Ca­si to­das las muer­tes por cán­cer de cue­llo ute­ri­no ocu­rren en paí­ses po­bres

La ma­yo­ría de los de­ce­sos ocu­rre por­que la en­fer­me­dad se de­tec­ta en una eta­pa muy avan­za­da o no se tie­ne ac­ce­so a los tra­ta­mien­tos ade­cua­dos

El Nacional (ENV) - - SOCIEDAD -

Nue­ve de ca­da diez muer­tes por cán­cer de cue­llo ute­ri­no ocu­rren en paí­ses de in­gre­sos me­dios y ba­jos, lle­ván­do­se la vi­da de cer­ca de 300.000 mu­je­res ca­da año, pe­se a ser uno de los ti­pos de cán­cer más fá­ci­les de pre­ve­nir y cu­rar, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud.

Co­mo an­te­sa­la del Día Mun­dial con­tra el Cán­cer, ma­ña­na 4 de fe­bre­ro, la or­ga­ni­za­ción re­no­vó su lla­ma­do pa­ra mul­ti­pli­car es­fuer­zos con vis­tas a re­du­cir el nú­me­ro de muer­tes por es­ta cau­sa, la ma­yo­ría de las cua­les ocu­rre por­que la en­fer­me­dad se de­tec­ta en una eta­pa muy avan­za­da o por­que no hay ac­ce­so a los tra­ta­mien­tos ade­cua­dos.

“Es mo­men­to de eli­mi­nar el cán­cer de cue­llo ute­ri­no co­mo un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca”, di­jo la di­rec­to­ra ad­jun­ta pa­ra Fa­mi­lia, Mu­je­res, Ni­ños y Ado­les­cen­tes de la OMS, Not­hem­ba Si­me­le­la.

De los 18,1 mi­llo­nes de nue­vos ca­sos de cán­cer de to­do ti­po que se de­cla­ran ca­da año, el de cue­llo ute­ri­no afec­ta a 570.000 mu­je­res. Es­ta en­fer­me­dad pro­vo­ca 7,5% de la mor­ta­li­dad de las mu­je­res afec­ta­das por el cán­cer en ge­ne­ral, se­gún ci­fras de la OMS.

Una va­cu­na co­mer­cia­li­za­da en los paí­ses de in­gre­sos al­tos en la úl­ti­ma dé­ca­da y re­co­men­da­da pa­ra las ni­ñas en­tre los 9 y 14 años de edad es el pri­mer pa­so esen­cial en ma­te­ria de pre­ven­ción de es­te ti­po de cán­cer. Sin em­bar­go, más de la mi­tad de paí­ses del mun­do to­da­vía no la han in­cor­po­ra­do en sus pro­gra­mas na­cio­na­les de in­mu­ni­za­ción, re­co­no­ció el ex­per­to en va­cu­na­ción de la OMS, Paul Bloem.

La va­cu­na ac­túa de ma­ne­ra muy efi­caz con­tra el pa­pi­lo­ma vi­rus hu­mano, que se trans­mi­te prin­ci­pal­men­te por con­tac­to se­xual, por lo que la in­mu­ni­za­ción de­be an­tes del ini­cio de la vi­da se­xual.

Se cal­cu­la que 70% de ni­ñas en edad de re­ci­bir esa va­cu­na vi­ven en paí­ses que no la ofre­cen de for­ma gra­tui­ta co­mo par­te de sus pla­nes de va­cu­na­ción.

Orien­ta­cio­nes. La OMS pre­sen­tó nue­vas di­rec­ti­vas pa­ra la ges­tión del do­lor en pa­cien­tes con cán­cer con el ob­je­ti­vo de ayu­dar a los sis­te­mas de sa­ni­dad de los paí­ses a abor­dar es­tas si­tua­cio­nes, que fre­cuen­te­men­te son ig­no­ra­das o ape­nas tra­ta­das.

“Nin­gún pa­cien­te con cán­cer de­be­ría vi­vir o mo­rir con do­lor, ni en paí­ses ri­cos ni po­bres, por­que el cos­to de tra­tar el do­lor no es muy al­to. Se tra­ta de una cues­tión de prio­ri­dad, de te­ner un sis­te­ma de dis­tri­bu­ción de me­di­ci­nas y al per­so­nal for­ma­do”, di­jo el ex­per­to de la OMS, Etien­ne Krug.

55% de per­so­nas que re­ci­ben tra­ta­mien­to con­tra al­gún ti­po de tu­mor ma­ligno ex­pe­ri­men­ta do­lor, mien­tras que en el ca­so de pa­cien­tes con cán­cer avan­za­do o en es­ta­do ter­mi­nal se tra­ta de 66%.

La OMS pu­bli­có las di­rec­ti­vas a po­cos días del Día Mun­dial con­tra el Cán­cer, co­mo una lla­ma­da de aten­ción al su­fri­mien­to de mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do. El pro­ble­ma es, por una par­te, de ac­ce­so a las me­di­ci­nas pa­ra ali­viar el do­lor y, por otra, de for­ma­ción del per­so­nal de sa­ni­dad que pue­de ad­mi­nis­trar­las a los pa­cien­tes.

La OMS ha re­co­gi­do su­fi­cien­tes da­tos que le per­mi­ten sa­ber que só­lo 6% de los paí­ses po­bres tie­ne en sus cen­tros de sa­lud pri­ma­ria dis­po­ni­bi­li­dad de mor­fi­na oral (uno de los fár­ma­cos más uti­li­za­dos en es­tos ca­sos). El ac­ce­so es 10 ve­ces ma­yor (67%) en los es­ta­dos ri­cos, se­gún esos da­tos.

Krug, que es di­rec­tor del De­par­ta­men­to de En­fer­me­da­des No Trans­mi­si­bles en la OMS, ex­pli­có que las nue­vas di­rec­ti­vas no pro­po­nen una re­vo­lu­ción en cuan­to al tra­ta­mien­to del do­lor, sino una evo­lu­ción me­dian­te la adap­ta­ción a los me­di­ca­men­tos exis­ten­tes y a un en­fo­que me­tó­di­co, eta­pa por eta­pa.

“Lo que de­sea­mos trans­mi­tir es que es po­si­ble tra­tar el do­lor cau­sa­do por el cán­cer en to­das las per­so­nas que lo su­fren y que es­to de­be con­ver­tir­se en par­te del tra­ta­mien­to”, agre­gó.

Uno de los ma­yo­res obs­tácu­los que se han eri­gi­do en es­ta pro­ble­má­ti­ca es el te­mor en cier­tos paí­ses de que la dis­po­ni­bi­li­dad de opioi­des (un ti­po de anal­gé­si­cos) pue­da dar lu­gar a abu­sos y, en par­ti­cu­lar, caer en ma­nos de per­so­nas adic­tas a es­tas sus­tan­cias o cau­sar adic­ción en el en­fer­mo.

Krug con­si­de­ró que hay que bus­car un equi­li­brio en­tre esa preo­cu­pa­ción y las ne­ce­si­da­des de los pa­cien­tes pa­ra ayu­dar­los a lle­var la en­fer­me­dad o mo­rir con dig­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.