Re­gre­so a ca­sa

El mú­si­co bar­qui­si­me­tano ase­gu­ra que hay pla­nes pa­ra tra­ba­jar en el país. La­men­ta que los ni­ños ha­yan pa­ga­do las con­se­cuen­cias por la sus­pen­sión de las gi­ras en 2017 de­bi­do a las de­cla­ra­cio­nes de Gus­ta­vo Du­da­mel

El Nacional - - PORTADA - HUM­BER­TO SÁN­CHEZ AMA­YA » @Hum­ber­toSan­chez

Vi­ve en Ber­lín, y des­de ha­ce año y me­dio no vi­si­ta­ba Ve­ne­zue­la. Re­tor­nó a su ca­sa, el sis­te­ma de or­ques­tas, don­de con­cre­ta una agen­da de tra­ba­jo pa­ra 2019. A los 34 años de edad, el di­rec­tor Die­go Mat­heuz se pre­pa­ra pa­ra vol­ver a al­zar la ba­tu­ta en Ja­pón

Ha­bía pa­sa­do año y me­dio sin vi­si­tar Ve­ne­zue­la. Su agen­da ha es­ta­do apre­ta­da, pe­ro Die­go Mat­heuz no quie­re que vuel­va a ocu­rrir. Tie­ne en men­te coor­di­nar sus ac­ti­vi­da­des pa­ra ve­nir con más fre­cuen­cia, y así re­tri­buir al sis­te­ma de or­ques­tas el éxi­to al­can­za­do.

Re­gre­sa a una ins­ti­tu­ción que es­te año per­dió a su fun­da­dor, Jo­sé An­to­nio Abreu. El mú­si­co bar­qui­si­me­tano per­te­ne­ce a esa ge­ne­ra­ción em­ble­ma, jun­to con los di­rec­to­res Gus­ta­vo Du­da­mel y Ch­ris­tian Vás­quez, so­bre la que re­cae el com­pro­mi­so de coad­yu­var en la con­ti­nui­dad del Sis­te­ma Na­cio­nal de Or­ques­tas y Co­ros Ju­ve­ni­les e In­fan­ti­les de Ve­ne­zue­la, que cum­pli­rá 44 años en 2019.

Mat­heuz ya tie­ne tres años vi­vien­do en Ber­lín, jun­to con su es­po­sa e hi­ja. La ciu­dad, de tan­ta im­por­tan­cia pa­ra la mú­si­ca aca­dé­mi­ca, es su cen­tro de ope­ra­cio­nes. “Es co­mo el Holly­wood, pe­ro de los mú­si­cos, un pun­to de re­fe­ren­cia de al­tí­si­mo ni­vel”, di­ce.

Con 34 años de edad, ha es­ta­do en es­ce­na­rios co­mo la Fe­ni­ce de Ve­ne­cia, de cu­ya or­ques­ta fue di­rec­tor prin­ci­pal du­ran­te cua­tro años. En 2017 re­gre­só pa­ra di­ri­gir La Tra­via­ta, de Giu­sep­pe Ver­di, quien es­tre­nó en ese tea­tro la cé­le­bre com­po­si­ción. “Si­gue sien­do mi ca­sa. Vuel­vo ca­da cier­to tiem­po”, di­ce. Y en Ita­lia tam­bién es­tá arrai­ga­da la im­pron­ta de Clau­dio Ab­ba­do, uno de sus men­to­res.

Mat­heuz es de po­cas pa­la­bras. Ha­bla de bra­zos cru­za­dos y po­cas ve­ces ha­ce al­gún ges­to. Aca­ba de sa­lir de un en­sa­yo en la Sa­la Si­món Bo­lí­var del Cen­tro Na­cio­nal de Ac­ción So­cial por la Mú­si­ca, don­de jun­to con la Sin­fó­ni­ca Si­món Bo­lí­var da­ba los úl­ti­mos ajus­tes a obras de Beet­ho­ven, el com­po­si­tor ele­gi­do pa­ra su re­gre­so a la ins­ti­tu­ción en un con­cier­to pre­vis­to pa­ra el vier- nes. El di­rec­tor tam­bién es­tá apre­su­ra­do, un de­ta­lle que ha­bían ad­ver­ti­do: siem­pre an­da co­rrien­do. Es cau­te­lo­so con las fotos, no le en­tu­sias­ma la idea de po­sar des­pués del en­sa­yo. Re­cuer­da que hay va­rias to­ma­das con an­te­rio­ri­dad, co­mo las que es­tán en su pá­gi­na web, pe­ro ce­de.

—En la bio­gra­fía de su si­te in­di­ca que en 2011 lo ca­li­fi­ca­ban co­mo uno de los íco­nos del ma­ña­na. ¿Con­si­de­ra que lo es?

—No me veo así, pe­ro tra­to de ha­cer lo me­jor que pue­do

y gra­cias a Dios to­do ha avan­za­do muy bien. Po­co a po­co he ido apren­dien­do y apor­tan­do lo que se pue­de.

—¿Qué tan­to in­flu­yó Clau­dio Ab­ba­do en su tra­yec­to­ria?

—Por su­pues­to es al­guien muy im­por­tan­te pa­ra mí. Tra­ba­jé mu­chos años con él, una per­so­na muy ge­ne­ro­sa que me brin­dó mu­chas opor­tu­ni­da­des, de la que apren­dí prác­ti­ca­men­te to­do, así co­mo del maes­tro Abreu. Son los dos

mú­si­cos más in­flu­yen­tes de mi ca­rre­ra. Aho­ra apli­co to­dos esos co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos en mi tra­ba­jo.

—¿Le hu­bie­se gus­ta­do es­tar más tiem­po en Ve­ne­cia?

—Creo que sí, aun­que fue una de­ci­sión mía. Te­nía otros pla­nes, pe­ro me hu­bie­ra gus­ta­do. Es­toy con­ten­to de lo que es­toy ha­cien­do.

—¿Có­mo en­cuen­tra el sis­te­ma sin la pre­sen­cia de Jo­sé An­to­nio Abreu?

—La ausencia del maes­tro Abreu es fí­si­ca. Él si­gue es­tan­do con no­so­tros y ca­da uno cum­ple con la mi­sión que nos en­co­men­dó pa­ra se­guir con es­te pro­yec­to y lle­var­lo a la ma­yor can­ti­dad de gen­te po­si­ble. En un país de 30 mi­llo­nes de per­so­nas, 1 mi­llón per­te­ne­ce a un pro­yec­to, el sis­te­ma. Eso es in­creí­ble.

—Pe­ro se­gu­ro en­cuen­tra una ins­ti­tu­ción afec­ta­da por la par­ti­da de mu­chos mú­si­cos.

—Con­si­go un país afec­ta­do por es­ta difícil si­tua­ción. A pe­sar de que no vi­vo acá, mu­chas de mis amis­ta­des y fa­mi­lia­res es­tán en Ve­ne­zue­la. Así que co­noz­co lo que vi­ven a dia­rio.

—¿Qué pla­nea pa­ra pre­sen­tar aquí en 2019?

—Hay va­rios pro­yec­tos que es­ta­mos eva­luan­do. La idea es tra­tar de que sean efec­ti­vos y ayu­den al cre­ci­mien­to de la or­ques­ta. To­da­vía no pue­do re­ve­lar­los.

—Co­no­ce a Gus­ta­vo Du­da­mel des­de ha­ce va­rios años. ¿Qué opi­na de la sus­pen­sión de las gi­ras que iba a rea­li­zar el año pa­sa­do con or­ques­tas del sis­te­ma?

—Es la­men­ta­ble. To­da per­so­na tie­ne de­re­cho a ex­pre­sar su opi­nión, aún más si eres ar­tis­ta por­que eres una voz que la gen­te es­cu­cha, una re­fe­ren­cia. Es la­men­ta­ble que sean los ni­ños de las or­ques­tas quie­nes pa­guen ese pre­cio.

—¿Te­me que mar­que un pre­ce­den­te y ha­ga que otros te­man emi­tir opi­nio­nes?

—Es­pe­ro que no. Es­pe­ro que no.

—¿A cuá­les di­rec­to­res de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes hay que se­guir­les la pis­ta?

—En es­tos dos años han sur­gi­do chi­cos ta­len­to­sos, pe­ro que no co­noz­co per­so­nal­men­te. Es­tán En­luis Mon­tes y Je­sús Uz­cá­te­gui, dos de los me­jo­res que te­ne­mos acá.

—Mú­si­cos ve­ne­zo­la­nos han ga­na­do con­cur­sos en el ex­te­rior, la ma­yo­ría for­ma­dos en el sis­te­ma. ¿Qué ha­ce la ins­ti­tu­ción pa­ra lo­grar una for­ma­ción re­co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te?

—La pre­pa­ra­ción or­ques­tal. El mé­to­do que se apli­ca en Ve­ne­zue­la es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te al de afue­ra. Te in­clu­yen en la or­ques­ta des­de el prin­ci­pio, una ex­pe­rien­cia que es una ven­ta­ja.

—¿Te­me que la po­lí­ti­ca afec­te al sis­te­ma?

—Es­pe­ro que no. Es el pro­yec­to más fac­ti­ble, tan­gi­ble, vi­si­ble y con ma­yo­res re­sul­ta­dos que hay en el país. Se­ría una lás­ti­ma que un go­bierno to­ma­ra ac­cio­nes en con­tra del sis­te­ma. No be­ne­fi­cia­ría a na­die.

La ausencia del maes­tro Abreu es fí­si­ca. Él si­gue es­tan­do con no­so­tros y ca­da uno cum­ple con la mi­sión que nos en­co­men­dó pa­ra se­guir con es­te pro­yec­to”

A pe­sar de que no vi­vo acá, mu­chas de mis amis­ta­des y fa­mi­lia­res es­tán en Ve­ne­zue­la. Así que co­noz­co lo que vi­ven a dia­rio”

MA­NUEL SARDÁ

MA­NUEL SARDÁ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.