Va­ra­pa­lo de cua­tro lus­tros

El Nacional - - OPINIÓN - LEO­POL­DO LÓ­PEZ GIL

Nun­ca an­tes Ve­ne­zue­la ha­bía su­fri­do tan­to des­ba­ra­jus­te en su bie­nes­tar so­cial co­mo el cau­sa­do por los cua­tro lus­tros de in­mun­di­cia que ha re­pre­sen­ta­do el go­bierno bo­li­va­riano, cu­yo nom­bre so­lo oca­sio­na des­ho­nor al Li­ber­ta­dor e ig­no­mi­nia a las doc­tri­nas so­cia­lis­tas, al au­to­de­sig­nar­se co­mo su ver­sión del si­glo ac­tual.

Las gue­rras tie­nen siem­pre cos­tos ele­va­dos y do­lo­ro­sos, pe­ro son jus­ti­fi­ca­dos por los fi­nes que pro­po­nen con­se­guir los con­ten­do­res.

Es el ca­so que en Ve­ne­zue­la un go­bierno elec­to por vía de­mo­crá­ti­ca, al ha­cer­se del Po­der Eje­cu­ti­vo les de­cla­ró la gue­rra a su pro­pios ciu­da­da­nos, creó dos ban­dos, uno ro­jo y otro eti­que­ta­do co­mo es­cuá­li­do, in­digno de ali­men­tos, me­di­ci­nas o ser­vi­cio pú­bli­co al­guno.

Po­co tar­da­mos en com­pren­der la mag­ni­tud de la tra­ge­dia que se ave­ci­na­ba, el jue­go cóm­pli­ce de al­gu­nos di­ri­gen­tes que, ade­más de la fuer­za pa­ra de­nun­ciar y en­fren­tar al in­gen­te Le­via­tán, ca­lla­ron y has­ta en­tre­ga­ron los ins­tru­men­tos de los otros po­de­res, co­mo el Ju­di­cial y el Le­gis­la­ti­vo.

Cua­tro lus­tros han si­do ne­ce­sa­rios pa­ra con­ver­tir un país so­be­rano, ri­co y prós­pe­ro en el cam­po más yer­mo del con­ti­nen­te.

La in­dus­tria pe­tro­le­ra, que des­de su na­cio­na­li­za­ción ha­bía

con­se­gui­do ser mo­de­lo de ad­mi­nis­tra­ción, efi­cien­cia y con­ti­nuo cre­ci­mien­to con to­tal so­be­ra­nía, ha si­do la víc­ti­ma más con­tun­den­te de la es­té­ril gue­rra del so­cia­lis­mo del si­glo XXI con­tra nues­tro pue­blo.

El des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos y me­di­ci­nas es otra de las vic­to­rias des­co­llan­tes del go­bierno bo­li­va­riano, que ha lo­gra­do lle­var a 80% de la po­bla­ción a ni­ve­les tan ba­jos de in­ges­ta y fal­ta de me­di­ci­nas pa­ra ca­li­fi­car de po­bres ba­jo los cri­te­rios mun­dial­men­te acep­ta­dos; pe­ro, aún más pro­fun­da, la to­tal pér­di­da de so­be­ra­nía al no po­der ni si­quie­ra com­prar

fue­ra lo que no pro­du­ci­mos.

Po­ca luz ha­ce fal­ta pa­ra ver tan­tos erro­res y fe­cho­rías co­mo los co­me­ti­dos por los ge­ri­fal­tes ro­jos ro­ji­tos, pa­sa­ron a des­truir la ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca ase­gu­ran­do un efi­caz des­vío de fon­dos pa­ra que la ca­ren­cia del man­te­ni­mien­to re­que­ri­do o las in­ver­sio­nes pro­gra­ma­das por los pro­fe­sio­na­les del cam­po so­lo ase­gu­ra­sen la pe­num­bra eléc­tri­ca y el re­tro­ce­so de una in­dus­tria que fue en­vi­dia de los paí­ses her­ma­nos.

Es­te va­ra­pa­lo so­lo ha con­so­li­da­do la pér­di­da de so­be­ra­nía al ig­no­rar nues­tros re­cla­mos te­rri­to­ria­les, y ha lo­gra­do trans­for­mar

a un pue­blo or­gu­llo­so de su his­to­ria y cul­tu­ra en apén­di­ce de una is­la ca­ri­be­ña que en po­co más que me­dio si­glo no ha si­do re­fe­ren­cia de lo­gro al­guno. Va­ra­pa­lo que ha con­ver­ti­do a un país so­ña­do por in­mi­gran­tes en un éxo­do ma­si­vo tan es­pan­to­sa­men­te gran­de que se cons­ti­tu­ye en la pri­me­ra cau­sa de preo­cu­pa­ción del con­ti­nen­te.

Tal­vez sea ca­si im­po­si­ble en­ten­der có­mo se fra­guó y con­so­li­dóel ga­rro­ta­zo a Ve­ne­zue­la, pe­ro se­ría aún más in­com­pren­si­ble que el país de­ja­se de exis­tir y se con­vir­tie­ra en una pro­vin­cia cu­ba­na sin al­zar­se en desacuer­do con es­ta ca­na­lla­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.