Co­lom­bia, Pe­rú y Chi­le re­gis­tran más cifras de fe­mi­ni­ci­dios de ve­ne­zo­la­nas

La cri­mi­nó­lo­ga Ma­gally Hug­gins re­fi­rió que los paí­ses re­cep­to­res de­ben fo­men­tar la ex­tra­di­ción de los agre­so­res y evi­tar im­pu­ni­dad

El Nacional - - SUCESOS - RO­SI­BEL CRIS­TI­NA GON­ZÁ­LEZ

El 8 de no­viem­bre pa­sa­do, en la cua­dra 18 de la ave­ni­da En­ri­que Meiggs, en el cer­ca­do de Li­ma, Pe­rú, po­li­cías re­gis­tra­ron el fe­mi­ni­ci­dio de una fal­co­nia­na se­ña­la­da co­mo Dai­mar Ál­va­rez. El au­tor del he­cho fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Erick Her­nán­dez Ra­mos, quien le dio muer­te a pu­ña­la­das mien­tras dor­mía en la ca­sa que ha­bía al­qui­la­do des­de ha­cía seis me­ses. El hom­bre tam­bién ma­tó a su cu­ña­do e hi­rió a una me­nor de dos años de edad. Lue­go del he­cho in­ten­tó sui­ci­dar­se, pe­ro so­bre­vi­vió.

Co­lom­bia, Pe­rú y Chi­le son paí­ses re­cep­to­res de emi­gran­tes ve­ne­zo­la­nas que re­gis­tran el ma­yor nú­me­ro de víc­ti­mas de fe­mi­ni­ci­dios men­sua­les. Las mu­je­res mi­gra­ron en bus­ca de un me­jor fu­tu­ro. Los ca­sos re­se­ña­dos por me­dios lo­ca­les des­cri­ben a los agre­so­res co­mo ex pa­re­jas de las víc­ti­mas que ac­tua­ron por ce­los.

A jui­cio de Ma­gally Hug­gins, cri­mi­nó­lo­ga y coor­di­na­do­ra del Ob­ser­va­to­rio Ve­ne­zo­lano de los De­re­chos Hu­ma­nos de las Mu­je­res en Ve­ne­zue­la, las mu­je­res que son ase­si­na­das en el ex­te­rior por sus pa­re­jas son una mues­tra del ma­chis­mo que im­pe­ra en la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na y se tras­la­da a otros es­ce­na­rios. “La re­la­ción es una re­la­ción de po­der. Las ex pa­re­jas nun­ca en­ten­de­rán que es­tas mu­je­res, mo­vi­das por una cri­sis que las arro­pa, sa­len en bus­ca de un me­jor por­ve­nir. Es­te hom­bre que ac­túa en su con­tra no to­le­ra que pue­da sur­gir mu­cho más rá­pi­do que él. Más allá de las muer­tes, es­tá de­mos­tra­do que la mu­jer ve­ne­zo­la­na es­tá dan­do la ta­lla en otros paí­ses”, se­ña­ló la abo­ga­da al ana­li­zar el mó­vil de los crí­me­nes.

Los ca­sos. El 28 de sep­tiem­bre, en la ciu­dad de Me­de­llín, Co­lom­bia, un hom­bre ase­si­nó a su pa­re­ja por ce­los. La víc­ti­ma era Di­la Lu­go Sa­las, de 21 años de edad. El ho­mi­ci­da era Ma­teo Gil Me­jía quien se en­tre­gó a las au­to­ri­da­des po­li­cia­les de ese país lue­go de es­tran­gu­lar a la jo­ven y es­con­der el ca­dá­ver du­ran­te 8 días.

En Chi­le, el mes de ju­lio pa­sa­do en el mu­ni­ci­pio san­tia­guino de La Cis­ter­na, al sur de la ca­pi­tal, se re­gis­tró el ase­si­na­to de Ani­let Ca­ro­li­na So­to Ca­bre­ra, de 33 años de edad. El agre­sor fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Ri­go­ber­to Ruiz. Me­dios lo­ca­les in­for­ma­ron que el hom­bre ac­tuó por ven­gan­za al ver que la mu­jer ha­bía con­se­gui­do me­jo­rar sus in­gre­sos eco­nó­mi­cos en ese país. Se­gún la fa­mi­lia de la víc­ti­ma, en Ve­ne­zue­la tam­bién era agre­di­da.

“Los go­bier­nos de paí­ses re­cep­to­res de­ben fa­ci­li­tar una es­ta­dís­ti­ca de fe­mi­ni­ci­dios men­sua­les –in­di­ca Hug­gins– y es­ta­ble­cer alian­zas con au­to­ri­da­des po­li­cia­les de Ve­ne­zue­la, pa­ra in­ter­ve­nir en la ex­tra­di­ción de vic­ti­ma­rios o de cap­tu­ra, si se en­cuen­tran en fu­ga”.

COR­TE­SÍA EL PO­PU­LAR.PE

La pa­re­ja com­par­tió mo­men­tos con su hi­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.