Am­bi­güe­dad y equi­dis­tan­cia

Héc­tor Faún­dez Le­des­ma

El Nacional (ENV) - - PORTADA - HÉC­TOR FAÚN­DEZ LE­DES­MA

Re­su­ci­tan­do la vie­ja doc­tri­na Es­tra­da, se­gún la cual el go­bierno de Mé­xi­co no re­co­no­ce ni de­ja de re­co­no­cer a los go­bier­nos de otras na­cio­nes, pues lo con­tra­rio se­ría in­ter­ve­nir en los asun­tos in­ter­nos de otros paí­ses, el re­cién inau­gu­ra­do go­bierno de Ló­pez Obra­dor se ha ne­ga­do a pro­nun­ciar­se so­bre los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos en Ve­ne­zue­la. Mien­tras las po­ten­cias eu­ro­peas y la ma­yo­ría de los paí­ses del con­ti­nen­te ame­ri­cano (con la ex­cep­ción de Cu­ba, Ni­ca­ra­gua, Bolivia y al­gu­nos paí­ses del Ca­ri­be) se han pro­nun­cia­do sin rodeos por el res­ta­ble­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la, Mé­xi­co y Uru­guay, no lo tie­nen su­fi­cien­te­men­te cla­ro, o les da igual. Mé­xi­co man­tie­ne la equi­dis­tan­cia en­tre los sec­to­res en pug­na, pe­ro con­ti­núa en­ten­dién­do­se con Ma­du­ro y su cú­pu­la mi­li­tar. Uru­guay quie­re diá­lo­go.

Com­par­ti­mos, con Mé­xi­co, el in­te­rés por­que se res­pe­te el prin­ci­pio de no in­ter­ven­ción en los asun­tos in­ter­nos de otros Es­ta­dos. Pe­ro ¡no sea­mos cí­ni­cos! Ló­pez Obra­dor y el can­ci­ller de Mé­xi­co sa­ben per­fec­ta­men­te que, des­de 1945, el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos ha de­ja­do de ser un asun­to de la com­pe­ten­cia ex­clu­si­va de los Es­ta­dos, y ha pa­sa­do a ser un asun­to de le­gí­ti­ma preo­cu­pa­ción in­ter­na­cio­nal. Si quie­ren ser cóm­pli­ces de una car­ni­ce­ría, que lo di­gan sin ta­pu­jos; pe­ro es­ta no es la tra­di­ción del Mé­xi­co com­pro­me­ti­do con las cau­sas no­bles, que com­ba­tió al fran­quis­mo, y que rom­pió re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con el Chi­le de Pi­no­chet.

El otro ar­gu­men­to de Mé­xi­co, al igual que el de Uru­guay, es el de ser­vir de puen­te pa­ra el diá­lo­go en­tre las par­tes, a fin de en­con­trar una so­lu­ción ne­go­cia­da. Pe­ro eso es dar oxí­geno a una ti­ra­nía que ya lle­va dos dé­ca­das en el po­der, pro­lon­gan­do el su­fri­mien­to de los ve­ne­zo­la­nos. La his­to­ria no nos pro­por­cio­na nin­gún ejem­plo de un sá­tra­pa que ha­ya ne­go­cia­do su sa­li­da o la tran­si­ción a la de­mo­cra­cia. Sta­lin y Fran­co mu­rie­ron en la ca­ma; la Jun­ta Mi­li­tar de Ar­gen­ti­na sa­lió co­mo con­se­cuen­cia de su de­rro­ta en las is­las Mal­vi­nas; cuan­do ya no po­día con­ti­nuar al fren­te de una dic­ta­du­ra san­gui­na­ria, Pi­no­chet fi­jó los pla­zos y las con­di­cio­nes pa­ra su re­ti­ro, con­ser­van­do la je­fa­tu­ra de las fuer­zas ar­ma­das; a las ti­ra­nías de Ga­da­fi y Ceauşes­cu pu­sie­ron fin sus pro­pios com­pa­trio­tas, en la for­ma que ellos con­si­de­ra­ron jus­ta.

Con la ayu­da de Mé­xi­co o de Uru­guay, ¿qué va a ne­go­ciar Ni­co­lás Ma­du­ro? ¿Va a con­vo­car elec­cio­nes, con Ti­bi­say Lu­ce­na a la ca­be­za del CNE, den­tro de diez años y eli­gien­do él al can­di­da­to de la opo­si­ción? Mien­tras tan­to, ¿va a li­be­rar a la mi­tad de los pre­sos po­lí­ti­cos? ¿Per­mi­ti­rá que ca­da mes in­gre­sen dos pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros, por tres días, a vi­si­tar los si­tios que él les per­mi­ta vi­si­tar y a en­tre­vis­tar a las per­so­nas que él les per­mi­ta en­tre­vis­tar? ¿Se com­pro­me­te­rá Ma­du­ro a no de­te­ner, en sus ca­sas, a me­no­res de 12 años, y a ce­rrar to­dos los cen­tros de tor­tu­ra, me­nos La Tum­ba? ¿Ese es el ti­po de diá­lo­go que desean pa­tro­ci­nar Mé­xi­co y Uru­guay?

Ma­du­ro es el go­ber­nan­te de fac­to, por­que tie­ne el po­der que flu­ye de las ba­yo­ne­tas. Pe­ro, se­gún la Cons­ti­tu­ción, el go­ber­nan­te le­gí­ti­mo, y el que cuen­ta con la con­fian­za y el apo­yo po­pu­lar, es Juan Guai­dó. Mé­xi­co y Uru­guay lo sa­ben; ¿aca­so pre­ten­den que tran­se­mos por Dios­da­do Ca­be­llo o por El Ais­sa­mi?

¡Có­mo ha cam­bia­do Mé­xi­co des­de los tiem­pos en que con­de­na­ba dic­ta­du­ras mi­li­ta­res! ¡Qué dis­tin­to era aquel Ta­ba­ré Váz­quez que dic­ta­ba cá­te­dra fren­te a Hugo Chá­vez, que­rien­do en­se­ñar­le que el so­cia­lis­mo es la sin­to­nía en­tre la jus­ti­cia so­cial y la li­ber­tad!

Los ve­ne­zo­la­nos no es­tán pi­dien­do una in­va­sión de Es­ta­dos Uni­dos u otro país; por el con­tra­rio, lo que desean es que los agen­tes cu­ba­nos, los mer­ce­na­rios ru­sos y los miem­bros de Hez­bo­lá, des­alo­jen la pa­tria de Bo­lí­var. A lo que as­pi­ran es a ser due­ños de su des­tino y po­der vi­vir en li­ber­tad. Por eso, en las ca­lles de Ve­ne­zue­la, la gen­te pa­re­ce gri­tar: “Ma­du­ro, go ho­me”.

>>Los ve­ne­zo­la­nos no es­tán pi­dien­do una in­va­sión de Es­ta­dos Uni­dos u otro país; por el con­tra­rio, lo que desean es que los agen­tes cu­ba­nos, los mer­ce­na­rios ru­sos y los miem­bros de Hez­bo­lá, des­alo­jen la pa­tria de Bo­lí­var

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.