Au­men­to de mor­ta­li­dad in­fan­til ha­ce re­tro­ce­der al país 20 años

El des­plo­me de los pro­gra­mas de va­cu­na­ción, la cri­sis hos­pi­ta­la­ria y la des­nu­tri­ción son al­gu­nos de los fac­to­res de­trás del in­cre­men­to de la ta­sa de muer­tes en me­no­res de un año de edad

El Nacional (ENV) - - PORTADA - MARIELBA NÚ­ÑEZ / KHEVIN FA­GÚN­DEZ »mnu­[email protected]­cio­nal.com / kfa­gun­[email protected]­cio­nal.com

In­ves­ti­ga­do­res ve­ne­zo­la­nos de­mos­tra­ron que el país se ale­ja ca­da vez más de la me­ta tra­za­da por los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo del Milenio. “Des­de 2010 en ade­lan­te co­mien­za a au­men­tar la ta­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til, lo que ocu­rre de for­ma más evi­den­te, a par­tir de 2013”, se­ña­la Jenny Gar­cía, del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­tu­dios De­mo­grá­fi­cos de Fran­cia.

Si los go­bier­nos ca­llan, la cien­cia es­tá obli­ga­da a ha­blar. En me­dio del si­len­cio im­pues­to por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud a la di­fu­sión de la in­for­ma­ción epi­de­mio­ló­gi­ca, que ya va por su ter­cer año, y a la pu­bli­ca­ción de los anua­rios de mor­ta­li­dad de Ve­ne­zue­la, que no se edi­tan des­de ha­ce cin­co años, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res, ba­sa­do en he­rra­mien­tas de­mo­grá­fi­cas y es­ta­dís­ti­cas, de­ci­dió em­pren­der la ta­rea de cal­cu­lar cuál ha si­do la evo­lu­ción de la ta­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til en Ve­ne­zue­la.

Sus con­clu­sio­nes fue­ron pu­bli­ca­das por la re­vis­ta de in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca The Lan­cet y se su­man a las evi­den­cias, co­mo se­ña­la el tex­to, de que, pe­se a la ne­ga­ción ofi­cial, Ve­ne­zue­la “es­tá atra­ve­san­do una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria”. El prin­ci­pal da­to que arro­ja la in­ves­ti­ga­ción es que la ta­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til en Ve­ne­zue­la fue, en 2016, de 21,1 fa­lle­ci­mien­tos por ca­da 1.000 na­ci­dos vi­vos, lo que quie­re de­cir, de acuer­do con esa es­ti­ma­ción, que mu­rie­ron, an­tes de cum­plir el pri­mer año de vi­da, 21 be­bés por ca­da 1.000 que na­cie­ron.

Se tra­ta de un da­to con­tun­den­te, pues la ta­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til es cru­cial pa­ra en­ten­der las con­di­cio­nes de vi­da de un país. “Da­do que la ma­yo­ría de las muer­tes en me­no­res de un año son pre­ve­ni­bles, se con­si­de­ra un in­di­ca­dor de la ca­li­dad de vi­da y bie­nes­tar de una po­bla­ción y es im­pres­cin­di­ble co­mo in­di­ca­dor de mo­ni­to­reo del de­re­cho a la sa­lud”, se­ña­la la web de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be.

La ci­fra per­mi­te in­fe­rir que Ve­ne­zue­la no so­lo no al­can­zó sino que se ale­jó os­ten­si­ble­men­te del cum­pli­mien­to de la me­ta 4 de los Ob­je­ti­vos del Milenio, que con­sis­tía en lle­var, pa­ra 2015, la ta­sa de mor­ta­li­dad de ni­ños me­no­res de 5 años en Ve­ne­zue­la a 8,6 fa­lle­ci­mien­tos por ca­da 1.000 na­ci­dos vi­vos.

La in­ves­ti­ga­do­ra Jenny Gar­cía, del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios De­mo­grá­fi­cos de Fran­cia, una de las au­to­ras del ar­tícu­lo que pu­bli­có The Lan­cet y que se ti­tu­la “Ten­den­cias en la mor­ta­li­dad in­fan­til en Ve­ne­zue­la en­tre 1985 y 2016: un aná­li­sis sis­te­má­ti­co de los da­tos de­mo­grá­fi­cos”, apun­ta ade­más que la ta­sa no so­lo es al­ta en com­pa­ra­ción con las me­tas que se ha­bía tra­za­do el país, sino con los lo­gros que ha­bía re­gis­tra­do en las úl­ti­mas dos dé­ca­das. “En­con­tra­mos que ha ha­bi­do un cam­bio en la ten­den­cia, un cre­ci­mien­to de la mor­ta­li­dad in­fan­til, y que ese re­tro­ce­so se da a par­tir del año 2009: des­de 2010 en ade­lan­te co­mien­za a au­men­tar pro­gre­si­va­men­te, al prin­ci­pio de for­ma no muy alar­man­te, pe­ro lue­go, de for­ma más evi­den­te, a par­tir de 2013”.

Lo­gros que se des­va­ne­cie­ron. La ta­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til que es­ta­ble­ció Gar­cía jun­to con sus co­la­bo­ra­do­res, Ge­rar­do Co­rrea, del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas y So­cia­les de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca An­drés Be­llo, y Bren­da Rous­set, de la Es­cue­la de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la, ad­quie­re más sig­ni­fi­ca­do si se compara con la que pre­sen­tan al­gu­nos de sus ve­ci­nos.

Ci­fras re­co­gi­das por el Ban­co Mun­dial co­rres­pon­dien­tes a 2016, el mis­mo que ana­li­za el es­tu­dio, in­di­can que la ta­sa es más del do­ble de la que pre­sen­ta­ba Ar­gen­ti­na, que re­gis­tró ese año una mor­ta­li­dad in­fan­til de 9,70 por ca­da 1.000 na­ci­dos vi­vos, o la de Chi­le, que re­gis­tró 6,60; y muy su­pe­rior a la de Bra­sil, don­de fue de 14,69; la de Co­lom­bia, de 13,10; la de Ecua­dor, de 12,70, o la de Pe­rú, que fue de 12,10.

La ex­pli­ca­ción del re­tro­ce­so tie­ne que ver con el des­plo­me de la in­ver­sión en el área de sa­lud, se­ña­la el pre­si­den­te de la So­cie­dad Ve­ne­zo­la­na de Pe­dia­tría, Hu­nía­des Ur­bi­na. “No pue­des ma­ne­jar la sa­lud

de un país de 30 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de­di­cán­do­le a es­te sec­tor ape­nas 3% del pro­duc­to in­terno bru­to”, di­ce. “Ade­más, los re­cur­sos han si­do di­la­pi­da­dos por pre­sun­tos ma­los ma­ne­jos que se han de­nun­cia­do; co­mo re­sul­ta­do, no hay va­cu­nas, no hay pro­gra­mas pa­ra ado­les­cen­tes, no hay sa­nea­mien­to am­bien­tal, han re­cru­de­ci­do en­fer­me­da­des co­mo ma­la­ria, sa­ram­pión y dif­te­ria, ade­más de que los hos­pi­ta­les es­tán prác­ti­ca­men­te co­lap­sa­dos”.

El ar­tícu­lo es­cri­to por Gar­cía y sus co­la­bo­ra­do­res ha­ce un re­pa­so del re­tro­ce­so que atra­vie­sa el país, des­pués de ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XX un avan­ce en las con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias que la lle­vó de te­ner una ta­sa de 108 muer­tes de ni­ños me­no­res de 1 año por ca­da 1.000 na­ci­dos vi­vos en 1950 a 18,2 en el año 2000. La ta­sa, “en­tre el año 1990 y el 2008, dis­mi­nu­yó en 11,78 pun­tos por­cen­tua­les, lo cual re­pre­sen­ta un des­cen­so del 45,72%”, se­ña­la­ba en 2010 el in­for­me del go­bierno ve­ne­zo­lano ti­tu­la­do Cum­plien­do las Me­tas del Milenio. Sin em­bar­go, ya en­ton­ces el país co­mien­za a tran­si­tar una in­vo­lu­ción, de acuer­do con lo que se­ña­la el ar­tícu­lo en The Lan­cet: “En­tre 2007 y 2009, por ejem­plo, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de Ve­ne­zue­la no pro­por­cio­nó va­cu­nas con­tra la po­lio­mie­li­tis; dif­te­ria, té­ta­nos, tos fe­ri­na, he­pa­ti­tis B y Hae­mop­hi­lus

in­fluen­zae ti­po b a ni­ños me­no­res de 5 años, y no va­cu­nó a ca­si el 20% de los ni­ños en 2010”.

A par­tir del aná­li­sis se pue­de ver cla­ra­men­te que el país pre­sen­ta, en ma­te­ria de mor­ta­li­dad in­fan­til, un cua­dro si­mi­lar al que se re­gis­tra­ba a fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta. En 1998 la ta­sa de mor­ta­li­dad era de 21,4 por ca­da 1.000 na­ci­dos vi­vos. Pa­ra el mé­di­co in­fec­tó­lo­go Ju­lio Cas­tro, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Tro­pi­cal de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la, eso re­ve­la “un de­te­rio­ro muy pro­fun­do. Per­di­mos más de 20 años de me­jo­ra de la ta­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til, uno de los in­di­ca­do­res más im­por­tan­tes de me­di­ción, y eso nos da una me­di­da del re­tro­ce­so del sis­te­ma de sa­lud ve­ne­zo­lano”.

Ci­fras ocul­tas. El vier­nes, fren­te a la Ma­ter­ni­dad San­ta Ana, en Ca­ra­cas, mu­je­res, adul­tos y ni­ños, in­clui­dos va­rios re­cién na­ci­dos, es­pe­ra­ban, en la ace­ra y ba­jo un sol in­cle­men­te, que lle­ga­ra su turno pa­ra ser aten­di­dos o pa­ra en­tre­gar la ro­pa que ne­ce­si­ta­ba al­gu­na de las par­tu­rien­tas. La ma­ter­ni­dad fue “reha­bi­li­ta­da” por el Ins­ti­tu­to Ve­ne­zo­lano de los Se­gu­ros So­cia­les re­cien­te­men­te y cuen­ta con una sa­la de es­pe­ra al ai­re li­bre, que pa­ra­dó­ji­ca­men­te na­die po­día uti­li­zar. La pe­que­ña mo­les­tia, sin em­bar­go, me­re­ce la pe­na, se­ña­la Y. P., jo­ven ma­dre pro­ve­nien­te de Pe­ta­re, que aguar­da­ba pa­ra pre­sen­tar an­te las au­to­ri­da­des a su hi­ja re­cién na­ci­da. “Me to­có pa­rir acá por­que en la zo­na don­de vi­vo no ha­bía po­si­bi­li­da­des, el Ma­terno In­fan­til de Pe­ta­re es­tá co­lap­sa­do y a mí ya se me ha­bía pa­sa­do la fe­cha”. Lo­gró que la aten­die­ran en el cen­tro de San Ber­nar­dino, ase­gu­ra, por­que lle­gó “en expulsión”, ya con el tra­ba­jo de par­to ade­lan­ta­do. La de­man­da en esa ins­ti­tu­ción, sin em­bar­go, so­bre­pa­sa la ca­pa­ci­dad del per­so­nal con el que cuen­tan, ase­gu­ra uno de los en­fer­me­ros, que pre­fie­re no iden­ti­fi­car­se. “Hay tur­nos en los que un so­lo en­fer­me­ro tie­ne que aten­der a 30 neo­na­tos”.

El de­te­rio­ro del sis­te­ma asis­ten­cial es otro de los as­pec­tos que in­ci­de en la cri­sis de sa­lud, co­mo tam­bién re­fie­re el ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en The Lan­cet.

“Los fon­dos pa­ra el sis­te­ma de sa­lud ve­ne­zo­lano se han re­du­ci­do sus­tan­cial­men­te des­de 2007. La pro­por­ción de pa­cien­tes por mé­di­co ha dis­mi­nui­do de 1,7 a 1,2 por 1.000, y la pro­por­ción de ca­mas en hos­pi­ta­les ha dis­mi­nui­do de 1,3 a 0,73 por 1.000”, se­ña­la. Pa­ra Ur­bi­na, la cri­sis co­men­zó a agu­di­zar­se des­de el año 2012. “En­ton­ces el Mi­nis­te­rio de Sa­lud to­mó la de­ci­sión ile­gal de ocul­tar las ci­fras pa­ra tra­tar de ta­par lo que es­ta­ba ocu­rrien­do”, di­ce.

Gar­cía se­ña­la que los úl­ti­mos da­tos pu­bli­ca­dos, y que to­ma­ron, en­tre otros, co­mo ba­se pa­ra su in­ves­ti­ga­ción, fue­ron di­fun­di­dos por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca en el año 2012. “La pá­gi­na web del Mi­nis­te­rio de Sa­lud des­apa­re­ció y ac­tual­men­te es so­la­men­te un blog den­tro del si­tio web de la Vi­ce­pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca”. Sus mé­to­dos de cálcu­lo que, ase­gu­ra, son trans­pa­ren­tes y pue­den ser re­pli­ca­dos por cual­quier otro equi­po de in­ves­ti­ga­ción, cons­ti­tu­yen una vía al­ter­na pa­ra eva­dir la cen­su­ra ofi­cial en un in­di­ca­dor que es muy sen­si­ble “a la des­nu­tri­ción, los ries­gos me­dioam­bien­ta­les y el de­te­rio­ro de los ser­vi­cios de sa­lud”.

Cau­sas pre­ve­ni­bles. De­trás del au­men­to de la mor­ta­li­dad in­fan­til en Ve­ne­zue­la –in­di­ca Ur­bi­na– se eri­ge una se­rie de cau­sas, co­mo la fal­ta de con­trol del em­ba­ra­zo pa­ra pre­ve­nir las com­pli­ca­cio­nes, en­tre ellas los na­ci­mien­tos pre­ma­tu­ros y los pro­ble­mas in­fec­cio­sos. No se pue­den ig­no­rar ade­más las alar­man­tes ci­fras de em­ba­ra­zo en ado­les­cen­tes que, de acuer­do con ci­fras de Uni­cef, cons­ti­tu­yen 23% de los par­tos que se re­gis­tran en el país, lo que re­pre­san­ta, ade­más, una de las ta­sas de fe­cun­di­dad en esas eda­des más al­tas de Su­ra­mé­ri­ca.

Gar­cía, Co­rrea y Rous­set se­ña­lan en el ar­tícu­lo de The Lan­cet que no pue­den de­ter­mi­nar las cau­sas del au­men­to de las ta­sas de muer­te in­fan­til a par­tir de los da­tos que re­co­pi­la­ron, pe­ro in­for­mes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud co­rres­pon­dien­tes a los úl­ti­mos dos años dan cuen­ta de un au­men­to de en­fer­me­da­des trans­mi­si­bles, co­mo ma­la­ria, sa­ram­pión y dif­te­ria. En el ca­so de la pri­me­ra, pa­ra 2016 ya mos­tra­ba un im­por­tan­te in­cre­men­to de ca­sos con res­pec­to a años pre­ce­den­tes, por lo que afec­ta­ba a 7,5 per­so­nas por ca­da 1.000 ha­bi­tan­tes. En 2017 la ta­sa de afec­ta­dos era ya de 10,1 por ca­da 1.000 ha­bi­tan­tes.

“Asi­mis­mo, los ca­sos de sa­ram­pión se han tri­pli­ca­do des­de 2013. Se re­por­ta­ron 727 ca­sos en 2017 y 4.605 ca­sos en­tre enero y agos­to de 2018, mien­tras que en el pa­sa­do ra­ra vez ha­bía más de 300 ca­sos por año. El gru­po de edad más afec­ta­do en­tre los ca­sos con­fir­ma­dos son los ni­ños me­no­res de 5 años”, aña­den. Otro enemi­go im­por­tan­te es la dif­te­ria, que, des­pués de ha­ber si­do erra­di­ca­da en los no­ven­ta, re­apa­re­ció ha­ce tres años. En to­tal, apun­tan, se han no­ti­fi­ca­do 2.024 ca­sos des­de 2016 –324 ese año, 1.040 ca­sos en 2017 y 660 ca­sos en­tre enero y agos­to de 2018–. “Has­ta aho­ra, la le­ta­li­dad por dif­te­ria acu­mu­la­da su­pera el 16,5% de los ca­sos re­por­ta­dos, cuan­do ge­ne­ral­men­te no ex­ce­de el 10%. La es­ca­sez de me­di­ca­men­tos, los cos­tos ele­va­dos de los an­ti­bió­ti­cos y el dé­fi­cit de va­cu­nas de re­fuer­zo con­tra el té­ta­nos y la dif­te­ria em­peo­ran la si­tua­ción”.

Ade­más de eso, el bo­le­tín epi­de­mio­ló­gi­co, cu­ya pu­bli­ca­ción fue in­te­rrum­pi­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud des­de fe­bre­ro de 2017, cuan­do se di­fun­die­ron los da­tos de la se­ma­na epi­de­mio­ló­gi­ca nú­me­ro 52 del año 2016, mos­tra­ban tam­bién la pe­li­gro­sa som­bra de otros He­ro­des: “un au­men­to cons­tan­te en los ca­sos de dia­rrea (34,6%) y bron­qui­tis agu­da (ca­si el 40%), así co­mo un au­men­to de la mor­ta­li­dad ma­ter­na. En 2016 se aso­cia­ron con com­pli­ca­cio­nes en el par­to 65,8% más muer­tes que en años an­te­rio­res”.

El de­vas­ta­dor pa­no­ra­ma lle­va a Gar­cía a des­ta­car el he­cho de que sus cálcu­los en reali­dad son con­ser­va­do­res por­que se ba­san en el su­pues­to de que los su­bre­gis­tros de muer­tes se man­tie­nen co­mo has­ta ha­ce unos años. “Pe­ro en tiem­pos de cri­sis ins­ti­tu­cio­nal co­mo la que es­tá te­nien­do Ve­ne­zue­la, pue­de ser mu­cho ma­yor la can­ti­dad de muer­tes que ocu­rren fue­ra del hos­pi­tal que la que ca­rac­te­ri­za­ba el pa­trón his­tó­ri­co en Ve­ne­zue­la. No­so­tros es­ta­mos pro­du­cien­do ci­fras has­ta 2016 y sa­be­mos que 2017 y 2018 fue­ron peo­res; por eso no nos atre­ve­mos a ha­cer pro­yec­cio­nes pa­ra es­tos años a par­tir del mo­de­lo que es­ta­mos ma­ne­jan­do”.

EFE

RAÚL RO­ME­RO

WULLIAMS MA­RRE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.