Des­cu­brir el es­pí­ri­tu de Etio­pía

En Ad­dis Abe­ba es agra­da­ble sen­tar­se a de­gus­tar un buen ca­fé y pa­sar el tiem­po ad­mi­ran­do el lu­gar

El Nacional (ENV) - - VIAJES & TURISMO -

ciu­da­des afri­ca­nas tie­nen un plan edi­li­cio en el que no hay un cen­tro de­fi­ni­do y Ad­dis Abe­ba, la ca­pi­tal de Etio­pía, no es­ca­pa al mo­de­lo. No hay de­ma­sia­da ar­qui­tec­tu­ra in­tere­san­te, fue­ra de al­gu­nas igle­sias de la re­li­gión ma­yo­ri­ta­ria: cris­tia­na cop­ta or­to­do­xa etío­pe. Va­len la pe­na el Mar­ket – des­me­su­ra­do en ta­ma­ño–y ver el atar­de­cer des­de las co­li­nas de En­to­to.

En Ad­dis Abe­ba es agra­da­ble sen­tar­se a de­gus­tar un buen ca­fé etío­pe y pa­sar el tiem­po vien­do a la gen­te del lu­gar, de ha­blar tran­qui­lo y sua­ve, dis­pues­tos a ayu­dar, ma­ne­ján­do­se con un in­glés más que acep­ta­ble.

Son mu­chos los guías que ma­ne­jan el es­pa­ñol ya que a me­dia­dos de la dé­ca­da del se­ten­ta hu­bo va­rios ins­truc­to­res cu­ba­nos que co­la­bo­ra­ron con el ré­gi­men de Men­gis­tu Mariam de cu­ya ex­pe­rien­cia que­da un co­lo­sal mo­nu­men­to. Pa­ra­do­jas del des­tino, es­te co­ro­nel que hi­zo aho­gar a El Ne­gus con una al­moha­da, fue echa­do 10 años des­pués tam­bién a cau­sa de una ham­bru­na, aun­que con me­jor suer­te, ya que en la ac­tua­li­dad vi­ve en Zim­ba­bue.

Nor­te y sur. Etio­pía pue­de ser di­vi­di­do en dos par­tes: la nor­que te y la sur, te­nien­do co­mo re­fe­ren­cia a Ad­dis Abe­ba. La po­bla­ción ne­gra es de piel más cla­ra en la re­gión nor­te y más os­cu­ra ha­cia el Ecua­dor.

En el nor­te, es­tán muy or­gu­llo­sos de su ori­gen y de sus ciu­da­des: La­li­be­la con sus igle­sias ex­ca­va­das en la pro­fun­di­dad de la ro­ca y Axum con sus obe­lis­cos y su pie­dra ro­se­ta co­mo tes­ti­mo­nio del pa­sa­do abi­si­nio.

La re­gión sur pre­sen­ta un des­plie­gue de et­nias, den­tro de las más de cien que po­see Etio­pía. Al­deas con sus mer­ca­dos de ani­ma­les (bo­vi­nos, ce­bú, ove­jas, ca­bras, aves de co­rral) y de en­se­res co­ti­dia­nos co­mo los ces­tos te­ji­dos, en un país en

el es­ca­so trán­si­to vehi­cu­lar es su­plan­ta­do por ma­na­das de ani­ma­les do­més­ti­cos.

Las ru­tas del sur son en su ma­yo­ría so­lo ca­mi­nos de tie­rra, pe­ro per­mi­ten ver el país: la mon­ta­ña cu­bier­ta de flo­res lue­go de la tem­po­ra­da de llu­vias, mu­je­res jun­to a po­zos de agua u hom­bres aran­do con un buey. La di­vi­sión de la tie­rra, su re­lie­ve ac­ci­den­ta­do y la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca del país no per­mi­ten otra for­ma de la­bo­reo.

Im­pac­tan los gru­pos de jó­ve­nes que apa­re­cen de im­pro­vi­so ba­jan­do ve­loz­men­te por las la­de­ras del ca­mino y ofre­cen ar­te­sa­nías.

Los etío­pes son los me­jo­res ma­ra­to­nis­tas del mun­do y ver­los en ve­lo­ci­dad, son­rien­tes, son imá­ge­nes in­de­le­bles.

VO­GUE

Igle­sia en La­li­be­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.