Las “ver­da­des” mun­dia­les

El Nacional - - PORTADA -

Luis Oli­ve­ros

Aba­jo los egos

Leo­pol­do Ló­pez Gil

Va­ra­pa­lo de cua­tro lus­tros

En es­tas úl­ti­mas se­ma­nas he­mos ci­ta­do con pro­fu­sión las no­ti­cias de las agen­cias in­ter­na­cio­na­les. El por qué de esa pre­fe­ren­cia es que ellas se ocu­pan de la po­lí­ti­ca ve­ne­zo­la­na y la­ti­noa­me­ri­ca­na co­mo nun­ca an­tes y go­zan de un gran res­pe­to pro­fe­sio­nal. Re­cor­de­mos, ade­más, que en es­tos tiem­pos es­tá de mo­da por par­te de los go­bier­nos des­men­tir cual­quier no­ti­cia que con­si­de­ren per­ju­di­cial a sus in­tere­ses y que, por si fue­ra po­co, los pe­rio­dis­tas que se atre­ven a pa­sar­se de la ra­ya (¿?) pue­den ser re­pre­sa­lia­dos sin con­si­de­ra­ción al­gu­na.

Pen­se­mos en lo que le su­ce­dió al pe­rio­dis­ta sau­di­ta Ja­mal Khas­hog­gi, que en­tró en la se­de del Con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Tur­quía pa­ra un sim­ple trá­mi­te y más nun­ca se le vol­vió a ver con vi­da. Se es­pe­cu­la que su error fue ser crí­ti­co con el jo­ven he­re­de­ro de la co­ro­na sau­di­ta. Pe­ro esa no pue­de ser ni se­rá ja­más un mo­ti­vo va­le­de­ro pa­ra qui­tar­le la vi­da a un ser hu­mano.

Ayer no más el mun­do pu­do ob­ser­var có­mo en una rue­da de pren­sa en la Ca­sa Blan­ca, lue­go de las elec­cio­nes de me­dio pe­río­do en Es­ta­dos Uni­dos, el pre­si­den­te Do­nald Trump rom­pió en im­pro­pe­rios con­tra un jo­ven pe­rio­dis­ta que in­da­ga­ba su pa­re­cer so­bre la fa­mo­sa ca­ra­va­na que atra­vie­sa par­te de Cen­troa­mé­ri­ca y pre­ten­de cru­zar la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos. No con­ten­to con ello y en me­dio de su enojo, Trump or­de­nó que le re­ti­ra­ran su acre­di­ta­ción co­mo pe­rio­dis­ta au­to­ri­za­do a cu­brir los ac­tos y rue­das de pren­sa en la Ca­sa Blan­ca.

Es­te ti­po de com­por­ta­mien­to es, des­de lue­go, tí­pi­co de la dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta que rei­na en Cu­ba por los años de los años, amén, y cu­yo prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta siem­pre fue Fi­del Cas­tro, enemi­go acé­rri­mo de la pren­sa li­bre al pun­to de lle­gar a clau­su­rar to­das las re­vis­tas y pe­rió­di­cos que ex­pre­sa­ran al­gún ti­po de pensamiento que no fue­ra el su­yo. Y ni se di­ga Pu­tin en Ru­sia, cu­yos asis­ten­tes es­co­gen a quié­nes pue­den asis­tir a sus con­fe­ren­cias de pren­sa y de­li­mi­tan los te­mas que se tra­ta­rán co­mo si fue­ran due­ños de la ver­dad.

En la cuar­ta re­pú­bli­ca no fal­ta­ron los in­ten­tos de ce­rrar la Ca­de­na Ca­pri­les y de cen­su­rar a El Na­cio­nal y tan­tos y tan bue­nos y pres­ti­gio­sos pe­rió­di­cos de pro­vin­cia. To­da­vía es­tá fres­co en nues­tra me­mo­ria el re­cuer­do de aque­lla pe­ro­ra­ta del di­fun­to Hu­go Chá­vez en la cual pre­gun­tó cuán­to co­bra­ba Za­pa­ta por di­bu­jar las ca­ri­ca­tu­ras que tan­to le mo­les­ta­ban a dia­rio des­de El Na­cio­nal.

Pe­ro to­do es­to no ter­mi­na con la lle­ga­da de la quin­ta re­pú­bli­ca, que al co­mien­zo se mo­vió cau­te­lo­sa­men­te en cuan­to a la li­ber­tad de pren­sa y que pre­fi­rió com­prar pe­rió­di­cos que le fue­ran afi­nes tan­to en la ca­pi­tal co­mo en el in­te­rior del país. Pa­ra­le­la­men­te, ad­qui­rió una ca­de­na de ra­dios y pre­sio­nó pa­ra apo­de­rar­se de te­le­vi­sio­nes re­gio­na­les y na­cio­na­les. Lue­go, con el mo­no­po­lio ofi­cial de la im­por­ta­ción de pa­pel a dó­lar ba­ra­to se ini­ció la muer­te len­ta de la ma­yo­ría de los pe­rió­di­cos ve­ne­zo­la­nos, hoy des­apa­re­ci­dos o con apa­ri­ción so­lo en la web.

Hoy ya no es ne­ce­sa­ria la sim­ple cen­su­ra, aho­ra se prohí­be es­cri­bir so­bre he­chos pú­bli­cos y no­to­rios co­mo el ca­so del con­ce­jal Fer­nan­do Al­bán, quien fa­lle­ció cuan­do es­ta­ba “ba­jo la cus­to­dia del Es­ta­do”. El fis­cal ge­ne­ral, Ta­rek Saab, dic­ta­mi­nó que era sui­ci­dio y prohi­bió cual­quier otra su­po­si­ción al res­pec­to. ¿Li­ber­tad de pren­sa aquí? Bien di­fí­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.