Sin vi­da, sin au­top­sia y sin na­die que quie­ra dar la ca­ra

Aba­jo los egos

El Nacional - - OPINIÓN - LUIS OLI­VE­ROS

Días os­cu­ros se vi­ven en Ve­ne­zue­la. La te­rri­ble cri­sis eco­nó­mi­ca que pa­de­cen los ve­ne­zo­la­nos ha traí­do co­mo ló­gi­ca con­se­cuen­cia una cri­sis so­cial sin pre­ce­den­tes en nues­tro país. Cer­ca de 40% de los ve­ne­zo­la­nos quie­re huir de es­ta si­tua­ción. Es­ta­mos ha­blan­do de que más de 12 mi­llo­nes de per­so­nas de­mues­tran in­ten­cio­nes cla­ras de no que­rer es­tar en su país. Esa cifra es muy gra­ve, pe­ro a la vez en­ten­di­ble. La hi­per­in­fla­ción, la re­ce­sión, la es­ca­sez, la inseguridad per­so­nal, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des de su­pe­ra­ción, la im­pu­ni­dad, la in­do­len­cia gu­ber­na­men­tal, pe­ro, por so­bre to­das las co­sas, la de­s­es­pe­ran­za que se per­ci­be en­tre los ve­ne­zo­la­nos son los mo­ti­vos pa­ra que­rer emi­grar.

Pa­ra el go­bierno la de­s­es­pe­ran­za es ma­ra­vi­llo­sa. Re­cor­de­mos que su pro­yec­to no es cons­truir una na­ción, pa­ra la éli­te go­ber­nan­te su úni­co nor­te es man­te­ner­se en el po­der, no im­por­ta que su ges­tión sea la úni­ca res­pon­sa­ble de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Esa de­s­es­pe­ran­za y por lo tan­to la emi­gra­ción, al ser vál­vu­las de es­ca­pe de la ten­sión so­cial, son alia­das del go­bierno. Quien re­ci­be re­me­sas, re­ci­be oxí­geno y, por lo tan­to, su ni­vel de to­le­ran­cia an­te la cri­sis es ma­yor; por otra par­te, la de­s­es­pe­ran­za pa­ra­li­za y al mis­mo tiem­po te ha­ce víc­ti­ma de ofer­tas po­pu­lis­tas, al­go en lo cual es­te go­bierno (y el an­te­rior) tie­nen va­rios PhD y son cam­peo­nes mun­dia­les.

In­creí­ble­men­te, es­ta si­tua­ción no ha traí­do una unión en­tre los ac­to­res po­lí­ti­cos de opo­si­ción, aun­que ha­yan si­do per­se­gui­dos por un go­bierno au­to­ri­ta­rio y sean víc­ti­mas de la cri­sis co­mo cual­quier otro ve­ne­zo­lano. Muy por el con­tra­rio, se han se­pa­ra­do de­ma­sia­do en sus pos­tu­ras, tan­to así que hoy Ve­ne­zue­la cuen­ta con va­rias “opo­si­cio­nes”, en­tre las cua­les pa­re­cie­ra que el enemi­go no es quien los per­si­gue y ha ge­ne­ra­do la cri­sis eco­nó­mi­ca-hu­ma­ni­ta­ria-so­cial más gra­ve de nues­tra his­to­ria y de la re­gión. Por su ma­ne­ra de ma­ne­jar­se y ata­car­se, da la sen­sa­ción de que su prin­ci­pal con­trin­can­te es el “otro” opo­si­tor.

¿Es muy di­fí­cil po­ner los egos a un la­do y sen­tar­se, aun­que sea la ma­yo­ría (no pi­da­mos que se sien­ten to­dos, tam­po­co va­mos a pe­dir im­po­si­bles), pa­ra ela­bo­rar una ho­ja de ru­ta creí­ble, sen­sa­ta, con­sis­ten­te e in­clu­si­va, pa­ra tra­tar de ge­ne­rar­le su­fi­cien­te pre­sión al go­bierno? En Ve­ne­zue­la, a pe­sar de te­ner cua­tro o cin­co gru­pos de “opo­si­ción”, dos o tres son los que con­cen­tran la ma­yo­ría del apo­yo po­pu­lar, por lo que sen­tar­se a li­mar di­fe­ren­cias y tra­zar un plan no de­be ser un im­po­si­ble, más aún cuan­do su su­per­vi­ven­cia y el fu­tu­ro del país es­tán en jue­go.

La opo­si­ción tie­ne va­rios re tos por de­lan­te, pe­ro hoy pa­re­cie­ran im­po­si­bles. El pri­me­ro es unir­se los que de ver­dad es­tén com­pro­me­ti­dos con una sa­li­da de­mo­crá­ti­ca, los que de ver­dad sien­tan el com­pro­mi­so de que­rer al país (los que jue­gan a ven­der el hu­mo pi­che del quie­bre, los que les pren­den ve­las a los ma­ri­nes y los que sue­ñan con la lle­ga­da de un nue­vo cau­di­llo a ca­ba­llo de­ben que­dar­se fue­ra, son tó­xi­cos, son mi­no­ría, ha­cen mu­cho da­ño). El se­gun­do es de­mos­trar­le al país que sí pue­den ser una al­te­ra­ti­va se­ria de po- der, con pla­nes eco­nó­mi­cos, so­cia­les y po­lí­ti­cos bien ex­pli­ca­dos y que mues­tren di­fe­ren­cias im­por­tan­tes con el ac­tual go­bierno; pla­nes con­ce­bi­dos pa­ra ge­ne­rar bie­nes­tar en la po­bla­ción y de for­ma sos­te­ni­ble; que no sean vis­tos co­mo un pu­ña­do de lo­cos que bus­car po­der, ven­gan­za e in­te­rés eco­nó­mi­co (al es­ti­lo 1998). En ter­cer lu­gar, aca­bar con esa sen­sa­ción que exis­te acer­ca de que el úni­co cam­bio po­si­ble en el po­der en Ve­ne­zue­la su­ce­de­ría den­tro del ma­du­ris­mo, y que la opo­si­ción que­da­ría co­mo sim­ple es­pec­ta­do­ra. Y en cuar­to lu­gar, los par­ti­dos de opo­si­ción de­ben ha­cer po­lí­ti­ca, de­jar la pre­sión de la tro­pa de las re­des so­cia­les a un la­do. En las re­des hay mu­cho lo­co e in­fil­tra­do. Se los di­ce un eco­no­mis­ta que ha vis­to a co­le­gas “alo­car­se” por cul­pa de las re­des, y có­mo esas mis­mas re­des han vuel­to fa­mo­sos a al­gu­nos que no sa­ben na­da del te­ma eco­nó­mi­co.

Sin uni­dad en la opo­si­ción, no hay po­si­bi­li­dad al­gu­na de cam­bio en lo po­lí­ti­co; por lo tan­to, la cri­sis y la de­s­es­pe­ran­za con­ti­nua­rán. Lle­gó el mo­men­to de eli­mi­nar los egos, de tra­ba­jar, de ha­cer po­lí­ti­ca de ver­dad, no so­lo por la cuen­ta de Twit­ter. Los enemi­gos son po­de­ro­sos (go­bierno y aliados).

>>Lle­gó el mo­men­to de eli­mi­nar los egos, de tra­ba­jar, de ha­cer po­lí­ti­ca de ver­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.