras. Co­mo se des­vi­ven por es­tar en el cen­tro de las cá­ma­ras, no tar­da uno en des­cu­brir las arru­gas y las ver­güen­zas de una len­gua sin ho­nor.

Vie­ne a la me­mo­ria en es­te pun­to, se­gu­ra­men­te sin ex­ce­so, el pre­di­ca­men­to del doc­tor Jor­ge Ro­drí­guez, quien de tan­to cap­tu­rar­nos la aten­ción con sus re­cu­rren­tes his­to­rias no cal­cu­ló que co­rría el ries­go de ofre­cer una car­na­da que no nos pes­ca­ría, o de que su zur­ci­do ter­mi­na­ría por ser de­ma­sia­do vi­si­ble, evi­den­te aun en la mi­tad de una no­che sin lu­na o an­te las pu­pi­las más afec­ta­das por la mio­pía. De allí que su­fra el cas­ti­go de que no le crea­mos nin­gu­na de las ver­sio­nes que ela­bo­ra, ni si­quie­ra la que al­gu­na vez, por al­gu­na ra­zón ex­cep­cio­nal, pue­da con­tar con el fun­da­men­to de la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.