“El de­fen­sor de­be de­fen­der a quien con­fron­ta el po­der”

El Nacional - - SIETE DÍAS - JOLGUER RO­DRÍ­GUEZ COS­TA jol­guerr@gmail.com

—¿Sen­ta­ría al ré­gi­men en el ban­qui­llo de su pro­gra­ma te­le­vi­si­vo Se ha di­cho?

—No uso la ex­pre­sión ré­gi­men, sino go­bierno. Un con­ci­lia­dor no pue­de ser par­cial ca­li­fi­can­do a otro, y me­nos pa­ra tra­tar de re­sol­ver un con­flic­to. Se­ría un pla­cer po­der in­ter­ve­nir en que am­bas par­tes en con­flic­to en­con­tra­ran pun­tos de acuer­do.

—¿Y a la di­ri­gen­cia opo­si­to­ra?

–En Se ha di­cho, co­mo en mi vi­da, ca­ben to­dos aque­llos que quie­ran tra­ba­jar por Ve­ne­zue­la; los unos y los otros.

—¿Un ve­re­dic­to pa­ra ca­da uno de ellos?

—Res­pe­tar­se, re­co­no­cer­se, y apli­car en to­dos la re­si­lien­cia co­mo he­rra­mien­ta pa­ra la re­cons­truc­ción de una Ve­ne­zue­la pa­ra to­dos.

—Y la po­bla­ción que eli­ge –o no eli­ge– a sus di­ri­gen­tes, ¿ten­dría que ser in­ter­pe­la­da?

—Ca­da ciu­da­dano de­be ser edu­ca­do pa­ra que su ca­pa­ci­dad de ele­gir su des­tino sea por con­vic­ción y ra­zón, un ejer­ci­cio im­por­tan­te en el em­po­de­ra­mien­to del de­re­cho de ele­gir y de ser ele­gi­do.

—Di­rec­to­ra na­cio­nal de pri­sio­nes del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia en 1997, a los 24 años de edad, ¿ya exis­tían los pra­nes o ve­nían en ca­mino?

—Su se­mi­lla se lla­ma­ba ba­rrio chino. En la me­di­da en que la so­cie­dad to­ma un ca­mino de de­ca­den­cia, in­se­gu­ri­dad e im­pu­ni­dad, sus an­ti­va­lo­res se exa­cer­ban en to­da fi­gu­ra que ya exis­tía.

—¿Tie­ne Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do más “tes­tos­te­ro­na” que mu­chos di­ri­gen­tes?

—Pre­ten­der ser lí­der des­de el fe­mi­nis­mo o el ma­chis­mo nun­ca ha si­do una bue­na idea pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca.

—Hi­ja de in­mi­gran­tes es­pa­ño­les, ¿emi­gra­ría?

—Yo soy una in­mi­gran­te; a los 2 años me to­có ve­nir a es­ta ma­ra­vi­llo­sa tie­rra que en 44 años no he aban­do­na­do. Co­noz­co, vi­vo, sé y sien­to lo que es ser una in­mi­gran­te, y te­ner una hi­ja que ha emi­gra­do. Ja­más lo he­mos vis­to des­de la vic­ti­mi­za­ción, sino con la va­len­tía del que to­ma una de­ci­sión de ele­gir un nue­vo des­tino.

—¿Qué tie­ne de po­lí­ti­ca?

—Con “p” pe­que­ña, ab­so­lu­ta­men­te na­da. Con “P” ma­yús­cu­la to­do lo po­si­ti­vo que ella con­lle­va: ha­cer, pro­po­ner, crear, trans­for­mar, de­di­car, in­ge­niar, go­ber­nar, unir, me­jo­rar, y to­dos los ca­li­fi­ca­ti­vos que en po­si­ti­vo pue­da con­lle- var una vi­sión de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en be­ne­fi­cio co­lec­ti­vo.

—¿De mon­ja?

—Mi ab­so­lu­ta fe en Dios, el po­der de creer en la ora­ción, en la jus­ti­cia di­vi­na, y sa­ber que los tiem­pos de Dios no son per­fec­tos si no hay obras que em­pu­jen a la es­pe­ran­za.

—¿Eró­ti­ca?

—Ha­go del ero­tis­mo un ar­te en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da. Ser eró­ti­co es ser apa­sio­na­do con amor en ca­da co­sa que se ha­ce. Ten­go un le­ma: pon­le pa­sión pa­ra que ha­ya emo­ción.

—¿Bai­la?

—Has­ta las pro­pa­gan­das. Y man­do a bai­lar. Una de las ex­pe­rien­cias más li­be­ra­do­ras del al­ma: bai­lar.

—¿Can­ta?

—Ni en la du­cha. Mi ca­rac­te­rís­ti­ca más di­ver­ti­da es que no me sé ni una le­tra de una can­ción.

—¿Se ha lan­za­do ves­ti­da al agua?

—Lo peor que he he­cho es lan­zar­me a una pis­ci­na sin agua.

—En su ca­so, ca­ra se­ria…

—No ten­go ca­ra se­ria, soy ab­so­lu­ta­men­te se­ria; no rí­gi­da, fle­xi­ble, pe­ro se­ve­ra­men­te hu­ma­na. Y ro­che­le­ra cuan­do se ame­ri­ta. Una hu­ma­na adap­ta­da a ca­da re­to que me to­que.

—¿Una au­to­crí­ti­ca al gre- mio de abo­ga­dos?

—Mu­chos han he­cho de la pro­fe­sión un es­pa­cio pa­ra ha­cer di­ne­ro, no por­que sea ma­lo ha­cer­lo sino que al­gu­nos en la bús­que­da de ello se han vo­la­do los va­lo­res, los prin­ci­pios, la éti­ca y so­bre to­do la jus­ti­cia.

—¿Qué ha­ce una jue­za de paz en un país tan vio­len­to y anár­qui­co?

—Pre­ci­sa­men­te eso: bus­car la paz. Que los ad­ver­sos, que los vio­len­tos, que los con­fron­ta­dos, que los opues­tos en­tien­dan que en cual­quier ti­po de con­flic­to pue­de ha­ber un pun­to me­dio que pa­ra la Bi­blia es la vir­tud y pa­ra los hom­bres es la jus­ti­cia.

—¿Ga­ran­ti­za la FANB la paz en el país?

—La paz de un país la de­ben fo­men­tar, ge­ne­rar, man­te­ner e im­pul­sar sus ciu­da­da­nos. Cuan­do los ciu­da­da­nos de­le­gan, o pier­den su paz, es­ta­mos en un ca­mino equi­vo­ca­do.

—¿A quién de­fien­de el de­fen­sor?

—Un de­fen­sor de­be de­fen­der al dé­bil, a quien se con­fron­ta con el po­der. Es el car­go más her­mo­so que tie­ne es­te país. El es­pa­cio don­de se pue­den lo­grar gran­des cam­bios.

—¿Quién fis­ca­li­za al fis­cal?

—Se­gún la Cons­ti­tu­ción, el Po­der Ju­di­cial, que tie­ne en sus ma­nos des­de siem­pre la de­mo­cra­cia de un país, la más gran­de res­pon­sa­bi­li­dad del fu­tu­ro.

—¿Es cie­ga o sor­da la jus­ti­cia en Ve­ne­zue­la?

—Con tal que no sea mu­da to­do se pue­de re­cu­pe­rar.

—A pe­sar de es­tar sim­bo­li­za­da por una da­ma, ¿por qué la jus­ti­cia es tan gol­pea­da?

—No tie­ne que ver que sea o no una da­ma; es­tá gol­pea­da por­que ja­más se ha cons­ti­tui­do en un va­lor del ho­gar, de la es­cue­la o de la ciu­da­da­nía. Lo más le­jano a un ve­ne­zo­lano es su sen­ti­do y de­re­cho de la jus­ti­cia.

—¿Se ha sen­ti­do co­mo esa da­ma?

—No, ja­más. Yo no me de­jo gol­pear. No me gus­tan las víc­ti­mas, por eso me ale­jo de ser­lo.

—¿Qué pue­de y qué no pue­de ha­cer el TSJ nom­bra­do en el ex­te­rior?

—Ab­so­lu­ta­men­te na­da. Sien­to mu­cho que se tra­te de ven­der es­pe­ran­zas con he­rra­mien­tas que ge­ne­ra­rán más frus­tra­cio­nes que be­ne­fi­cios. La es­tra­te­gia po­lí­ti­ca a ve­ces es más cie­ga que la jus­ti­cia,

—¿Qué pa­sa­ría en Ve­ne­zue­la si los po­de­res fue­sen au­tó­no­mos?

—Se lla­ma­ría pa­raí­so, y se­ría el cie­lo. Nun­ca lo fue, y no lo se­rá si los ciu­da­da­nos no lu­cha­mos por ello des­de el con­cep­to real de de­mo­cra­cia, y no des­de la ya ago­ta­do­ra con­fron­ta­ción sin so­lu­ción.

COR­TE­SÍA ISA GRACÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.