Cuen­ta sus pe­nas

El pit­cher im­por­ta­do con más jue­gos sal­va­dos en la his­to­ria del beis­bol na­cio­nal es­tá in­ha­bi­li­ta­do pa­ra re­gre­sar a los dia­man­tes lo­ca­les, aun­que han pa­sa­do mu­chos más de los 25 jue­gos que le apli­ca­ron co­mo amo­nes­ta­ción por in­frin­gir la po­lí­ti­ca an­ti­do­paj

El Nacional (ENV) - - PRIMERA FILA - IG­NA­CIO SE­RRANO » ise­[email protected]­cio­nal.com

Has­san Pe­na, lan­za­dor que fue sus­pen­di­do del beis­bol na­cio­nal por sa­lir po­si­ti­vo en con­su­mo de ma­rihua­na, quie­re que lo de­jen ju­gar en la pe­lo­ta ve­ne­zo­la­na

Has­sán Pe­na es, po­si­ble­men­te, el re­le­vis­ta im­por­ta­do más exi­to­so en la his­to­ria de la LVBP. Y a un año de su cas­ti­go por in­frin­gir la po­lí­ti­ca an­ti­do­pa­je so­la­men­te tie­ne un de­seo: que la san­ción que re­ci­bió sea jus­ta, que no se con­vier­ta en una sus­pen­sión de por vi­da.

Pe­na re­ci­bió una amo­nes­ta­ción por dar po­si­ti­vo en los con­tro­les que le rea­li­za­ron. En su ori­na apa­re­cie­ron tra­zas de ma­rihua­na. Y aun­que el pit­cher ad­mi­tió su res­pon­sa­bi­li­dad y acep­tó de buen gra­do la con­se­cuen­cia de sus ac­cio­nes, su ca­so es­tá en el ai­re, 12 me­ses des­pués.

El cu­bano te­nía un acuer­do pa­ra re­apa­re­cer en el país con los Ti­bu­ro­nes de La Guai­ra, se­gún fuen­tes del equi­po li­to­ra­len­se. Pe­ro no pu­do re­gre­sar, a pe­sar de trans­cu­rrir los 63 jue­gos de la ron­da eli­mi­na­to­ria y to­dos los pla­yoffs.

El pa­rón de Pe­na era por 25 en­cuen­tros. En teo­ría, de­bió ex­pi­rar a co­mien­zos de no­viem­bre. En la prác­ti­ca, es­tá in­ha­bi­li­ta­do pa­ra siem­pre, ale­ga su re­pre­sen­tan­te, a me­nos que la li­ga re­vi­se la po­lí­ti­ca an­ti­do­pa­je y co­rri­ja la si­tua­ción.

“Has­sán no ape­ló y siem­pre de­jó en cla­ro que que­ría cum­plir la sus­pen­sión”, sos­tu­vo el abo­ga­do Car­los Qui­ja­da. “Sin em­bar­go, an­tes de ini­ciar la tem­po­ra­da, le in­for­ma­ron que el equi­po que desee con­tra­tar­lo de­be ju­gar esos 25 en­cuen­tros con un im­por­ta­do me­nos, has­ta que él cum­pla la san­ción”.

“Él que­ría re­gre­sar, in­clu­so con los Na­ve­gan­tes del Ma­ga­lla­nes, aun­que no lo pro­te­gie­ron en su lis­ta de re­ser­va”, acla­ró Qui­ja­da. “Pe­ro ¿quién iba a con­tra­tar­lo, si ese club es­ta­ría en la obli­ga­ción de ju­gar ca­si me­dia cam­pa­ña en mi­nus­va­lía fren­te a los de­más?”.

No es un ca­so úni­co. Fuen­tes de la LVBP ad­mi­ten que, de acuer­do con las ac­tua­les Con­di­cio­nes de Cam­peo­na­to y la Po­lí­ti­ca An­ti­do­pa­je, to­do pelotero ex­tran­je­ro cas­ti­ga­do por ha­ber da­do po­si­ti­vo de­be se­guir el mis­mo pro­ce­di­mien­to de Pe­na, sin im­por­tar la sus­tan­cia ha­lla­da en el exa­men. Pe­ro no es­tá es­cri­to de ma­ne­ra ta­xa­ti­va que el pro­ce­di­mien­to se­gui­do en es­te ca­so sea el co­rrec­to.

De he­cho, los ju­ga­do­res na­ti­vos cum­plen con la amo­nes­ta­ción sin te­ner que es­tar en el ros­ter ac­ti­vo, pa­ra ellos va­le sim­ple­men­te es­tar en el ros­ter ge­ne­ral, co­mo su­ce­dió en la za­fra re­cién fi­na­li­za­da con el re­cep­tor ve­ne­zo­lano Jos­mil Pin­to, quien es­pe­ró el fin de su san­ción por con­su­mir an­fe­ta­mi­nas sin ocu­par un si­tio en la nó­mi­na se­ma­nal de los pro­pios tur­cos.

El abo­ga­do Es­te­ban Pa­la­cios, vi­ce­pre­si­den­te del cir­cui­to, ad­mi­tió que hay un as­pec­to a re­vi­sar, pues “el re­gla­men­to di­ce que pa­ra co­men­zar a cum­plir la sus­pen­sión hay que ha­ber fir­ma­do un con­tra­to y per­te­ne­cer al ros­ter. El ros­ter son to­dos aque­llos ju­ga­do­res dis­po­ni­bles en el equi­po. Co­mo exis­te una li­mi­ta­ción de im­por­ta­dos, y al no po­der apa­re­cer en ros­ter se­ma­nal ni dia­rio, en ra­zón de la sus­pen­sión, se da una di­fe­ren­cia con los ju­ga­do­res na­cio­na­les, que son par­te de la re­ser­va de ca­da no­ve­na”.

Pa­la­cios ra­zo­nó el pun­to con otros ar­gu­men­tos.

“Si al ju­ga­dor no se le obli­ga a es­tar en el ros­ter, le se­ría fá­cil ir a otra li­ga y lue­go ve­nir, al ha­ber trans­cu­rri­do el tiem­po de cas­ti­go”, abun­dó. “Tam­bién exis­te la du­da: ¿con qué equi­po se le cuen­ta la sus­pen­sión? Por­que los im­por­ta­dos no tie­nen con­tra­tos mul­ti­anua­les. Si no es­tán en el ros­ter, ¿de­be con­tar el nú­me­ro de cho­ques del equi­po ori­gi­nal o del in­tere­sa­do en con­tra­tar­lo? Hay un va­cío en la nor­ma que obli­ga a in­ter­pre­tar va­rias re­glas, en aras de la equi­dad y la igual­dad”.

Ni Pe­na ni el pa­tru­lle­ro do­mi­ni­cano Ca­cao Val­dez, sor­pren­di­do en el uso de es­te­roi­des, o cual­quier otro fo­ras­te­ro in­cur­so en una vio­la­ción al Pro­gra­ma An­ti­do­pa­je pue­den ju­gar nue­va­men­te, mien­tras no se re­suel­va es­ta si­tua­ción. En los he­chos, afir­ma Qui­ja­da, es­tán cas­ti­ga­dos de por vi­da. Por­que, ¿quién va a acep­tar dispu­tar una ron­da eli­mi­na­to­ria en mi­nus­va­lía, fren­te a sus ri­va­les?

El re­pre­sen­tan­te de Pe­na sos­tie­ne un pun­to de vis­ta dis­tin­to al de su co­le­ga Pa­la­cios.

“El ju­ga­dor, mien­tras cum­ple sus­pen­sión, pue­de es­tar en el te­rreno has­ta dos ho­ras an­tes de ca­da jue­go, y du­ran­te los par­ti­dos no de­be es­tar en el du­gout, no pue­de com­par­tir con sus com­pa­ñe­ros”, re­la­tó Qui­ja­da. “Así que por la nor­ma no pue­de es­tar ins­cri­to en el ros­ter ac­ti­vo ni en el se­ma­nal. En­ton­ces ¿có­mo pue­de ocu­par Has­sán un pues­to en la im­por­ta­ción ac­ti­va y no po­der ju­gar? Por­que en el pro­gra­ma an­ti­do­pa­je no se ha­bla de qui­tar­le a los equi­pos un cu­po en la im­por­ta­ción”.

“En las Con­di­cio­nes de Cam­peo­na­to”, aña­dió, “se pue­den ha­cer sus­ti­tu­cio­nes por 14 días, ha­cer des­in­cor­po­ra­cio­nes de un ex­tran­je­ro, co­lo­cán­do­lo en la lis­ta res­tric­ti­va. Es esa la fi­gu­ra que po­drían apli­car en el ca­so de mi re­pre­sen­ta­do, mien­tras cum­ple su sus­pen­sión, sin per­ju­di­car al club que lo con­tra­te”.

El pro­gra­ma an­ti­do­pa­je, re­cor­dó Qui­ja­da, no dis­tin­gue en­tre crio­llos e im­por­ta­dos. Jos­mil Pin­to pu­do re­apa­re­cer en la eli­mi­na­to­ria con los Na­ve­gan­tes y Pe­na no, aun­que te­nía una ofer­ta pa­ra lan­zar en la LVBP.

“Has­san quie­re ju­gar en Ve­ne­zue­la”, sos­tu­vo su abo­ga­do. “Nun­ca ha te­ni­do la in­ten­ción de eva­dir sus cul­pas, no ape­ló, aun­que po­día ha­cer­lo, y asu­mió su res­pon­sa­bi­li­dad. Se tie­ne que dar por cum­pli­do ya el cas­ti­go.. Por­que de­bi­do a es­ta in­ter­pre­ta­ción de las nor­mas por par­te de la li­ga, se com­ple­tó la tem­po­ra­da sin que na­die pu­die­ra con­tra­tar­lo, sien­do que ha­bía in­tere­sa­dos. En la le­gis­la­ción ve­ne­zo­la­na no exis­ten dis­cri­mi­na­cio­nes así y na­die pue­de ser cas­ti­ga­do de por vi­da”. Di­rec­ti­vos con co­no­ci­mien­to del ca­so con­si­de­ran que, en efec­to, es ne­ce­sa­rio lle­nar el va­cío le­gal y fi­jar un mo­do pa­ra que los cas­ti­gos apli­quen, sin que se con­vier­tan en ex­tra­ña­mien­tos pa­ra siem­pre. Ase­gu­ran que se­rá un asun­to a tra­tar en la Con­ven­ción Anual.

Pe­na es­pe­ra­ba re­gre­sar con los Na­ve­gan­tes del Ma­ga­lla­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.