Un cam­bio ines­pe­ra­do y di­fí­cil de ana­li­zar

El Nacional - - PRIMERA FILA * DEPORTES - Twit­ter: @Ig­na­cioSe­rrano www.ele­mer­gen­te.com IG­NA­CIO SE­RRANO » ise­rrano@el-na­cio­nal.com

El cam­bio de pe­lo­te­ros que es­ta se­ma­na pac­ta­ron los Bra­vos y los Ti­bu­ro­nes es un acuer­do lla­ma­ti­vo, por tra­tar­se de un con­ve­nio di­fí­cil de eva­luar.

De­ci­mos es­to, por­que no es fre­cuen­te que un equi­po en­tre­gue a un lan­za­dor jo­ven pa­ra ha­cer­se de un ju­ga­dor de cier­ta edad y po­co re­co­rri­do en la LVBP y el beis­bol or­ga­ni­za­do. Eso lo con­vier­te en un mo­vi­mien­to pe­cu­liar, que obli­ga a re­vi­sar sus mo­ti­va­cio­nes.

El zur­do Eugenio Pal­ma, un pit­cher en for­ma­ción, con in­tere­san­te tra­yec­to­ria en las Li­gas Me­no­res, pa­só de Mar­ga­ri­ta a La Guai­ra, con el in­fiel­der Johny Ce­lis ha­cien­do el ca­mino con­tra­rio.

He aquí dos ju­ga­do­res con gran­des con­tras­tes en­tre sí. Pal­ma for­ma­ba par­te del ros­ter ac­ti­vo de los in­su­la­res y vie­ne de tra­ba­jar en las gran­jas de los Ca­cho­rros de Chica­go, en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res del desa­rro­llo. Ce­lis tie­ne dos años sin par­ti­ci­par en la pe­lo­ta in­ver­nal, con un cor­to his­to­rial en el beis­bol or­ga­ni­za­do y un desem­pe­ño re­cien­te en al­gu­nos cir­cui­tos in­ter­na­cio­na­les in­de­pen­dien­tes.

Los orien­ta­les con­fían en que su nue­vo ju­ga­dor del cua­dro po­drá ser fi­gu­ra im­por­tan­te en la ali­nea­ción. Tie­ne an­te­ce­den­tes, por­que ba­teó mu­cho en los tiem­pos que pa­só en las su­cur­sa­les de los Me­dias Blan­cas de Chica­go, en­tre 2006 y 2009, y usual­men­te ha pues­to bue­nos nú­me­ros en si­tios co­mo la Golden Ba­se­ball Lea­gue, en Mé­xi­co, o la Ba­se­ball Cha­llen­ge Lea­gue, en Ja­pón.

Vie­ne de una co­se­cha dis­cre­ta en el ar­chi­pié­la­go asiá­ti­co, don­de sí ba­teó bien en 2017. Y los neo­es­par­ta­nos es­tán en una bús­que­da cons­tan­te de ma­de­ros que pue­dan ha­cer so­nar su ofen­si­va, un as­pec­to del jue­go que por lo ge­ne­ral va por de­trás de sus desem­pe­ños con el mon­tícu­lo.

¿Es Ce­lis una res­pues­ta in­me­dia­ta? No tar­da­ron en ins­cri­bir­lo en el ros­ter y hay ver­sio­nes que ha­blan muy bien del cri­te­rio que so­bre él tie­ne la ofi­ci­na.

Ha­ce po­cos días, una es­cua­dra ofre­ció a los neo­es­par­ta­nos un ba­tea­dor de pe­so, a fin de ex­plo­rar un po­si­ble cam­ba­la­che. La res­pues­ta des­de Gua­ta­ma­re, nos di­cen, fue cla­ra: ya no, aca­ba­mos de ce­rrar un con­ve­nio por un bate. Fin de la ne­go­cia­ción.

Es­tá cla­ro que los in­su­la­res apues­tan fuer­te por Ce­lis, aun­que en su re­co­rri­do por es­ta pe­lo­ta nun­ca ha to­ma­do más de 49 tur­nos en una za­fra y ape­nas ha dispu­tado 42 cho­ques en­tre 2009 y 2017.

El ca­ra­que­ño se re­por­tó de in­me­dia­to, una bue­na se­ñal so­bre su de­seo de ayu­dar, tras pa­sar au­sen­te los úl­ti­mos dos años de la cue­va de­re­cha del es­ta­dio Uni­ver­si­ta­rio. Los sa­la­dos no lo te­nían en pla­nes. Por eso, no se re­por­tó en la jus­ta pa­sa­da ni se ha­bía re­por­ta­do en es­ta.

Los li­to­ra­len­ses re­ci­ben a un Pal­ma que pu­die­ra ayu­dar pron­to co­mo es­pe­cia­lis­ta zur­do, con 2.35 de efec­ti­vi­dad en cin­co cam­peo­na­tos en las Me­no­res, que de por vi­da ha pon­cha­do a ocho ri­va­les por ca­da nue­ve in­nings y un con­trol en cier­to mo­do in­quie­tan­te, por­que en su ca­rre­ra ape­nas ha en­tre­ga­do 2,1 ba­ses por bo­las por ca­da nue­ve en­tra­das, pe­ro con una ten­den­cia cre­cien­te a dar más pa­sa­por­tes des­de 2017.

En su cor­to pa­so de dos za­fras y 15 relevos por la LVBP te­nía 2.38 de efec­ti­vi­dad, an­tes del cam­bio. Aún no cum­ple 22 años de edad. Pe­ro co­mo su­ce­de con to­da ge­ma por pu­lir, no sa­be­mos qué hay de­ba­jo, pues no ha lan­za­do más allá de Cla­se A cor­ta.

Mar­ga­ri­ta es­pe­ra una re­com­pen­sa in­me­dia­ta. La Guai­ra ha sem­bra­do a me­diano pla­zo. Ve­re­mos có­mo les va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.