De­nun­cia­ron que la policía si­mu­ló ti­ro­teo con un mo­to­ta­xis­ta

La pa­re­ja del fa­lle­ci­do di­jo que su ma­ri­do dis­cu­tió con un hom­bre que iba en otra mo­to y que es ami­go de fun­cio­na­rios po­li­cia­les

El Nacional - - SUCESOS - S. G.

Ana Gra­na­dos de­nun­ció que ella y su ma­ri­do, que re­sul­tó muer­to por una co­mi­sión de la PNB, fue­ron víc­ti­mas de un hom­bre que tie­ne amis­tad con fun­cio­na­rios po­li­cia­les.

Gra­na­dos re­la­tó que el mar­tes a la 1:00 pm se des­pla­za­ba en una mo­to Em­pi­re con su pa­re­ja, Yor­man Jo­sé Sanz, de 23 años de edad, y su be­bé de dos me­ses de na­ci­da. Des­de otra mo­to, con­du­ci­da por un hom­bre iden­ti­fi­ca­do co­mo Yos­ward Mar­tí­nez, es­te y Sanz dis­cu­tie­ron. De acuer­do con lo ex­pli­ca­do por Gra­na­dos, Mar­tí­nez lo­gró que fue­ran de­te­ni­dos por una co­mi­sión de la PNB que lue­go los de­jó en libertad por­que al re­vi­sar la mo­to se per­ca­ta­ron de que era le­gal; no obs­tan­te, Mar­tí­nez in­sis­tió en que la pa­re­ja de­bía ser de­te­ni­da y una co­mi­sión de Po­li­ca­ra­cas la tras­la­dó a la je­fa­tu­ra ci­vil de la pa­rro­quia San­ta Ro­sa­lía.

Co­mo Gra­na­dos te­nía una so­li­ci­tud de­bi­do a que es­ta­ba a pre­sen­ta­ción an­te un tri­bu­nal y lue­go de es­tar em­ba­ra­za­da no pu­do cum­plir con la me­di­da por di­fi­cul­ta­des en la ges­ta­ción, la de­tu­vie­ron, pe­ro te­nía que en­tre­gar la ni­ña a al­guien para que se hi­cie­ra car­go. An­tes de ir­se le en­tre­gó la be­bé a su pa­re­ja para que se des­pi­die­ra de ella. En ese mo­men­to, Sanz le ma­ni­fes­tó a Gra­na­dos: “Es­tos me van a ma­tar”.

A Ana Gra­na­dos la tras­la­da­ron en una pa­tru­lla has­ta la re­si­den­cia de su sue­gra, a quien le en­tre­gó la ni­ña. Pos­te­rior­men­te re­gre­só a la je­fa­tu­ra ci­vil, pe­ro ya su ma­ri­do no es­ta­ba allí; se lo ha­bían lle­va­do con des­tino des­co­no­ci­do. In­di­có que una vez que Yor­man Sanz fue de­te­ni­do en la se­de de la je­fa­tu­ra ci­vil lle­ga­ron co­mi­sio­nes del Cicpc, Po­li­ca­ra­cas, Se­bin, FAES y PNB, y a ella le di­je­ron que su pa­re­ja ha­bía muer­to en el hos­pi­tal Pé­rez Ca­rre­ño, pe­ro allí no es­tá re­gis­tra­do el in­gre­so de Sanz. Gra­na­dos tie­ne in­for­ma­ción que el ca­dá­ver lo tras­la­da­ron di­rec­ta­men­te a la mor­gue. Al pa­re­cer, lo sa­ca­ron de la je­fa­tu­ra ci­vil y lo lle­va­ron a un sec­tor de El Ce­men­te­rio don­de lo ul­ti­ma­ron.

Cuan­do ella fue a de­cla­rar en la policía judicial le in­di­ca­ron que se ha­bía tra­ta­do de un en­fren­ta­mien­to, asun­to que ella no cree ya que si fue de­te­ni­do no po­día in­ter­cam­biar dis­pa­ros con la policía, pues lo ha­bían so­me­ti­do.

“Tu­ve un em­ba­ra­zo de alto ries­go y por eso no pu­de pre­sen­tar­me an­te el tri­bu­nal. Es­tu­ve pre­sa por una ri­ña”, ex­pli­có. Ana Gra­na­dos di­jo que te­me que ha­ya re­pre­sa­lias con­tra ella por­que des­de ha­ce tres me­ses ha si­do ame­na­za­da y per­se­gui­da. De­nun­cia­rá lo ocu­rri­do en la Fis­ca­lía. In­di­có que la pri­me­ra vez que de­tu­vie­ron a su pa­re­ja le impu­taron el ho­mi­ci­dio de una jo­ven, en Ca­pi­to­lio, ocu­rri­do ha­ce un mes. Lue­go, Sanz que­dó en libertad por­que un vi­deo de­mos­tró que él no era el ho­mi­ci­da. En esa opor­tu­ni­dad a su ma­ri­do, que era mo­to­ta­xis­ta, los po­li­cías le qui­ta­ron un re­loj Techno Ma­ri­ne y unos zar­ci­llos de oro de su abue­la.

La pa­re­ja vi­vía en la ave­ni­da Vic­to­ria con sus tres hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.