La Se­rie de Ca­ri­be del fu­tu­ro

El Nacional (ENV) - - PRIMERA FILA - @Ig­na­cio­Se­rrano www.ele­mer­gen­te.com IG­NA­CIO SE­RRANO ise­[email protected]­cio­nal.com

La Se­rie del Ca­ri­be que es­tá por dispu­tar­se en Pa­na­má es un ade­lan­to de lo que le es­pe­ra a la com­pe­ten­cia en el fu­tu­ro in­me­dia­to.

Se tra­ta de un an­ti­ci­po no desea­do. Las li­gas que in­te­gran la Con­fe­de­ra­ción del Ca­ri­be vo­ta­ron por la ex­pan­sión a par­tir de 2020, y la mu­dan­za de Bar­qui­si­me­to a la ca­pi­tal ca­na­le­ña ha si­do trau­má­ti­ca, por ocu­rrir en me­dio de la se­ve­ra crisis so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que abru­ma a mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos. Es in­sos­la­ya­ble el co­ra­zón ro­to de mu­chos la­ren­ses, que an­sia­ban te­ner en el tor­neo re­gio­nal una pau­sa en me­dio de la tra­ge­dia co­ti­dia­na, o que es­pe­ra­ban en­con­trar en la ci­ta un mo­do tran­si­to­rio de lle­var el pan a ca­sa por una se­ma­na más. Su­pe­ra­do irre­me­dia­ble­men­te ese ca­pí­tu­lo, que­da aho­ra un Clá­si­co de Fe­bre­ro que por pri­me­ra vez con­ta­rá con seis paí­ses par­ti­ci­pan­tes, lo que es­ta­ba pre­vis­to pa­ra la edi­ción que el año pró­xi­mo se lle­va­rá a ca­bo en Bo­rin­quen.

La reunión de agos­to con los clu­bes afi­lia­dos a la Con­fe­de­ra­ción tra­zó una ho­ja de ru­ta pa­ra per­mi­tir la en­tra­da de Ni­ca­ra­gua, Co­lom­bia y Pa­na­má a la or­ga­ni­za­ción. Es una vie­ja as­pi­ra­ción de esos cir­cui­tos, que en prin­ci­pio iban a eli­mi­nar­se en­tre sí pa­ra de­fi­nir al sexto par­ti­ci­pan­te de 2020, aun­que se ha ha­bla­do tam­bién de dar­le el tic­ket en­ton­ces a quien re­sul­te ga­na­dor de la Se­rie La­ti­noa­me­ri­ca­na. Es­ta úl­ti­ma jus­ta ac­tual­men­te dispu­ta su sex­ta edi­ción con los cam­peo­nes de esas tres na­cio­nes, más dos elen­cos me­xi­ca­nos y el cam­peón de ar­gen­ti­na.

Mu­cho de lo que su­ce­de­rá den­tro de 12 me­ses ten­drá que ver con es­ta prue­ba que, a mar­chas for­za­das, se es­tá or­ga­ni­zan­do en el es­ta­dio na­cio­nal Rod Ca­rew.

En agos­to, de he­cho, ha­bía du­das en cuan­to a có­mo eli­mi­nar a los seis clu­bes. Una op­ción era que ju­ga­ran to­dos con­tra to­dos, sa­can­do lue­go a dos fi­na­lis­tas. Se pa­re­ce mu­cho a uno de los for­ma­tos an­te­rio­res de la Se­rie del Ca­ri­be. Otra, que re­sul­tó la ele­gi­da en es­ta opor­tu­ni­dad, era di­vi­dir­los en gru­pos de tres y ha­cer­los ju­gar a do­ble vuel­ta, sin cru­ces, pa­ra que lue­go se en­fren­ten en la fi­nal los dos ven­ce­do­res de ca­da lla­ve.

Es­te sis­te­ma de com­pe­ti­ción tie­ne una ven­ta­ja: per­mi­te ju­gar en una so­la se­de, man­te­nien­do jor­na­das con un due­lo ves­per­tino y otro noc­turno. Una de las preo­cu­pa­cio­nes con la ex­pan­sión es­tá en la even­tual ne­ce­si­dad de or­ga­ni­zar el tor­neo si­mul­tá­nea­men­te en dos ciu­da­des, al­go que no de­jó buen sa­bor, en tér­mi­nos de lo­gís­ti­ca, cuan­do se hi­zo en 2006 en Ma­ra­cay y Va­len­cia. El co­mi­sio­na­do Juan Fran­cis­co Pue­llo He­rre­ra ya ade­lan­tó que la Se­rie del Ca­ri­be de­ja­rá de ser una ci­ta de equi­pos, pa­ra con­ver­tir­se ofi­cial­men­te en una de paí­ses. Es­to, que po­si­ble­men­te tam­bién sea ofi­cial en 2020, bus­ca fa­ci­li­tar el mer­ca­deo, ven­ta de ima­gen y de­re­chos de trans­mi­sión. El Clá­si­co de Fe­bre­ro go­za ac­tual­men­te de bue­na sa­lud, gra­cias al for­ma­to es­tre­na­do con el in­gre­so de Cu­ba en ca­li­dad de in­vi­ta­do, en 2010, jun­to con la con­se­cu­ción de pa­tro­ci­na­do­res y el en­tu­sias­mo de Mé­xi­co, que si­gue sien­do sos­tén de la reunión (Ve­ne­zue­la tam­bién lo era, an­tes de es­ta atroz crisis). Pe­ro la ex­pan­sión, que co­mien­za un año an­tes de lo es­pe­ra­do, po­si­ble­men­te va a con­tri­buir a con­so­li­dar una nue­va eta­pa, em­pu­jan­do ha­cia arri­ba, de pa­so, el ni­vel com­pe­ti­ti­vo en esas li­gas que se su­man, que es­ta­rán obli­ga­das aho­ra a me­jo­rar, pa­ra no des­lu­cir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.