“So­lo los es­tú­pi­dos no cam­bian de opi­nión”

El Nacional - - PORTADA - RAÚL FUEN­TES rfuen­tesx@gmail.com

Es más fá­cil creer que pen­sar con es­pí­ri­tu crí­ti­co Ernst Fis­cher

Hoy se ce­le­bra en la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na el Día del Sol­te­ro, Guang­gun Jie, fes­ti­vi­dad no vin­cu­la­da a tra­di­cio­nes mi­le­na­rias ni su­je­ta a di­rec­tri­ces del Par­ti­do Co­mu­nis­ta orien­ta­das al con­trol de la na­ta­li­dad, sino a la ini­cia­ti­va de es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Nan­kín a ob­je­to de exal­tar el ce­li­ba­to mas­cu­lino con fi­nes co­mer­cia­les. ¿Por qué el 11 del un­dé­ci­mo mes del año? Qui­zá por­que en la nu­me­ro­man­cia el 1, mi­tad del par, sim­bo­li­za la so­le­dad y la fe­cha 11/11 cua­dru­pli­ca el dí­gi­to.

Del sin­gu­lar fes­te­jo me en­te­ré por ca­sua­li­dad mien­tras in­da­ga­ba en las en­cru­ci­ja­das y ca­lle­jo­nes sin sa­li­da de In­ter­net cuán­do se con­su­mó el di­vor­cio en­tre Ca­ra­cas y La Ha­ba­na. Fue, pre­ci­sa la im­pre­ci­sa Wi­ki­pe­dia, el 11 de no­viem­bre de 1961, y sin alu­sión al­gu­na a los mo­ti­vos de la rup­tu­ra, asien­ta: “En Ca­ra­cas (Ve­ne­zue­la) el go­bierno tí­te­re de ese país rom­pe re­la­cio­nes con el go­bierno cu­bano”.

Quien col­gó la in­fa­me ca­li­fi­ca­ción a la in­ci­pien­te de­mo­cra­cia li­de­ra­da por Ró­mu­lo Be­tan­court en el po­pu­lar com­pen­dio del sa­ber ex­prés, til­da­do de opa­co, anár­qui­co y di­fa­ma­to­rio por sus de­trac­to­res, con­ce­de ra­zón al no­ve­lis­ta, fi­ló­so­fo y se­mió­lo­go ita­liano Um­ber­to Eco (1932-2016) pa­ra quien, pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos, el dra­ma de In­ter­net era ha­ber con­ver­ti­do al ton­to del pue­blo en por­ta­dor de la ver­dad. Sí, el au­tor de El

nom­bre de la ro­sa fue cáus­ti­co en sus re­pa­ros a la red de re­des y mor­daz en re­la­ción con las pla­ta­for­mas de so­cia­li­za­ción; po­cos me­ses an­tes de su de­ce­so, en de­cla­ra­cio­nes su­mi­nis­tra­das a La Stam­pa, ha­bló, co­mo re­za el es­lo­gan de Tal Cual, cla­ro y ras­pao: “Las re­des so­cia­les le dan el de­re­cho de ha­blar a le­gio­nes de idio­tas. Pri­me­ro ha­bla­ban so­lo en el bar des­pués de un va­so de vino, sin da­ñar a la co­mu­ni­dad. Y eran si­len­cia­dos rá­pi­da­men­te; aho­ra tie­nen el mis­mo de­re­cho de ha­blar que un pre­mio No­bel. Es la in­va­sión de los idio­tas”.

Mu­cho se pien­sa, dis­cu­te y es­cri­be por es­tos días y con jus­ti­fi­ca­da preo­cu­pa­ción so­bre có­mo la des­in­for­ma­ción, la pos­ver­dad y las fa­ke news di­fun­di­das a dis­cre­ción a tra­vés de los me­dios elec­tró­ni­cos dis­tor­sio­nan de­li­be­ra­da­men­te la reali­dad y pro­cu­ran su­plan­tar el acon­te­cer his­tó­ri­co con na­rra­ti­vas y pa­tra­ñas ade­cua­das a in­tere­ses par­ti­cu­la­res, sub­al­ter­nos y des­truc­ti­vos. El fe­nó­meno no es nue­vo. Jo­seph Goeb­bels, mi­nis­tro de Ilus­tra­ción Pú­bli­ca y Pro­pa­gan­da del III Reich, de­be bue­na par­te de su tris­te ce­le­bri­dad al apo­teg­ma “Si una men­ti­ra se re­pi­te los su­fi­cien­te, aca­ba por con­ver­tir­se en ver­dad”. Otro no­ta­ble an­te­ce­den­te lo te­ne­mos en el apa­ra­to pro­pa­gan­dís­ti­co de la Unión So­vié­ti­ca y su om­ni­pre­sen­cia en la en­se­ñan­za y de­sa­rro­llo de las ar­tes, ofi­cios y cien­cias so­cia­les, na­tu­ra­les y exac­tas. Con li­cen­cia pa­ra mo­di­fi­car o pros­cri­bir te­mas di­fí­ci­les de acep­tar sin con­tra­ve­nir las in­con­mo­vi­bles ver­da­des del ca­te­cis­mo mar­xis­ta le­ni­nis­ta, es de­cir, es­ta­li­nis­ta, y el in­ti­mi­dan­te au­xi­lio de la psi­quia­tría pu­ni­ti­va se obli­ga­ba a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca a re­trac­ta­cio­nes, au­to­crí­ti­cas y con­fe­sio­nes cuan­do el ma­te­ria­lis­mo, dia­léc­ti­co o his­tó­ri­co, lo re­que­ría. En al­gu­nas pá­gi­nas de El hom­bre sin al­ter­na­ti­va (So­bre la po­si­bi­li­dad e im­po­si­bi­li­dad de ser mar­xis­ta), el fi­ló­so­fo po­la­co Les­zek Ko­la­kows­ki (1927-2009) se re­fie­re tan­gen­cial­men­te a es­ta cues­tión y re­cuer­do ha­ber sub­ra­ya­do pá­rra­fos ati­nen­tes a los ata­ques for­mu­la­dos en los años cin­cuen­ta del pa­sa­do si­glo por quí­mi­cos so­vié­ti­cos a la teo­ría de la re­so­nan­cia por idea­lis­ta y reac­cio­na­ria.

Co­men­cé a leer ese li­bro en tra­duc­ción de An­drés Sán­chez Pas­cual pu­bli­ca­da en 1970 por Alian­za Edi­to­rial, pe­ro no al­can­cé a ter­mi­nar­lo, pues Teodoro Pet­koff me lo arre­ba­tó li­te­ral­men­te de las ma­nos en un ca­fé de Co­li­nas de Be­llo Mon­te don­de por al­gún tiem­po fui­mos ve­ci­nos. To­da­vía no se ha­bía fundado el MAS y co­men­ta­mos, re­cuer­do, la inuti­li­dad de pin­tas del ti­po ¡Aba­jo el re­vi­sio­nis­mo!, fir­ma­das por la J. C., pre­gun­tán­do­nos cuán­ta gen­te sa­bría qué sig­ni­fi­ca­ban ese is­mo y esas ini­cia­les, y nos reía­mos de un vo­lan­te en el cual se em­pla­za­ba a los es­tu­dian­tes de la UCV a leer a Le­nin y no a Mar­cu­se. Tiem­pos de re­no­va­ción y gra­ta re­cor­da­ción, evo­ca­dos pen­san­do en la irrup­ción de los idio­tas en el ci­be­res­pa­cio anun­cia­da por Eco. Por­que, no hay du­das:

han de­bi­do ser ba­du­la­ques en­ce­gue­ci­dos por la pré­di­ca del PSUV quie­nes, des­ti­lan­do hiel en es­ta­do pu­ro, di­fun­die­ron vía What­sApp un mal re­dac­ta­do me­mo­rial de agra­vios ar­ti­cu­la­do al sam­be­ni­to del asal­to al tren de El En­can­to, pa­ra con­ti­nuar ase­dian­do –ren­cor más allá de la muer­te– al au­tor de Che­co­es­lo­va­quia. El so­cia­lis­mo co­mo pro­ble­ma.

Los ve­ne­zo­la­nos es­ta­mos sien­do so­me­ti­dos de mo­do sis­te­má­ti­co a un ri­gu­ro­so la­va­do ce­re­bral a ma­nos de los ope­ra­do­res ideo­ló­gi­cos de la dic­ta­du­ra mi­li­tar ni­co­cha­vis­ta, fun­da­men­ta­do en la fal­si­fi­ca­ción de­li­be­ra­da del pa­sa­do y la for­ja de una épi­ca pa­trio­te­ra sus­ti­tu­ti­va del pre­sen­te y po­da­mos vi­vir del cuen­to con la vis­ta pues­ta en un es­pe­jo re­tro­vi­sor. In­he­ren­tes a esa pre­me­di­ta­da lo­bo­to­mía co­lec­ti­va son el si­len­cio e in­di­fe­ren­cia ofi­cial an­te la des­apa­ri­ción de ilus­tres ve­ne­zo­la­nos me­re­ce­do­res de ho­me­na­je na­cio­nal de par­te de per­do­na­vi­das sin mé­ri­tos y can­ta­ma­ña­nas em­po­de­ra­dos. Pien­so en el ho­nor per­di­do del ca­pi­tán ca­be­llo –me nie­go a ca­pi­tu­lar ese ape­lli­do ca­pi­lar– y su em­pe­ño en re­cu­pe­rar­lo en dó­la­res con la com­pli­ci­dad de una pan­di­lla in­con­di­cio­nal de jue­ces ve­na­les y ma­gis­tra­dos pre­va­ri­ca­do­res. El si­len­cio, la in­di­fe­ren­cia y la per­se­cu­ción, en el ca­so de Teodoro, glo­ri­fi­can. En cam­bio, un reconocimiento hi­pó­cri­ta del san­to ofi­cio cha­vis­ta pon­dría en tela de jui­cio la in­te­gri­dad y repu­tación de quien es ob­je­to del mis­mo. Por eso y por­que creo, co­mo sos­tu­vo el pro­pio Teo, que “so­lo los es­tú­pi­dos no cam­bian de opi­nión” de­ci­dí per­ge­ñar es­tas lí­neas, aun cuan­do es­ti­mé su­fi­cien­tes las exé­ge­sis pro­di­ga­das en los me­dios in­de­pen­dien­tes en oca­sión de su par­ti­da.

>>El si­len­cio, la in­di­fe­ren­cia y la per­se­cu­ción, en el ca­so de Teodoro, glo­ri­fi­can

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.