Ojo con los ru­mo­res

Ca­mi­nos sin fun­da­men­to

El Nacional (ENV) - - PORTADA -

Las si­tua­cio­nes de cri­sis ge­ne­ra­li­za­da, co­mo la que se ex­pe­ri­men­ta ac­tual­men­te en Ve­ne­zue­la, pro­du­cen ex­pec­ta­ti­vas di­fí­ci­les de sa­tis­fa­cer. Se quie­ren sa­li­das que no es­tán a la vuel­ta de la es­qui­na. Se sue­ña con so­lu­cio­nes má­gi­cas que no exis­ten. Se es­tá a la es­pe­ra de una sal­va­ción que lle­ga­rá con el al­ba, co­mo sol re­ful­gen­te, pe­ro que no lle­ga. ¿Por qué? No es­ta­mos an­te he­chos in­só­li­tos o ca­pri­cho­sos. Co­mo efec­ti­va­men­te se vi­ve una si­tua­ción de­ses­pe­ra­da, lo me­nos que se es­pe­ra es un desen­la­ce sa­tis­fac­to­rio que dis­mi­nu­ya an­gus­tias y te­mo­res.

Pe­ro, co­mo se sien­te que el re­loj mar­cha con len­ti­tud, que ocu­rren de­mo­ras in­ne­ce­sa­rias, se acu­de al sal­va­vi­das de las ilu­sio­nes que no en­cuen­tran sus­ten­to en la reali­dad. Es nor­mal, es­pe­cial­men­te cuan­do se sien­te que el desen­la­ce no es­tá en nues­tras ma­nos sino en otras más se­gu­ras y sol­ven­tes. Así ha su­ce­di­do en to­das las so­cie­da­des y en to­das las épo­cas, cuan­do han ocu­rri­do si­tua­cio­nes tur­bu­len­tas que po­nen en vi­lo a quie­nes las vi­ven. Nin­gún pue­blo se ha es­ca­pa­do de ellas y las ha ca­po­tea­do par­tien­do de es­pe­ran­zas in­fun­da­das y de pre­ten­sio­nes exa­ge­ra­das. So­lo que esa nor­ma­li­dad, es de­cir, la desa­zón pro­pia de si­tua­cio­nes enig­má­ti­cas que to­pan con los es­co­llos de la reali­dad, sue­len to­mar el mal ca­mino de los ru­mo­res sin fun­da­men­to.

Los ru­mo­res son enemi­gos mor­ta­les de las so­lu­cio­nes. Son es­ca­pes sin so­por­te que man­tie­nen la cu­rio­si­dad por tiem­po li­mi­ta­do pa­ra que se res­ta­blez­ca otra vez el reino de las in­quie­tu­des y de las in­se­gu­ri­da­des. Pro­du­cen en­tu­sias­mo du­ran­te bre­ve lap­so, pa­ra que lue­go el de­cai­mien­to vuel­va por sus fue­ros con el con­sen­ti­mien­to de la de­ses­pe­ra­ción. Co­mo ac­tual­men­te ob­ser­va­mos en­tre no­so­tros su cre­ci­mien­to, pe­ro igual­men­te la frus­tra­ción que pro­du­cen, con­vie­ne lla­mar la aten­ción so­bre la ne­ce­si­dad de ale­jar­se de su no­ci­va in­fluen­cia. No so­lo por­que con­du­cen a con­duc­tas in­fun­da­das, a es­pe­ran­zas sin des­tino, sino por­que tam­bién son apro­ve­cha­dos por los par­ti­da­rios de la usur­pa­ción pa­ra lle­var agua ha­cia su mo­lino. La dic­ta­du­ra es es­pe­cia­lis­ta en fa­bri­car y dis­tri­buir ru­mo­res, en in­ven­tar­los en un la­bo­ra­to­rio pa­ra echar­los a ro­dar en su be­ne­fi­cio. Si en­tra­mos en com­pe­ten­cia con ellos des­de la otra ori­lla, co­la­bo­ra­mos en la crea­ción de es­ce­nas con­fu­sas que ter­mi­nan por en­lo­que­cer a los que asis­ten a la fun­ción de un tea­tro aba­rro­ta­do y, co­mo es na­tu­ral, ex­ce­si­va­men­te cu­rio­so.

Los di­mes y los di­re­tes lle­gan hoy a pro­por­cio­nes in­cal­cu­la­bles por la in­fluen­cia de la redes so­cia­les y por el ac­ce­so que to­dos te­ne­mos a ellas, no so­lo pa­ra re­ci­bir sus in­ven­cio­nes sino tam­bién pa­ra crear­las y lle­var­las a to­dos los rin­co­nes. Así nos sen­ti­mos pro­ta­go­nis­tas, en cier­ta ma­ne­ra, y no so­lo re­cep­to­res de de­ci­sio­nes aje­nas. Pe­ro so­mos pro­ta­go­nis­tas, so­bre es­to no ca­ben ca­vi­la­cio­nes, sin usar el ar­ma de las ha­bli­llas ab­sur­das del Twit­ter y del Fa­ce­book, o de unas ca­de­nas in­ter­mi­na­bles y es­tra­fa­la­rias de san­de­ces y de su­ge­ren­cias de­men­cia­les que no nos de­jan dor­mir o que nos im­pi­den cap­tar los even­tos en for­ma ra­zo­na­ble. Nues­tro pro­ta­go­nis­mo con­sis­te en un se­gui­mien­to ra­zo­na­ble de las di­rec­tri­ces y las su­ge­ren­cias de los lí­de­res, no en bal­de pi­san el te­rreno con pie más fir­ma ca­da vez. Nues­tras pri­sas y nues­tras ma­ro­mas, pro­du­ci­das por los ru­mo­res que re­ci­bi­mos o fa­bri­ca­mos, son los an­ta­go­nis­tas de la sa­li­da ac­ce­si­ble que to­dos an­he­la­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.