Dia­na La­ne tam­bién quie­re po­der

La sex­ta y úl­ti­ma tem­po­ra­da de la se­rie de Netflix no ha te­ni­do los co­men­ta­rios más fa­vo­ra­bles ni de pú­bli­co ni de crí­ti­ca

El Nacional - - PRIMERA FILA -

Dia­ne La­ne y Gregg Kin­near tie­nen un re­to po­de­ro­so en la nue­va –y úl­ti­ma tem­po­ra­da– de la se­rie Hou­se of Cards: con­ver­tir­se en los enemi­gos más po­de­ro­sos de la pre­si­den­te Clai­re Un­der­wood (Ro­bin Wright).

Ade­más de po­ner a tem­blar a la es­tre­lla del pro­gra­ma, las nue­vas ca­ras de Hou­se of Cards ten­drán que de­mos­trar que el es­pí­ri­tu an­ta­go­nis­ta que los pre­ce­de tie­ne to­da la ener­gía pa­ra dar­le una des­pe­di­da dig­na al jue­go de po­lí­ti­ca, po­der y po­ca mo­ral que siem­pre ha ca­rac­te­ri­za­do a una de las pro­duc­cio­nes más im­por­tan­tes de la pla­ta­for­ma Netflix y a una na­rra­ti­va que ha te­ni­do que li­diar con gol­pes fuer­tes tan­to fren­te a las cá­ma­ras co­mo de­trás de ellas.

La­ne y Kin­near in­ter­pre­tan a An­net­he y Bill Shep­perd, dos her­ma­nos de un con­glo­me­ra­do in­dus­trial que tie­ne una in­je­ren­cia muy am­plia en el ám­bi­to po­lí­ti­co y no es­tán de acuer­do con una man­da­ta­ria que ha lle­ga­do has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias en su afán por pa­sar a la his­to­ria y que ya no tie­ne a su la­do la som­bra de Frank Un­der­wood (in­ter­pre­ta­do por el re­co­no­ci­do ac­tor Ke­vin Spa­cey, quien fue re­ti­ra­do por un es­cán­da­lo de abu­sos se­xua­les).

“Creo que An­net­te es una mu­jer que es­tá des­ti­na­da a cum­plir con la la­bor de con­trol de su fa­mi­lia, in­clu­so, si eso sig­ni­fi­ca sa­cri­fi­car su leal­tad a esa fa­mi­lia. Ella tam­bién tie­ne una ba­ta­lla y una bús­que­da per­so­nal de­bi­dos a su po­der”, co­men­ta La­ne.

“Es in­creí­ble ser par­te de un ‘show’ que ya tie­ne un tí­tu­lo icó­ni­co y que ade­más fue tan que­ri­do; que pre­ce­de y ha con­ti­nua­do es­ta era de su­rrea­lis­mo po­lí­ti­co que se vie­ne ex­pe­ri­men­tan­do en Es­ta­dos Uni­dos (...). In­ten­to no lle­nar­me de adre­na­li­na con res­pec­to al lan­za­mien­to de pro­yec­tos en los que he tra­ba­ja­do... ¡Pe­ro los fa­ná­ti­cos son reales y tam­bién lo son las ex­pec­ta­ti­vas!”, agre­ga emo­cio­na­da.

Ex­pli­ca que es im­por­tan­te ser una mu­jer po­de­ro­sa con­tra otra mu­jer po­de­ro­sa. “Es mi ma­ne­ra de ayu­dar al cie­rre de la his­to­ria de Clai­re”, re­cal­ca. A la vez se tra­ta de un ele­men­to de iden­ti­dad en el que se bo­rra cual­quier crí­ti­ca de se­xis­mo con­tra el pro­gra­ma.

“No creo que ha­ya se­xis­mo en la se­rie”, in­di­ca la ac­triz. “Tal vez ha­ya un po­co de pa­ter­na­lis­mo o pa­triar­ca­do en las di­ná­mi­cas de mi per­so­na­je, pe­ro eso ha­ce par­te o ya se in­ter­na­li­za un po­co en el uni­ver­so fe­me­nino (...). Aun­que hay que re­co­no­cer que es re­fres­can­te te­ner el po­der fe­me­nino re­pre­sen­ta­do en es­ta nue­va tem­po­ra­da”, cuen­ta.

To­dos es­pe­ran con an­sias el desem­pe­ño de Wright. Mu­chos tie­nen la se­gu­ri­dad de te­ner a una in­tér­pre­te que siem­pre ha de­mos­tra­do un in­tere­san­te ha­lo de se­rie­dad y cre­di­bi­li­dad en to­dos sus per­so­na­jes.

“Te di­ré es­to Fran­cis, cuan­do me se­pul­ten a mí no se­rá en el pa­tio tra­se­ro”, fue otra de las fra­ses con la que el per­so­na­je pre­de­cía sus nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des.

Eso es­pe­ran mi­llo­nes de fa­ná­ti­cos cuan­do se re­ve­le el fi­nal de Hou­se

of Cards.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.