De las es­tra­te­gias y el tiem­po

El Nacional (ENV) - - PORTADA - Car­los Blanco

Juan Guai­dó ha mos­tra­do co­ra­je per­so­nal pa­ra asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de pre­si­den­te en­car­ga­do. Se ha con­ver­ti­do en el sím­bo­lo de la es­pe­ran­za. La es­tra­te­gia que re­pre­sen­ta es una en­tre las va­rias que pa­re­cían po­si­bles; pe­ro el país, la Asam­blea Na­cio­nal y bue­na par­te de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, op­ta­ron por la que es­ta­ba en­vuel­ta en el ar­tícu­lo 233 de la Cons­ti­tu­ción: sin pre­si­den­te elec­to pa­ra el 10-E, fe­cha del co­mien­zo de un nue­vo pe­río­do pre­si­den­cial, le co­rres­pon­dió al pre­si­den­te de la AN asu­mir el car­go de pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Es­ta es­tra­te­gia –co­mo cual­quier otra– tie­ne la­dos ex­ce­len­tes y otros me­nos bue­nos. En­tre los más po­si­ti­vos se en­cuen­tra que nun­ca ha ha­bi­do tal con­fluen­cia de apo­yo po­pu­lar a un mo­vi­mien­to au­daz co­mo te­ner un pre­si­den­te (E) y nun­ca ha ha­bi­do tal ni­vel de apo­yo in­ter­na­cio­nal co­mo el que go­za el go­bierno pro­vi­sio­nal que co­mien­za a emer­ger de los es­com­bros de la V Re­pú­bli­ca.

Del la­do me­nos cla­ro es­tá la con­ti­nui­dad de la es­tra­te­gia. Los di­se­ña­do­res de es­ta ru­ta pa­re­cen con­fiar en dos fac­to­res esen­cia­les: el pri­me­ro se re­fie­re a la frac­tu­ra mi­li­tar, y el se­gun­do a la in­ter­ven­ción hu­ma­ni­ta­ria. La frac­tu­ra mi­li­tar exis­te; ca­da cier­to tiem­po hay una arre­me­ti­da en con­tra de ofi­cia­les a los cua­les se acu­sa de pro­mo­ver un gol­pe de Es­ta­do; sin em­bar­go, la frac­tu­ra a la cual se apun­ta –al me­nos en mi opi­nión– es la del Al­to Man­do Mi­li­tar ha­cia Ma­du­ro. Las ca­de­nas de ru­mo­res so­bre es­te o aquel ofi­cial son fre­cuen­tes; el ca­so es que has­ta el pre­sen­te no ha ocu­rri­do, lo cual no nie­ga su po­si­bi­li­dad. ¿Es una cer­te­za o es una apues­ta? Un al­za­mien­to co­mo el de Chá­vez en 1992 pa­re­ce me­nos pro­ba­ble por el gra­do de con­trol de la in­te­li­gen­cia ru­sa, cu­ba­na y ve­ne­zo­la­na so­bre los mi­li­ta­res.

Otro asun­to al es­cri­bir es­tas lí­neas es el de la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria. Se ha­cen lla­ma­dos a los mi­li­ta­res pa­ra que no se opon­gan a la lle­ga­da de ali­men­tos y me­di­ci­nas por la fron­te­ra; tam­bién una cier­ta es­pe­ran­za de que la po­bla­ción ne­ce­si­ta­da im­pon­ga esa en­tra­da, o que una ope­ra­ción mi­li­tar in­ter­na­cio­nal fuer­ce ese pro­ce­so. O, peor, que el ré­gi­men se la co­ja con la idea de que si do­nan los de afue­ra pa­ra los ve­ne­zo­la­nos no hay que im­pe­dir­lo. Quien es­to es­cri­be no lo sa­be, aun­que es de desear que los es­tra­te­gas de la ho­ra ten­gan cla­ri­dad so­bre el asun­to.

Hay dos te­mas que le pue­den ha­cer la vi­da de cua­dri­tos al ré­gi­men en el con­tex­to del cer­co in­ter­na­cio­nal y del apo­yo po­pu­lar a Guai­dó: una po­si­ble in­ter­ven­ción mi­li­tar en Ve­ne­zue­la por par­te de una coa­li­ción in­ter­na­cio­nal que hoy no veo; y una más efi­caz, aun­que por sí so­la no sea su­fi­cien­te, as­fi­xia me­cá­ni­ca al im­pe­dir el flu­jo de la economía con even­tual in­far­to fi­nan­cie­ro.

Pien­so que Ma­du­ro ha es­ta­do caí­do des­de ha­ce al­gún tiem­po; lo que no es­tá cla­ro es si es de pla­ta­na­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.