7 erro­res en via­jes cor­tos

Al te­ner po­cos días de va­ca­cio­nes hay que apro­ve­char el tiem­po al má­xi­mo

El Nacional - - VIAJES & TURISMO - EL CO­MER­CIO

Hos­pe­dar­se le­jos de la ac­ción. Aun­que va­ya a pa­gar un po­co más por es­tar en un ho­tel cer­ca de las atrac­cio­nes de la ciu­dad, val­drá la pe­na pues po­drá aho­rrar mu­cho tiem­po en trans­por­te.

Re­ser­var vue­los con mu­chas co­ne­xio­nes.

A pe­sar de que al­gu­nos de los pa­sa­jes con co­ne­xio­nes múl­ti­ples son más ba­ra­tos, es­ta­rá per­dien­do ho­ras sa­gra­das al ir de ae­ro­puer­to en ae­ro­puer­to o al abor­dar mu­chos au­to­bu­ses. Me­jor eli­ja los vue­los di­rec­tos, pues tam­bién se li­bra­rá de im­pre­vis­tos co­mo can­ce­la­cio­nes de vue­los en el tra­yec­to. Que­rer ha­cer mu­cho en tan po­co tiem­po. De­ci­da qué es lo que quie­re vi­si­tar sí o sí du­ran­te su es­tan­cia y pla­nee su día. En vez de ir de un ex­tre­mo al otro de la ciu­dad en un día, pue­de apro­ve­char ver las co­sas que es­tán cer­ca un día y al día si­guien­te ir al otro ex­tre­mo pa­ra vi­si­tar el res­to de atrac­ti­vos. Im­pro­vi­sar. Aun­que hay co­sas que no se pue­den pla­near con mu­cha an­ti­ci­pa­ción, co­mo por ejem­plo en cuál res­tau­ran­te re­ser­var una me­sa, tam­po­co es bueno pa­sear du­ran­te una ho­ra por el lu­gar pen­san­do qué es lo que se le an­to­ja co­mer. Im­pro­vi­sar es la ma­ne­ra más fá­cil de per­der el tiem­po. Lo me­jor es que un par de ho­ras an­tes pien­se qué es lo que le re­sul­ta más fac­ti­ble pa­ra us­ted y sus acom­pa­ñan­tes o qué les pro­vo­ca co­mer.

Ol­vi­dar ade­cuar­se al ho­ra­rio de la ciu­dad. Es­te con­se­jo no va di­ri­gi­do al jetlag sino al mo­do de vi­da que tie­nen los ha­bi­tan­tes del lu­gar. Por ejem­plo, si lle­ga tem­prano al ho­tel sal­ga a ca­mi­nar por la ciu­dad, a to­plo mar un ca­fé o a co­mer al­go, pe­ro no se es­tre­se ha­cien­do gran­des pla­nes. En cam­bio, si lle­ga de no­che, in­ten­te des­can­sar lo más que pue­da du­ran­te el via­je pa­ra que cuan­do lle­gue a su des­tino ten­ga ener­gía pa­ra aco­plar­se a las ac­ti­vi­da­des de los ciu­da­da­nos.

Ves­tir­se pa­ra una par­te del día. No por aho­rrar equi­pa­je va a ir a una ce­na es­pe­cial ves­ti­do en short y san­da­lias. Tie­ne que em­pa­car in­te­li­gen­te­men­te pen­san­do que una pren­da tie­ne que com­bi­nar­la de di­fe­ren­tes ma­ne­ras pa­ra lo­grar atuen­dos di­fe­ren­tes pa­ra ca­da día. Siem­pre es bueno que pien­se en lle­var una mu­da pa­ra sa­lir de no­che, pe­ro tam­po­co hay que abu­sar pa­ra no te­ner que car­gar con mu­cho equi­pa­je.

No in­ves­ti­gar so­bre el lu­gar. Hay gen­te que le gus­ta via­jar sin rum­bo al­guno y ver dón­de los lle­va el vien­to. Pe­ro pa­ra via­jes de po­cos días es me­jor te­ner una idea de la ciu­dad. Mi­re al­gu­nos ma­pas del lu­gar y mi­da la dis­tan­cia en­tre el ae­ro­puer­to o ter­mi­nal de bu­ses has­ta el ho­tel y des­de es­te ha­cia los si­tios que quie­re vi­si­tar.

STOCKSY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.