No ol­vi­da el pa­sa­do

Qui­zá po­cos re­cuer­den el pa­so de Ma­riano Ri­ve­ra por la LVBP con los Ti­gres de Ara­gua, pe­ro el nue­vo miem­bro de Coo­pers­town aún tie­ne vi­vo el re­cuer­do

El Nacional (ENV) - - PRIMERA FILA - IG­NA­CIO SE­RRANO »ise­[email protected]­cio­nal.com »PA­NA­MÁ

Es el pit­cher con más sal­va­dos en las Gran­des Li­gas, el due­ño de la me­jor efec­ti­vi­dad ajus­ta­da de to­dos los tiem­pos y, des­de el mes pa­sa­do, el úni­co in­te­gran­te del Sa­lón de la Fa­ma de Coo­pers­town elec­to uná­ni­me­men­te. Sin em­bar­go, da las gra­cias a los pe­rio­dis­tas des­pués de res­pon­der ca­da pre­gun­ta, se so­me­te pa­cien­te­men­te al aco­so de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y de los afi­cio­na­dos que bus­can una firma o una fo­to, y cuan­do es­tá en pú­bli­co no de­ja de son­reír.

Ma­riano Ri­ve­ra es la fi­gu­ra prin­ci­pal en la Se­rie del Ca­ri­be que se dispu­ta en su tie­rra na­tal, Pa­na­má, y el lu­nes hi­zo el lan­za­mien­to ce­re­mo­nial, pa­ra re­don­dear un ho­me­na­je que ocu­rre se­ma­nas des­pués de su in­mor­ta­li­za­ción.

To­da­vía se ve fuer­te, aun­que ha­ce cin­co años col­gó los spi­kes. Y en to­do mo­men­to vin­cu­la sus pa­la­bras y sus ac­tos con la mo­ti­va­ción que, di­ce, le mue­ve ca­da día: Dios.

“Qui­sie­ra ser re­co­no­ci­do co­mo el hom­bre que dio to­do por el de­por­te, por su país, por su gen­te”, se­ña­ló en el es­ta­dio Rod Ca­rew. “Ser re­co­no­ci­do co­mo al­guien que gas­tó to­das sus fuer­zas pa­ra dar gra­cias a Dios por ha­ber he­cho lo que hi­zo. Qui­sie­ra que me re­co­no­cie­ran co­mo al­guien que dio lo me­jor pa­ra los otros. Gra­cias”.

Fue­ron 19 cam­pa­ñas con los Yan­quis de Nue­va York, la or­ga­ni­za­ción más ga­na­do­ra en el beis­bol pro­fe­sio­nal. Sus 652 juegos sal­va­dos, su éxi­to en postem­po­ra­das, su do­mi­nio en la Se­rie Mun­dial, sin em­bar­go, no de­ja­ron en él la hue­lla de la arro­gan­cia. Ha­bla con gra­ti­tud de su ori­gen hu­mil­de en Puer­to Cai­mi­to y agra­de­ce al Se­ñor que le lle­va­ra a los dia­man­tes, no por otro ca­mino.

“De­be­mos desear se­pa­rar­nos de las co­sas ma­las y bus­car las co­sas bue­nas”, ad­vir­tió. “Pe­ro eso vie­ne de no­so­tros. Si no vie­ne de no­so­tros, nun­ca lo va­mos a lo­grar. Yo que­ría ser fut­bo­lis­ta y Dios me me­tió en el beis­bol. Pe­ro fui lo que fui, por­que lo de­ci­dí así, por­que mi men­ta­li­dad era ha­cer lo me­jor. Y me apar­té de to­das las co­sas ma­las”.

Ese lar­go re­co­rri­do has­ta las Ma­yo­res y Coo­pers­town, don­de en­tra­rá a me­dia­dos de año con el res­to de la pro­mo­ción de 2019, se co­ro­na jun­to a otro latino, el puer­to­rri­que­ño Ed­gar Mar­tí­nez: “El ba­tea­dor más di­fí­cil al que en­fren­té en mi ca­rre­ra”.

“Siem­pre que ju­gué con los Yan­quis, re­pre­sen­ta­ba a Pa­na­má”, apun­tó. Y tie­ne un or­gu­llo es­pe­cial, en­tre tan­tos otros: ha­ber uti­li­za­do el mis­mo nú­me­ro del gran Jac­kie Robinson. “Me sien­to fe­liz de ser el úl­ti­mo pe­lo­te­ro en ha­ber usa­do en las Gran­des Li­gas el nú­me­ro 42 que él lle­vo”.

Tam­bién re­cor­dó su pa­so por Ve­ne­zue­la, un ca­pí­tu­lo cu­rio­so que mu­chos des­co­no­cen, que ocu­rrió cuan­do era un pros­pec­to y con­ta­ba 22 años de edad, en 1991, pa­ra sa­car ape­nas tres outs.

“Los Ti­gres de Ara­gua me die­ron la opor­tu­ni­dad de ju­gar allá, aun­que las­ti­mo­sa­men­te só­lo pu­de ti­rar una en­tra­da por­que me le­sio­né”, re­la­tó. “Tra­ta­ron de man­te­ner­me, a ver si me re­cu­pe­ra­ba, pe­ro no pu­de ha­cer­lo. De­bí re­gre­sar a Pa­na­má, pa­ra lue­go sa­lir a Es­ta­dos Uni­dos, a unos exá­me­nes fí­si­cos, y tu­ve una ope­ra­ción en 1992”.

“El tiem­po que estuve allá me en­can­tó”, di­jo, sin em­bar­go. “Fue bas­tan­te es­pe­cial, por­que pu­de ver un beis­bol di­fe­ren­te, ha­bía gran­de­li­gas par­ti­ci­pan­do con no­so­tros. Mi es­po­sa y yo aca­bá­ba­mos de ca­sar­nos y dis­fru­ta­mos mu­cho po­der com­par­tir la ex­pe­rien­cia. Siem­pre le doy gra­cias a Dios por ha­ber es­ta­do en Ve­ne­zue­la”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.