Ca­so Khas­hog­gi: 40 días de un cri­men lleno de in­te­rro­gan­tes MUN­DO P. 5

¿Quién dio la or­den de ma­tar­lo, dón­de es­tá el ca­dá­ver, có­mo des­apa­re­ció? La im­pu­ni­dad pla­nea so­bre es­te cri­men con­ver­ti­do en ficha pa­ra los jue­gos de gue­rra y di­plo­ma­cia que agi­tan la re­gión y su re­la­ción con Oc­ci­den­te

El Nacional - - PORTADA - HUM­BER­TO MÁR­QUEZ

Sí, de pe­lí­cu­la. Un cri­men que pa­re­ce sa­li­do de la plu­ma de un no­ve­lis­ta pe­ro que per­te­ne­ce a las reali­da­des de la gue­rra y la po­lí­ti­ca prac­ti­ca­das so­bre ese tro­zo del pla­ne­ta sem­bra­do de pe­tró­leo y de con­flic­tos sin so­lu­ción que es el Me­dio Orien­te. Y la víc­ti­ma, pa­ra ma­yor dra­ma­tis­mo, es un aqui­la­ta­do pe­rio­dis­ta que, a pun­to de ca­sar­se, en­tra a un con­su­la­do pa­ra ha­cer un sim­ple trá­mi­te y re­sul­ta atroz­men­te ase­si­na­do. Su nom­bre era Ja­mal Khas­hog­gi, de 59 años de edad, súb­di­to del Reino de Ara­bia Sau­di­ta. Sir­vió a su go­bierno has­ta que en 2017, te­me­ro­so, por­que qui­zás sa­bía de­ma­sia­do, se au­to­exi­lió en Es­ta­dos Uni­dos.

Es­cri­bía en el dia­rio The Was­hing­ton Post ar­tícu­los crí­ti­cos a la mo­nar­quía sau­di­ta y el 2 de oc­tu­bre pa­sa­do acu­dió al con­su­la­do de su país en Es­tam­bul, Tur­quía, pa­ra un trá­mi­te pre­vio a la bo­da que pre­pa­ra­ba con Ha­ti­ce Cen­giz, ciu­da­da­na tur­ca. Allí des­apa­re­ció.

Par­te de la opi­nión pú­bli­ca y po­lí­ti­cos de Nor­te­amé­ri­ca y Eu­ro­pa cla­man por san­cio­nes pa­ra los cul­pa­bles del cri­men y va­rios go­bier­nos se han pro­nun­cia­do so­bre bus­car o no un cas­ti­go pa­ra Riad.

En la re­gión, Ara­bia Sau­di­ta en­ca­ja el gol­pe, Tur­quía se cre­ce co­mo re­fe­ren­te en el mun­do is­lá­mi­co, Irán po­dría apro­ve­char el tras­pié de su ri­val y po­de­ro­sos hi­los se mue­ven pa­ra que no se afec­te el mer­ca­do pe­tro­le­ro y tam­po­co el de ar­mas.

¿Des­cuar­ti­za­do y di­suel­to? Las in­ves­ti­ga­cio­nes ade­lan­ta­das prin­ci­pal­men­te por Tur­quía cons­tru­yen un re­la­to fe­roz: Khas­hog­gi en­tra al con­su­la­do y en vez de bu­ró­cra­tas con se­llos y lap­tops en­cuen­tra a 15 agen­tes sau­di­tas que, in­for­ma­dos de su ci­ta, lle­ga­ron el día an­te­rior. Co­mien­za una dis­cu­sión, o un in­te­rro­ga­to­rio, o lla­ma­das a je­fes en Riad, o sim­ple­men­te lo so­me­ten, es­tran­gu­lan y lue­go un fo­ren­se mi­li­tar lo des­cuar­ti­za pa­ra sa­car los res­tos en va­rias va­li­jas. O qui­zá los di­suel­ven en áci­do pa­ra fa­ci­li­tar el tras­la­do y no de­jar ras­tros de lo ocu­rri­do.

Mi­cró­fo­nos ocul­tos del go­bierno tur­co –vio­lan­do nor­mas de la di­plo­ma­cia– re­co­gen el su­ce­so y Tur­quía sa­be que ha ocu­rri­do el ase­si­na­to. Un agen­te sau­di­ta ma­qui­lla­do co­mo Khas­hog­gi sa­le del con­su­la­do pa­ra si­mu­lar que el pe­rio­dis­ta aban­do­nó vi­vo el re­cin­to. Los de­más, con sus va­li­jas, van al ae­ro­puer­to y re­gre­san a Riad. El mis­te­rio du­ra po­co y el go­bierno sau­di­ta ad­mi­te el “error”: el pe­rio­dis­ta ha muer­to.

¿Dón­de es­tá el ca­dá­ver? ¿Quién efec­ti­va­men­te lo ma­tó? ¿Quién dio la or­den?

“No co­noz­co a nin­gún ex­per­to in­de­pen­dien­te que no es­té de acuer­do con la opi­nión de que el prín­ci­pe heredero es­ta­ba es­tre­cha­men­te in­vo­lu­cra­do”, re­su­mió el pro­fe­sor Nat­han Brown, ex­per­to en te­mas de Me­dio Orien­te en la es­ta­dou­ni­den­se Geor­ge Was­hing­ton Uni­ver­sity. El prín­ci­pe es Moha­med bin Sal­man, jo­ven heredero pe­ro ya con el po­der efec­ti­vo en el reino por la avan­za­da edad del mo­nar­ca Sal­man bin Ab­du­la­ziz.

Cul­pas y po­der. El pre­si­den­te de Tur­quía, Re­cep Er­do­gan, se­ña­ló a Riad co­mo res­pon­sa­ble. Va­rios go­ber­nan­tes eu­ro­peos no du­dan de que el reino es cul­pa­ble. El de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, ha cam­bia­do de opi­nión se­gún va­rían las evi­den­cias so­bre el cri­men, pe­ro siem­pre tra­tan­do de cui­dar a los alia­dos. El ru­so Vla­di­mir Pu­tin se de­sen­tien­de del asun­to y no du­da de la ver­sión que ofre­cen las au­to­ri­da­des sau­di­tas.

Las coor­de­na­das del jue­go de po­der en el área mues­tran a Es­ta­dos Uni­dos apo­yan­do al gru­po de go­bier­nos ára­bes mo­de­ra­dos que en­ca­be­zan los sau­di­tas pa­ra con­te­ner a Irán. El jo­ven prín­ci­pe Bin Sal­man apa­re­ce po­lí­ti­ca­men­te gol­pea­do “pe­ro si se con­vier­te en rey su in­fluen­cia se­rá lar­ga”, di­ce Brown. Los ira­níes, a su vez, apo­yan a los ri­va­les di­plo­má­ti­cos o ar­ma­dos de los sau­di­tas en Ye­men, Si­ria, Lí­bano y Qa­tar.

Tur­quía apro­ve­cha las car­tas que tie­ne en es­ta ba­ra­ja pa­ra des­ta­car co­mo lí­der en la re­gión y en el mun­do mu­sul­mán, co­mo fue du­ran­te si­glos has­ta ha­ce cien años. El ca­so del pe­rio­dis­ta Khas­hog­gi re­pre­sen­ta una pie­za en ese jue­go, tan­to co­mo lo cons­ti­tu­ye el man­to de im­pu­ni­dad que pa­re­ce re­cu­brir su ase­si­na­to.

No co­noz­co a nin­gún ex­per­to in­de­pen­dien­te que no es­té de acuer­do con la opi­nión de que el prín­ci­pe heredero es­ta­ba es­tre­cha­men­te in­vo­lu­cra­do”

Pro­fe­sor Nat­han Brown, Geor­ge Was­hing­ton Uni­ver­sity

Se­gu­ros es­ta­mos de que la tor­men­ta en torno a la muer­te de Khas­hog­gi pa­sa­rá, y no­so­tros se­gui­re­mos con nues­tra res­pon­sa­ble po­lí­ti­ca pe­tro­le­ra”

Ja­lid al-Fa­lih, Mi­nis­tro de Ener­gía de Ara­bia Sau­di­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.