La mi­sión com­pli­ca­da de quie­nes li­be­ra­ron a los es­cla­vos ja­mai­qui­nos

La pues­ta en es­ce­na na­rra la in­ter­ac­ción de cin­co fran­ce­ses que van a una is­la del Ca­ri­be pa­ra de­jar en al­to el nom­bre de su pa­tria y de­rro­tar al enemi­go in­glés

El Nacional (ENV) - - PRIMERA FILA - GRA­CE LAFONTANT » gla­fon­tant@el-na­cio­nal.com

El es­pa­cio y el tiem­po pa­re­cen no exis­tir en los diá­lo­gos de la obra de Hei­ner Mü­ller La mi­sión, que fue pu­bli­ca­da en 1979 en el dia­rio Sinn und Form de Alemania. Es­ta pie­za fue traí­da a las ta­blas ve­ne­zo­la­nas por la di­rec­to­ra An­drei­na Pu­li­dor (fi­na­lis­ta del V Fes­ti­val Jó­ve­nes Di­rec­to­res) jun­to a la agru­pa­ción Tea­tro de la Pe­num­bra.

La pro­duc­ción re­la­ta la his­to­ria de cin­co fran­ce­ses que van a Ja­mai­ca pa­ra ha­cer una re­vo­lu­ción en con­tra de los in­gle­ses y li­be­rar a los es­cla­vos. Dos de los pro­ta­go­nis­tas son blan­cos, inequí­vo­ca­men­te fa­vo­re­ci­dos por su ra­za, y los otros tres son ne­gros, per­so­nas que han lu­cha­do con­tra la mo­nar­quía y la Igle­sia pa­ra en­con­trar un lu­gar en el mun­do.

Su ob­je­ti­vo va guia­do por la fra­se “La re­vo­lu­ción es la más­ca­ra de la muer­te, y la muer­te es la más­ca­ra de la re­vo­lu­ción”. Sin em­bar­go, el desa­rro­llo de la his­to­ria per­mi­te apre­ciar que las re­la­cio­nes en­tre ex­pa­tria­dos no son sim­ples, pues hay re­sen­ti­mien­to, te­mor y odio; pe­ro tam­bién hay amis­tad ocul­ta en la lu­cha co­mún. “Igual­dad, li­ber­tad y fra­ter­ni­dad”, re­pi­ten los cin­co.

Los per­so­na­jes son in­ter­pre­ta­dos por los ac­to­res Jo­sé Al­ber­to Bri­ce­ño, Ra­fael Gil, Yai­mi­ra Mar­tí­nez, Dou­glas Su­nia­ga y Bet­ha­nia Yá­nez. El pro­ce­so de en­sa­yo fue “agra­da­ble y flui­do”, ase­gu­ró la di­rec­to­ra, pues en­tre to­dos des­com­po­nían y re­in­ter­pre­ta­ban los pa­pe­les has­ta que fi­nal­men­te se ma­te­ria­li­za­ban.

La elec­ción del tex­to no fue al azar: “Lue­go de un pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción y es­tu­dio del tea­tro de Ber­tolt Brecht y Mü­ller, es­co­gí un te­ma que con­si­de­ro muy cer­cano a mí y, en­ton­ces, lo man­dé al fes­ti­val. Cuan­do su­pe que fui se­lec­cio­na­da me sen­tí fan­tás­ti­co, y des­de ahí co­men­za­mos a mon­tar la obra, a ha­cer los en­sa­yos”, afir­mó.

El es­ce­na­rio es una ta­blet, hay jau­las de­co­ra­das con ele­men­tos fu­tu­ris­tas y las lu­ces y mú­si­ca mar­can cam­bios im­por­tan­tes en las ac­cio­nes de los per­so­na­jes. Ellos, que dan vi­da a los “libertador­es” de Ja­mai­ca, vis­ten de ne­gro y se arras­tran por el pi­so, ha­cen mue­cas, se re­tuer­cen y ma­nio­bran pa­los de golf co­mo par­te de su se­mióti­ca par­ti­cu­lar. Los diá­lo­gos son com­ple­jos: se es­cu­chan lí­neas car­ga­das de in­for­ma­ción his­tó­ri­ca, psi­co­ló­gi­ca y fi­lo­só­fi­ca.

“Es­ta obra post­dra­má­ti­ca rom­pe y se dis­tan­cia del hi­lo tra­di­cio­nal del tea­tro aris­to­té­li­co. Eso ex­pli­ca la va­rie­dad de dis­cur­sos que se pue­den en­con­trar en La mi­sión. Es fan­tás­ti­co que tú pue­das aga­rrar un mis­mo tex­to y dar­le va­rias lec­tu­ras, que su­ce­dan en di­fe­ren­tes tiem­pos. En­ton­ces, a es­te dis­cur­so yo le qui­se dar el to­que de la ce­le­bra­ción, la muer­te y la re­vo­lu­ción”, apun­tó Po­li­dor.

La di­rec­to­ra desea que el pú­bli­co sea ca­paz de ge­ne­rar sus pro­pias in­ter­pre­ta­cio­nes a par­tir de lo que ve y es­cu­cha. Ade­más, se­ña­ló que la gen­te se sen­si­bi­li­za­rá por­que la pie­za pue­de en­ten­der­se con ma­yor fa­ci­li­dad de­bi­do al con­tex­to ac­tual del país. La mi­sión se es­tre­na hoy y se pre­sen­ta­rá has­ta el 17 de fe­bre­ro en el Es­pa­cio Plu­ral del Tras­no­cho Cul­tu­ral.

WI­LLIAMS MA­RRE­RO

La mi­sión rom­pe con el es­que­ma tea­tral aris­to­té­li­co por­que tie­ne va­rias lí­neas tem­po­ra­les y dis­cur­si­vas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.