Los li­mon­ta de la no­ti­cia

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - AL­FRE­DO CE­DE­ÑO

Po­cos días atrás Far­had Man­joo, ar­ti­cu­lis­ta de The New York Ti­mes, pu­bli­có “Pe­rio­dis­ta, es mo­men­to de de­jar Twit­ter”. Sus lí­neas ini­cia­les fue­ron: “Ami­gos, re­por­te­ros, fa­mi­lia­res: es ho­ra de que to­dos los pe­rio­dis­tas con­si­de­re­mos des­li­gar­nos de lo que su­ce­de a dia­rio en Twit­ter, la red so­cial más no­ci­va del mun­do”. El au­tor ha­ce una den­sa re­fle­xión so­bre el im­pac­to ne­ga­ti­vo que esa red so­cial ha te­ni­do en el uni­ver­so co­mu­ni­ca­cio­nal. Sus pa­la­bras no son exor­ci­zan­tes del pa­ja­rra­co azul, sino que re­co­no­ce: “No tie­nes que re­nun­ciar a ella por com­ple­to, pues eso es im­po­si­ble en el ne­go­cio ac­tual de las no­ti­cias. Me­jor pu­bli­ca me­nos e in­ves­ti­ga más”.

En es­tos días cuan­do la opa­ca ca­pa ro­ja que cu­bre nues­tro país se em­pe­ña en evi­tar la di­vul­ga­ción de lo que ocu- rre, la in­me­dia­tez del ci­ta­do re­cur­so le ha con­ce­di­do lu­gar muy es­pe­cial pa­ra in­for­mar. Y es así co­mo el sín­dro­me Raúl Amun­da­ray se ha re­ga­do co­mo la ver­do­la­ga en­tre al­gu­nos de sus usua­rios. Más de uno, con tal de sen­tir­se el Al­ber­ti­co Li­mon­ta o el Ale­jan­dro Magno Co­ro­na de las no­ti­cias, ha pre­fe­ri­do mu­tar en de­la­tor an­tes que ser se­rio a la ho­ra de trans­mi­tir in­for­ma­ción.

Fue pa­té­ti­co el re­cien­te des­ba­rre de un eco­no­mis­ta y lo­cu­tor que pre­su­mien­do de lo “bien re­la­cio­na­do e in­for­ma­do” que es­tá anun­ció el in­mi­nen­te asi­lo en la nun­cia­tu­ra apos­tó­li­ca de Ca­ra­cas de Ma­du­ro y cin­co per­so­nas de su sé­qui­to. Por su­pues­to que la pol­va­re­da fue ins­tan­tá­nea, y no fal­ta­ron quie­nes exi­gie­ron al di­fu­sor de la “bue­na nue­va” que re­ve­la­ra los orí­ge­nes de su in­da­ga­ción. El “bien da­tea­do” no aguan­tó diez im­pro­pe­rios y pu­bli­có co­mo prue­ba irre­fu­ta­ble la cap­tu­ra de pan­ta­lla de un su­pues­to diá­lo­go que ha­bía sos­te­ni­do con el car­de­nal Uro­sa Sa­vino. En esa con­ver­sa­ción su in­ter­lo­cu­tor le in­for­ma­ba de la su­pues­ta pe­ti­ción de asi­lo y a la vez le ro­ga­ba que no di­vul­ga­ra su nom­bre. ¿Hay que abun­dar so­bre la la­men­ta­ble ac­ti­tud de chi­va­to?

Po­cas ho­ras más tar­de la pro­pia Ar­qui­dió­ce­sis de Ca­ra­cas des­mon­tó to­do el tin­gla­do in­for­ma­ti­vo del se­ñor en cues­tión. El me­lo­dra­ma tri­bal, co­mo lo de­fi­ne Man­joo, se ha con­ver­ti­do en una vo­rá­gi­ne de la que po­cos lo­gran es­ca­par. Las re­des son unas alia­das for­mi­da­bles, pe­ro pue­den ser un brio­so ca­ba­llo de Tro­ya, al cual los ro­jos han sa­bi­do guiar a ca­ba­li­dad to­dos es­tos años. Las re­ser­vas res­pec­to a nues­tra cas­ta po­lí­ti­ca no son óbi­ce pa­ra re­co­no­cer en Guai­dó la ca­be­za vi­si­ble de la tran­si­ción en cur­so.

Es bueno de­cir que no hay gru­po más an­sio­so por el cam­bio de go­bierno que el de los co­mu­ni­ca­do­res; nues­tra con­di­ción na­tu­ral es es­tar en la opo­si­ción, al pun­to de ser opo­si­ción de ella mis­ma an­te los des­a­gui­sa­dos co­me­ti­dos. Po­co im­por­ta que los chu­pa­ci­rios de cos­tum­bre tra­ten de lin­char­lo a uno ca­da vez que ha­ce las aler­tas del ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.