7 des­ti­nos por des­cu­brir

Amé­ri­ca La­ti­na tie­ne lu­ga­res con en­can­to to­da­vía ale­ja­dos del tu­ris­mo ma­si­vo

El Nacional - - VIAJES & TURISMO - EL MER­CU­RIO CHI­LE SE­BAS­TIÁN MONTALVA WAINER

Te­so­ro en el no­roes­te

Til­ca­ra, Ar­gen­ti­na En la pro­vin­cia de Ju­juy, 200 ki­ló­me­tros al nor­te de Sal­ta, Til­ca­ra es una mez­cla de es­ti­los. “Tie­ne un po­co de las dos co­sas: la tran­qui­li­dad y sim­ple­za de un pue­blo, pe­ro tam­bién es un des­tino cos­mo­po­li­ta”, di­ce Da­niel Flo­res, edi­tor de la sec­ción Tu­ris­mo de La

Na­ción de Ar­gen­ti­na. “No es tu­ris­mo ru­ral, pe­ro tam­po­co un lu­gar so­bre­ven­di­do pa­ra tu­ris­tas. Hay lin­dos ho­te­les pe­que­ños, aun­que na­da de lu­jo. Una de las ac­ti­vi­da­des son las ca­mi­na­tas con ca­ra­va­nas de lla­mas”.

Aven­tu­ra en la sel­va

Ta­ra­po­to, Pe­rú

A una ho­ra en avión des­de Li­ma, en la re­gión de San Mar­tín, Ta­ra­po­to ga­ran­ti­za con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, un cli­ma pri­vi­le­gia­do y de­por­tes de aven­tu­ra co­mo ka­yak, ca­nopy y ra­pel, di­ce Be­lén Ta­va­res, edi­to­ra del su­ple­men­to ¡Va­mos! de El Co­mer­cio. Uno de los pa­seos es na­ve­gar por la la­gu­na Azul o ha­cer una ca­mi­na­ta por el bos­que tro­pi­cal, ob­ser­van­do la gran di­ver­si­dad de la sel­va, ha­cia las ca­ta­ra­tas de Ahuas­hi­ya­cu, Hua­ca­mi­llo y Pu­ca­ya­qui­llo. La gas­tro­no­mía tam­bién tie­ne su lu­gar en Ta­ra­po­to. “El pla­to es­tre­lla es el ta­ca­cho con ce­ci­na, ají de co­co­na y en­sa­la­da de chon­ta”. ¿Pa­ra dor­mir? Pu­ma­rin­ri Ama­zon Lod­ge, a ori­llas del río Hua­lla­ga (Pu­ma­rin­ri. com), y el Rús­ti­ca Ho­tel, con vis­ta a la sel­va (Rus­ti­caHo­te­les.com).

Se­cre­to in­te­lec­tual

Vi­lla Se­rra­na, Uru­guay

A 150 ki­ló­me­tros de Mon­te­vi­deo, en me­dio de las sie­rras de Mi­nas, Vi­lla Se­rra­na es una suer­te de se­cre­to a vo­ces en­tre los cha­rrúas. “Los in­te­lec­tua­les uru­gua­yos de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX fa­bri­ca­ron aquí su pro­pio pa­raí­so te­rre­nal”, di­ce Pa­blo Melgar, de la sec­ción Ciu­dad de El País de Uru­guay. El ar­qui­tec­to Ju­lio Vi­la­ma­jó fue quien con­ci­bió la vi­lla co­mo un com­ple­jo de des­can­so con re­mi­nis­cen­cias sui­zas. Quie­nes vi­si­tan Vi­lla Se­rra­na sue­len al­qui­lar ca­sas de ve­ra­neo, pues hay po­ca ho­te­le­ría. En­tre las ac­ti­vi­da­des pa­ra dis­fru­tar es­tán los pa­seos a ca­ba­llo o en bi­ci­cle­ta por la se­rra­nía.

Más que ca­fé

Quin­dío, Co­lom­bia

El de­par­ta­men­to del Quin­dío for­ma par­te del fa­mo­so Eje de Co­lom­bia, pe­ro su ofer­ta va mu­cho más allá de es­ta be­bi­da. “Es un lu­gar que tie­ne na­tu­ra­le­za y mon­ta­ñas, pe­ro tam­bién cuen­ta con cul­tu­ra y tra­di­cio­nes. Ade­más, allí es eter­na pri­ma­ve­ra: no se sien­te el ca­lor abra­sa­dor ni el frío de Bo­go­tá”, di­ce Adria­na Gar­zón, di­rec­to­ra de la sec­ción Vi­da de Hoy, de El Tiem­po de Co­lom­bia. Co­mo ba­se pa­ra ex­plo­rar es­ta zo­na, Gar­zón re­co­mien­da el pue­blo de Quim­ba­ya por­que es­tá equi­dis­tan­te de la ma­yo­ría de los pun­tos tu­rís­ti­cos por vi­si­tar, co­mo los pue­blos de Sa­len­to o Fi­lan­dia, que con­ser­van muy bien su ar­qui­tec­tu­ra pa­tri­mo­nial.

El es­ca­pe fa­mi­liar

Ma­nuel An­to­nio, Cos­ta Ri­ca El con­tras­te en­tre pla­yas y na­tu­ra­le­za es uno de los ele­men­tos que más des­ta­ca Jai­ro ViCa­fe­te­ro lle­gas, au­tor del blog de via­jes del dia­rio La Na­ción de Cos­ta Ri­ca, so­bre el Par­que Na­cio­nal Ma­nuel An­to­nio, en la cos­ta pa­cí­fi­ca. Pe­ro hay más. “Lo más bo­ni­to y sim­pá­ti­co es ver có­mo se te acer­can mo­nos y ma­pa­ches, que abun­dan en es­te par­que”, di­ce Vi­lle­gas des­de San Jo­sé. Ubi­ca­do a 171 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal (3 ho­ras en ca­rro), pa­ra ex­plo­rar es­te par­que Vi­lle­gas su­gie­re que­dar­se en ciu­da­des co­mo Que­pos, don­de hay ofer­tas de alo­ja­mien­to de to­do ti­po.

Ar­te y na­tu­ra­le­za

In­ho­tim, Bra­sil

“Mez­cla de mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo y jar­dín bo­tá­ni­co, In­ho­tim es un lu­gar es­pe­cial pa­ra quien cree que el ar­te y la na­tu­ra­le­za for­man un pa­re­ja per­fec­ta”, di­ce Mar­ce­lo Bal­bio, edi­tor de la sec­ción Boa Via­gem de O Glo­bo de Bra­sil. Si­tua­do en el es­ta­do de Mi­nas Ge­rais, en la ciu­dad de Bru­ma­din­ho –a 60 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal es­ta­dual, Be­lo Horizonte–, Bal­bio di­ce que en In­ho­tim to­do es­tá he­cho pa­ra im­pre­sio­nar y en­can­tar a los via­je­ros y que es­te lu­gar po­dría es­tar en Es­ta­dos Uni­dos, Sui­za o Ja­pón. “Es un mu­seo a cie­lo abier­to”, in­di­ca.

Si­tio gourmet

Oa­xa­ca, Mé­xi­co

Pa­san los años, pe­ro es­ta pre­cio­sa ciu­dad co­lo­nial –de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad– si­gue se­du­cien­do a los via­je­ros con su ofer­ta cu­li­na­ria, que se re­nue­va to­do el tiem­po. “A Oa­xa­ca tam­bién se via­ja pa­ra co­mer y be­ber mez­cal”, di­ce Gre­tel Za­ne­lla, edi­to­ra de Des­ti­nos de El Uni­ver­sal de Mé­xi­co. “Hay muy bue­nos res­tau­ran­tes tra­di­cio­na­les y de co­mi­da con­tem­po­rá­nea que re­in­ter­pre­tan los pla­ti­llos tí­pi­cos. Es­tá Zan­dun­ga, un res­tau­ran­te de co­ci­na ist­me­ña (de la re­gión del ist­mo de Tehuan­te­pec), Pi­tio­na y Ca­sa Oa­xa­ca, de co­ci­na con­tem­po­rá­nea”.

Co­lom­bia

FLICKR/MAYPITRAVEL/BOOKING/IN­HO­TIM.ORG.BR/@CMEXICANA

Pe­rú

Ar­gen­ti­na

Bra­sil

Cos­ta Ri­ca

Mé­xi­co

Uru­guay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.