Pa­blo An­ti­llano

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - OS­CAR HER­NÁN­DEZ BERNALETTE

Es­cri­bir en el te­cla­do con tris­te­za es una sen­sa­ción dis­tin­ta. Se nos fue Pa­blo, un ami­go y her­mano del al­ma. Pa­bli­to fue mi com­pa­ñe­ro des­de los años mo­zos de la UCV. En­tra­mos jun­tos en la Es­cue­la de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos. En las au­las de la UCV nos adop­ta­mos. Nos asom­bra­ba con sus in­ter­ven­cio­nes en cla­se, siem­pre se ex­pre­sa­ba con una re­tó­ri­ca que en­mu­de­cía has­ta a los más só­li­dos de nues­tros pro­fe­so­res de esa épo­ca. Pa­blo ya era un pe­rio­dis­ta, an­tes de sa­lir pa­ra Chi­le ha­bía de­ja­do hue­lla con Re­ven­tón, una re­vis­ta que Cal­de­ra ha­bía ce­rra­do por su lí­nea crí­ti­ca y opo­si­to­ra al es­ta­blish­ment. Pa­blo no so­lo era un jo­ven maestro pa­ra los pi­cho­nes de po­li­tó­lo­gos, sino que nos hi­zo in­cur­sio­nar en las li­des del pe­rio­dis­mo y de la cul­tu­ra. Con Pa­blo hi­ci­mos la re­vis­ta Es­ce­na, un tri­bu­to al tea­tro; des­pués in­ven­tó la re­vis­ta Buen Vi­vir, pio­ne­ra de la lí­nea de pu­bli­ca­cio­nes del queha­cer en la ciu­dad; me lle­vó de la mano a Li­bros al Día de Car­los Ra­mí­rez Fa­ría, y en al­gún mo­men­to de cri­sis eco­nó­mi­ca me con­si­guió que es­cri­bie­ra en Ke­na, la más frí­vo­la de las re­vis­tas de la épo­ca.

Co­mo en to­da his­to­ria de jó­ve­nes, ca­da uno to­ma sus ca­mi­nos; yo me fui a la di­plo­ma­cia y Pa­blo al pe­rio­dis­mo cor­po­ra­ti­vo. De­ja­mos una gran amis­tad, pe­ro a pe­sar de la dis­tan­cia nun­ca nos ale­ja­mos. Fue je­fe de re­dac­ción de El Na­cio­nal. Se gra­duó de po­li­tó­lo­go mu­chos años des­pués pa­ra de­di­car­se a la do­cen­cia, a es­tu­diar la po­lí­ti­ca y los me­dios.

Nun­ca ol­vi­da­ré un día que ini­ció cla­ses en la mis­ma es­cue­la que nos for­mó y lo en­con­tré sen­ta­do en au­la co­mo mi alumno.

Es­ta ma­ña­na me pi­dió Na­bor Zam­brano que fué­ra­mos a des­pe­dir­lo, no tu­ve la va­len­tía; lo ha­bía vis­to ha­cía una se­ma­na. So­lo me que­dó la an­gus­tia, qué pen­sa­rá esa men­te lú­ci­da en la rec­ta fi­nal. De­ma­sia­do du­ro per­der un gran ami­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.