Na­vi­dad ve­ne­zo­la­na 2018

El Nacional - - PORTADA - Ovi­dio Pé­rez Mo­ra­les

Hay dos reali­da­des (no fan­ta­sías) cu­ya ar­ti­cu­la­ción el cris­tiano no per­ci­be ra­cio­nal­men­te de mo­do cla­ro; la for­mu­la co­mo ver­dad que lo tras­cien­de. Al fin y al ca­bo, Dios y su crea­tu­ra se mue­ven a ni­ve­les ra­di­cal­men­te dis­tin­tos. Así: Cris­to es Se­ñor de la his­to­ria y, sin em­bar­go, es­ta cons­ti­tu­ye ta­rea de nues­tra li­ber­tad, por cuan­to Dios creó al ser hu­mano li­bre, pro­ta­go­nis­ta, res­pon­sa­ble.

Sue­na en­ton­ces pa­ra­dó­ji­co, pe­ro ver­da­de­ro: hay que pe­dir a Dios la paz y al mis­mo tiem­po em­pe­ñar­nos en es­ta­ble­cer­la. Un mi­le­na­rio le­ma be­ne­dic­tino acer­ta­da­men­te di­ce: ora et la­bo­ra (re­za y tra­ba­ja). En es­te sen­ti­do, re­zar por la sa­lud no dis­pen­sa de acu­dir al mé­di­co. De igual ma­ne­ra, en el hoy ve­ne­zo­lano de­be­mos pe­dir mu­cho al Al­tí­si­mo nos con­ce­da un cam­bio de di­rec­ción po­lí­ti­ca y al mis­mo tiem­po con­ju­gar nues­tros es­fuer­zos pa­ra lo­grar un go­bierno de tran­si­ción.

La Na­vi­dad ve­ne­zo­la­na de es­te 2018 es un tiem­po par­ti­cu­lar­men­te opor­tuno pa­ra re­fle­xio­nar y ac­tuar res­pec­to de la con­fi­gu­ra­ción y orien­ta­ción que he­mos de dar a la con­vi­ven­cia na­cio­nal, da­do el desas­tre en que nos en­con­tra­mos y la frac­tu­ra y di­vi­sio­nes que ex­pe­ri­men­ta el cuer­po de la na­ción, co­mo efec­to, fun­da­men­tal­men­te, de un pro­yec­to po­lí­ti­co-ideo­ló­gi­co in­hu­mano, co­mu­nis­ta, to­ta­li­ta­rio.

Hay dos tex­tos bí­bli­cos su­ma­men­te ilu­mi­na­do­res so­bre el plan de­fi­ni­ti­vo di­vino so­bre la his­to­ria, el cual tra­za por con­si­guien­te el ho­ri­zon­te ha­cia el que la hu­ma­ni­dad ha de di­ri­gir sus pa­sos. Se tra­ta de dos men­sa­jes me­siá­ni­cos del pro­fe­ta Isaías, per­so­na­je cla­ve pa­ra el pue­blo de Is­rael y que los cris­tia­nos re­cor­da­mos de mo­do es­pe­cial en es­te tiem­po pre­pa­ra­to­rio de la Na­vi­dad. Son los con­te­ni­dos en el li­bro de es­te pro­fe­ta en los ca­pí­tu­los 2 (ver­sícu­lo 4) y 11 (ver­sícu­los 6-9).

El pri­me­ro di­ce así: “For­ja­rán de sus es­pa­das aza­do­nes, y de sus lan­zas po­da­de­ras”. Y el se­gun­do: “Se­rán ve­ci­nos el lo­bo y el cor­de­ro, y el leo­par­do se echa­rá con el ca­bri­to, el no­vi­llo y el ca­cho­rro pa­ce­rán jun­tos, y un ni­ño pe­que­ño los con­du­ci­rá. La va­ca y la osa pa­ce­rán, jun­tas acos­ta­rán sus crías, el león, co­mo los bue­yes, co­me­rá pa­ja. Hur­ga­rá el ni­ño de pe­cho en el agu­je­ro del ás­pid, y en la hu­ra de la ví­bo­ra el re­cién des­te­ta­do me­te­rá la mano. Na­die ha­rá da­ño, na­die ha­rá mal en to­do mi san­to Mon­te, por­que la tie­rra es­tá lle­na del co­no­ci­mien­to de Yah­veh”.

Así di­bu­ja el pro­fe­ta Isaías los tiem­pos úl­ti­mos, me­siá­ni­cos, en que la hu­ma­ni­dad es­ta­rá pe­ne­tra­da del co­no­ci­mien­to de Dios. En len­gua­je bí­bli­co “co­no­ci­mien­to” no es so­lo al­go cog­nos­ci­ti­vo, gno­seo­ló­gi­co, sino que en­tra­ña re­co­no­ci­mien­to, ad­he­sión, unión. Por cier­to, el pa­pa Fran­cis­co en su en­cí­cli­ca eco­ló­gi­ca, Lau­da­to Si’, en la pers­pec­ti­va de san Fran­cis­co de Asís, ha­bla de una co­mu­nión uni­ver­sal co­mo gran plan de Dios, que en­tra­ña una pro­fun­da unión del ser hu­mano con la na­tu­ra­le­za. Ser hu­mano cu­ya más hon­da y de­fi­ni­ti­va vo­ca­ción es la co­mu­nión con la Tri­ni­dad Di­vi­na.

Es­ta Na­vi­dad, ce­le­bra­ción del

na­ci­mien­to del “Prín­ci­pe de la Paz” (Isaías 9, 6) que vie­ne a traer paz a los hom­bres ama­dos de Dios (ver Lc 2, 14), en­cuen­tra a nues­tra Ve­ne­zue­la en­vuel­ta en gra­ve con­flic­to. Al país se lo quie­re di­vi­dir en “re­vo­lu­cio­na­rios” y “trai­do­res a la pa­tria”; tam­bién se lo es­tá des­po­blan­do por ca­ren­cias cul­pa­bles y abun­dan­te re­pre­sión. El ré­gi­men des­tru­ye, di­vi­de, dis­cri­mi­na y en­car­ce­la pa­ra po­der do­mi­nar más­fá­cil­men­teaun­pue­blo­cu­yo ejer­ci­cio de so­be­ra­nía ha usur­pa­do. Na­vi­dad 2018 se plan­tea así, de ma­ne­ra ur­gen­te y obli­gan­te, co­mo com­pro­mi­so ciu­da­dano por el res­ta­ble­ci­mien­to de la paz en li­ber­tad-pro­gre­so­so­li­da­ri­dad-de­mo­cra­cia-fra­ter­ni­dad. Al­go que de­be­mos pe­dir con fer­vor a Dios y tra­ba­jar de mo­do per­sis­ten­te.

He­mos de ha­cer de nues­tra Ve­ne­zue­la, me­dian­te una po­si­ti­va tran­si­ción po­lí­ti­ca, un ver­da­de­ro ám­bi­to de paz, com­par­tir, en­cuen­tro na­cio­nal; la pro­fe­cía de Isaías ha de ins­pi­rar nues­tra ac­ción pa­ra re­cons­truir el país co­mo ca­sa co­mún de to­dos los ve­ne­zo­la­nos. Ca­sa mul­ti­co­lor y po­li­fó­ni­ca en que to­dos po­da­mos te­ner y ex­pre­sar nues­tras con­vic­cio­nes y contribuir co­rres­pon­sa­ble­men­te al bien co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.