Ne­fas­ta reali­dad

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - LEO­POL­DO LÓ­PEZ GIL

La se­ma­na pa­sa­da fui­mos en­tre­te­ni­dos, o me­jor di­cho, per­tur­ba­dos por una en­tre­vis­ta con­ce­di­da por Ni­co­lás Ma­du­ro a un des­ta­ca­do en­tre­vis­ta­dor es­pa­ñol, Jor­di Évo­le, tam­bién co­no­ci­do co­mo “el Fo­llo­ne­ro”, quien con su­ti­le­za e in­te­li­gen­cia lo fue des­vis­tien­do, has­ta de­jar­le so­lo la piel de iro­nía y de men­ti­ro­so al des­cu­bier­to.

La en­tre­vis­ta me re­cor­dó una ci­ta que ha­ce An­drés Op­pen­hei­mer en su li­bro Bas­ta de his­to­rias cuan­do en­tre­vis­tó a Bill Ga­tes. Es­cri­be el en­sa­yis­ta ar­gen­tino que se sor­pren­dió cuan­do le hi­zo un co­men­ta­rio so­bre la edu­ca­ción en Amé­ri­ca La­ti­na y él le res­pon­dió: “To­dos los paí­ses de­ben em­pe­zar con hu­mil­dad. Lo que más me asus­ta so­bre el as­cen­so de Chi­na es su hu­mil­dad. Es­tán ha­cien­do las co­sas muy bien y sin em­bar­go tie­nen una hu­mil­dad asom­bro­sa”.

Pa­ra­fra­sean­do al Dr. Gon­za­lo Barrios, se po­dría con­cluir que Ma­du­ro es­tu­vo muy lo­cuaz, pe­ro so­lo le fal­tó un to­que de hu­mil­dad, un to­que más o me­nos fuer­te se­ría el ade­cua­do pa­ra po­der acep­tar tan­tas ca­tás­tro­fes que han ge­ne­ra­do sus ma­las de­ci­sio­nes; sin em­bar­go, no fue ca­paz de ad­mi­tir su res­pon­sa­bi­li­dad so­bre na­da, es mu­cho más có­mo­do bus­car al cul­pa­ble en esa di­fu­sa fi­gu­ra del im­pe­rio, o en una in­ter­mi­na­ble cons­pi­ra­ción que lle­va ya cua­tro lus­tros, la gue­rra eco­nó­mi­ca, esa que por uso y abu­so de la fá­bri­ca de mo­ne­das ha pul­ve­ri­za­do el po­der ad­qui­si­ti­vo de los ve­ne­zo­la­nos, es­pe­cial­men­te el de los asa­la­ria­dos.

Pe­ro Ga­tes no pa­ró allí en sus ob­ser­va­cio­nes, tam­bién se­ña­ló que “la cla­ve de to­do es la edu­ca­ción” y có­mo apli­car­la; el me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad y la in­no­va­ción, muy opues­to a lo lle­va­do a ca­bo por los ge­ri­fal­tes de Chá­vez y Ma­du­ro.

Pe­ro ade­más de re­ve­lar un in­du­da­ble ge­nio pa­ra la ac­tua­ción, el en­tre­vis­ta­do no de­jó du­da de que do­mi­na­ba muy bien tan­to el gé­ne­ro del ci­nis­mo.

Los pen­sio­na­dos se ale­gra­ron mu­cho al oír que al fin el Eje­cu­ti­vo se en­te­ró de que tie­nen tres años sin re­ci­bir sus pa­gos, pe­ro aho­ra re­ci­bi­rán –in­di­có el en­tre­vis­ta­do– unos pe­tros que se­rán rá­pi­da­men­te can­jea­dos por las me­di­ci­nas, al­qui­le­res y con­du­mios en el mun­do.

Aun­que aún me­jo­res no­ti­cias fue­ron las re­ve­la­cio­nes he­chas so­bre nues­tros hos­pi­ta­les pú­bli­cos, don­de los pa­cien­tes son aten­di­dos to­tal­men­te gra­tis y a tiem­po.

Mas nos re­sul­tó es­pe­ran­za­dor oír la ase­ve­ra­ción de que la li­ber­tad de ex­pre­sión es­tá “vi­vi­ta y co­lean­do” en Ve­ne­zue­la, que eso de de­te­ner a los pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros es otro in­ven­to de Holly­wood en cons­pi­ra­ción con Mr. Trump o me­ca­nis­mos de dis­trac­ción del Sr. Ma­cron pa­ra que se fi­jen en otra co­sa en vez de los “cha­le­cos ama­ri­llos”.

Ya po­de­mos es­tar tran­qui­los, Jor­di Évo­le nos ha con­ta­do un cuen­to co­mo esos que los pa­dres les na­rran a sus ni­ños pa­ra que lo­gren di­si­par sus an­gus­tias. Ve­ne­zue­la pue­de es­tar tran­qui­la, no su­fri­mos ni ham­bru­nas, ni in­fla­ción, ni de­lin­cuen­cia. Aquí so­lo ha­bi­ta­mos gen­te fe­liz y por eso ce­le­bra­mos elec­cio­nes que siem­pre se­rán re­co­no­ci­das por su pul­cri­tud y par­ti­ci­pa­ción ma­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.