Con­sig­nas mi­li­ta­res y de­mo­cra­cia

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - RA­MÓN ESCOVAR LEÓN

Las imá­ge­nes te­le­vi­si­vas que re­co­gen al al­to man­do mi­li­tar vo­ci­fe­ran­do con­sig­nas po­lí­ti­cas de­ben ana­li­zar­se a tra­vés de los ar­tícu­los 328 y 330 de la Cons­ti­tu­ción. El pri­me­ro de es­tos ar­tícu­los se­ña­la que la Fuer­za Ar­ma­da “es­tá al ser­vi­cio ex­clu­si­vo de la na­ción y en nin­gún ca­so al de per­so­na o par­cia­li­dad po­lí­ti­ca al­gu­na”. El se­gun­do ex­pre­sa que sus in­te­gran­tes no pue­den op­tar a car­gos de “elec­ción po­pu­lar, ni par­ti­ci­par en ac­tos de pro­pa­gan­da, mi­li­tan­cia o pro­se­li­tis­mo po­lí­ti­co”.

El te­ma co­bra vi­gen­cia por los re­cien­tes y re­pe­ti­dos even­tos di­fun­di­dos en los me­dios ofi­cia­les en los que el al­to man­do gri­ta: “Chá­vez vi­ve, la lu­cha si­gue”, “has­ta la vic­to­ria siem­pre”, “lea­les siem­pre, trai­do­res nun­ca”, en­fa­ti­zan­do que es­ta­mos an­te un ré­gi­men mi­li­tar, con un ses­go ideo­ló­gi­co y po­lí­ti­co muy cla­ro. Se pre­ten­de im­po­ner un mo­de­lo po­lí­ti­co re­cha­za­do por más de 80% de los ve­ne­zo­la­nos. La Fuer­za Ar­ma­da no pue­de asu­mir las fun­cio­nes de un par­ti­do po­lí­ti­co por­que vio­la nues­tra car­ta mag­na. Es, ade­más, un abu­so de po­der, ya que el sec­tor cas­tren­se de­be ser un ár­bi­tro im­par­cial.

En un pre­ten­di­do in­ten­to de bur­lar el man­da­to cons­ti­tu­cio­nal y au­to­ri­zar la in­clu­sión de es­ló­ga­nes po­lí­ti­cos en el sa­lu­do mi­li­tar, la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal dic­tó la sen­ten­cia N° 651 el 11 de ju­nio de 2014, que plas­ma unas con­si­de­ra­cio­nes ge­ne­ra­les que eva­den el asun­to de fon­do: ¿pue­de el sa­lu­do mi­li­tar in­cluir una con­sig­na po­lí­ti­ca? En efec­to, na­die pre­ten­de que se prohí­ba el sa­lu­do mi­li­tar si es pa­ra hon­rar los sím­bo­los de la pa­tria. Lo que no es ad­mi­si­ble es que ese sa­lu­do con­ten­ga men­sa­jes po­lí­ti­cos en fa­vor de un par­ti­do; o que rin­dan cul­to a una de­ter­mi­na­da per­so­na­li­dad co­mo ocu­rrió con Mao Tse-tung, Jo­sé Sta­lin y Fi­del Cas­tro.

La Asam­blea Na­cio­nal pue­de, a tra­vés de una ley, re­gu­lar es­ta ma­te­ria y de­jar sin efec­to esa de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia. El Par­la­men­to, que es ele­gi­do por el vo­to po­pu­lar, pue­de le­gis­lar so­bre los asun­tos ju­rí­di­cos sin es­tar ata­do a lo que ha­ya di­cho la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal. Los cam­bios po­lí­ti­cos de­ben ajus­tar­se a la Cons­ti­tu­ción y al or­den ju­rí­di­co. Es­to no es así en el ca­so ve­ne­zo­lano del pre­sen­te, por cuan­to el ré­gi­men desa­rro­lla su ac­ción de go­bierno al mar­gen de la Cons­ti­tu­ción y de las le­yes, uti­li­zan­do pa­ra ello el Po­der Ju­di­cial.

Va­le la pe­na re­cor­dar que en Venezuela ri­ge el prin­ci­pio de su­pre­ma­cía de la Cons­ti­tu­ción, y no el prin­ci­pio de la su­pre­ma­cía de la vo­lun­tad de un hom­bre. En con­se­cuen­cia, to­das las ra­mas del po­der pú­bli­co de­ben ave­nir­se a los dic­ta­dos cons­ti­tu­cio­na­les por man­da­to del ar­tícu­lo

7 de la car­ta mag­na. Otra con­si­de­ra­ción es que el po­der de le­gis­lar co­rres­pon­de a la Asam­blea Na­cio­nal, y no a la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal. Es­ta de­be in­ter­pre­tar ra­zo­na­da­men­te nor­mas y prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les con ca­rác­ter vin­cu­lan­te pa­ra el Po­der Ju­di­cial, y di­chas doc­tri­nas no se ex­tien­den has­ta el Po­der Le­gis­la­ti­vo.

Por otra par­te, la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal no pue­de dic­tar sen­ten­cias que vio­len la Cons­ti­tu­ción, tal co­mo ocu­rri­ría con un “pre­ce­den­te” que im­pon­ga la pe­na de muer­te o que or­de­ne al Le­gis­la­ti­vo pro­mul­gar una ley que con­vier­ta la re­pú­bli­ca en un Es­ta­do co­mu­nal ¡co­mu­nis­ta! En ma­te­ria le­gis­la­ti­va es la Asam­blea Na­cio­nal la ins­tan­cia con la úl­ti­ma pa­la­bra, por­que es ele­gi­da por el pue­blo. Su ca­rác­ter de­mo­crá­ti­co es­tá por en­ci­ma de un ór­gano in­te­gra­do por ma­gis­tra­dos de­sig­na­dos

por ser in­con­di­cio­na­les al pro­yec­to re­vo­lu­cio­na­rio.

La Asam­blea Na­cio­nal no es­tá so­me­ti­da a los “pre­ce­den­tes” que dic­te la ac­tual Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal, ni si­quie­ra en un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co con se­pa­ra­ción de po­de­res. No hay Cons­ti­tu­ción cuan­do no hay se­pa­ra­ción de po­de­res, tal co­mo lo pos­tu­la la De­cla­ra­ción de los De­re­chos del Hom­bre y del Ciu­da­dano (1789), cuan­do di­ce en su ar­tícu­lo 16: “To­da so­cie­dad en la cual no es­té es­ta­ble­ci­da la ga­ran­tía de los de­re­chos, ni de­ter­mi­na­da la se­pa­ra­ción de los po­de­res, ca­re­ce de Cons­ti­tu­ción”.

El ejer­ci­cio po­lí­ti­co de la Fuer­za Ar­ma­da re­pug­na a los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos. Por eso, una ley que re­gu­le es­ta ma­te­ria se­rá una con­tri­bu­ción fun­da­men­tal de la Asam­blea Na­cio­nal en el trán­si­to ha­cia la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.