Ni ca­llar ni otor­gar

El Nacional - - OPINIÓN - ALFREDO CEDEÑO

El que ca­lla otor­ga, re­fie­re la sa­bi­du­ría poE­pu­lar.

¿La al­ga­ra­bien­ta di­ri­gen­cia opo­si­to­ra me­re­ce que se le otor­gue al­go? Sal­vo con­ta­dí­si­mas ex­cep­cio­nes no me­re­cen ni agua, por eso es que no po­de­mos ca­llar an­te ellos y se­guir­les exi­gien­do cla­ri­dad, ho­nes­ti­dad y com­pro­mi­so. No ce­san de con­vo­car a unas elec­cio­nes que bien sa­be­mos to­dos có­mo van a ter­mi­nar, el go­bierno es­tá tan cla­ro en ello que ya ni se ocu­pan de si­mu­lar res­pe­to a las apa­rien­cias. ¿O creen que lo de la Fe­de­ra­ción de Cen­tros Uni­ver­si­ta­rios de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo no es una cla­ra de­cla­ra­ción de prin­ci­pios de que aquí se ha­ce lo que sa­le del fo­rro de sus ro­jas vo­lun­ta­des?

Pa­ra quie­nes no es­tán al tan­to de lo que allí pa­só, re­su­mo: la co­mu­ni­dad de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo es­co­gió a Mar- lon Díaz co­mo pre­si­den­te del or­ga­nis­mo es­tu­dian­til, y una com­par­sa de “jue­ces” de­ci­dió que no, que la pre­si­den­cia le co­rres­pon­día a la “ba­chi­lle­ra” Jes­si­ca Díaz, quien rau­da y ex­pe­di­ta apa­re­ció con sus len­te­ci­tos de Hor­mi­ga Ató­mi­ca y su ca­be­lle­ra a lo “fos­fo­ri­to” Va­le­ra exi­gien­do res­pe­to a su con­di­ción de pri­me­ra man­da­ta­ria es­tu­dian­til. ¡Es que los jun­tas a to­dos y no sa­le ni un cuar­ti­llo que sir­va!

To­dos, por lo vis­to, bus­can emu­lar a ese far­do de re­fra­nes que pa­sea su em­bo­jo­ta­da anato­mía por los muy con­ta­dos es­ce­na­rios don­de pue­de acu­dir a es­ce­ni­fi­car sus ópe­ras bu­fas. Y ya que de re­fra­nes es­cri­bo me vie­ne aquel de: ¿Quie­res co­no­cer a Pa­bli­to?, da­le un car­gui­to. Al men­cio­na­do ser le die­ron un car­go­te y es­ta­mos co­no­cien­do a ple­ni­tud las ha­bi­li­da­des de Go­fio­te. Ese mis­mo al que, ase­gu­ran mien­tras se des­ga­ñi­tan con fer­vor mi­sio­ne­ro, se sa­ca­rá con unas elec­cio­nes que es­ta­rán ba­jo la su­per­vi­sión de do­ña Ti­bi­say. Y la reac­ción más per­ver­ti­da de es­te mo­men­to na­da gra­cio­so es que quie­nes he­mos de­nun­cia­do se­me­jan­te des­pro­pó­si­to so­mos acu­sa­dos de “co­la­bo­ra­cio­nis­tas” del ré­gi­men. ¿Son cre­ti­nos o es­tán en­tre­nan­do? Por lo vis­to lle­ga­mos a un pun­to en el que los co­ne­jos per­si­guen las es­co­pe­tas.

Mien­tras tan­to, y co­mo quien no quie­re la co­sa, se jue­ga a de­jar caer en el ol­vi­do los ase­si­na­tos de Os­car Pé­rez, Fernando Al­bán, Juan Pa­blo Per­na­le­te, Neo­mar Lan­der, Jor­ge Tor­to­za y pa­re­mos de con­tar. Tam­bién se jue­ga a se­pul­tar el es­cán­da­lo de An­dra­de, Go­rrín y sus com­par­sas de la bur­gue­sía ro­ji­ta. Si­mi­lar tra­to dan al re­par­to del te­rri­to­rio na­cio­nal en­tre las pan­di­llas chi­nas, ru­sas, tur­cas y cuan­to bi­cho de uña pue­da exis­tir. Un tea­tro de ma­rio­ne­tas peo­rras que pre­ten­den aplau­da­mos con fer­vor pa­trio, mien­tras to­dos ellos, ro­jos y azu­les, si­guen en su jue­go ma­ca­bro de ejer­cer el po­der. ¡Y nos exi­gen si­len­cio!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.