¿De­be­mos pro­te­ger a los ma­los ba­tea­do­res?

El Nacional - - PRIMERA FILA - Twit­ter: @Ig­na­cioSe­rrano www.ele­mer­gen­te.com IG­NA­CIO SE­RRANO » ise­[email protected]­cio­nal.com

Cir­cu­ló en 2018 una im­pre­sio­nan­te foto de la de­fen­si­va de los Astros, re­tra­to de los tiem­pos que vi­ve el beis­bol. Seis de los sie­te in­fiel­ders y jar­di­ne­ros lle­na­ban los es­pa­cios que van del cen­ter al right, in­clu­yen­do a los cua­tro ju­ga­do­res del cua­dro, apre­ta­dos en­tre el fondo del aba­ni­co, la segunda ba­se y el te­rreno cor­to de la pra­de­ra de­re­cha.

So­la­men­te el jar­di­ne­ro iz­quier­do se man­te­nía en la otra mi­tad del cam­po.

Joey Ga­llo era el ba­tea­dor. Es un to­le­te­ro zur­do de fuer­za, cu­ya ten­den­cia a ha­lar la pe­lo­ta es ab­so­lu­ta, y el ma­na­ger A.J. Hinch res­pon­dió así a la ex­pec­ta­ti­va de que Ga­llo, co­mo siem­pre, tra­ta­ría de lle­var­se la pe­lo­ta ha­cia su ban­da.

Al­gu­nos afi­cio­na­dos tra­di­cio­na­lis­tas ven en esa foto un aten­ta­do con­tra el buen beis­bol. Pe­ro no. La foto mos­tra­ba a un mal ba­tea­dor.

Si el slug­ger de los Ran­gers tu­vie­ra habilidad con el bar­qui­llo, no so­lo fuer­za bru­ta, ha­bría que ju­gar­le de otro modo. Lo su­yo es un em­pe­ño ca­si ma­chis­ta de de­mos­trar que po­drá im­po­ner su po­der, sin im­por­tar dón­de le jue­guen y qué lan­za­mien­to le ha­gan.

Lle­va­mos dé­ca­das ala­ban­do a los to­le­te­ros de buen swing, a esos que man­dan la pe­lo­ta a la ban­da con­tra­ria cuan­do el pit­cheo es­tá fue­ra. ¿Por qué na­die ha­ce el ajus­te de­fen­si­vo con Mi­guel Ca­bre­ra? Por­que apren­dió a ser edu­ca­do en el ho­me y desa­rro­lló, has­ta el asom­bro, su ca­pa­ci­dad para gol­pear a la bar­da de right.

En lu­gar de pen­sar en es­ti­mu­lar la habilidad de ca­da quien, el co­mi­sio­na­do Rob Man­fred vuel­ve a la car­ga con su de­seo de eli­mi­nar los ajus­tes de­fen­si­vos. Di­ce Jay­son Stark en The Ath­le­tic que cuen­ta con el apo­yo del Co­mi­té de Com­pe­ti­ción de la MLB para in­ten­tar una ini­cia­ti­va con­tra el shift.

Man­fred sor­pren­de con sus cru­za­das. Tan­tos asun­tos ca­pi­ta­les y pre­fie­re es­to, o ga­nar 30 se­gun­dos por jue­go al eli­mi­nar los cua­tro pit­cheos de la ba­se por bo­las in­ten­cio­nal.

¿Por qué na­ce el ajus­te de­fen­si­vo? Co­mo reac­ción an­te ba­tea­do­res es­pe­cí­fi­cos. Ha­ce 70 años lo em­plea­ba Lou Bou­dreau con­tra el gran Ted Wi­lliams, que igual se can­só de dar hits de to­dos los ta­ma­ños. Mil ve­ces vi­mos a Pom­pe­yo Da­va­li­llo, Ru­bén Ama­ro o Do­min­go Ca­rras­quel usar a un out­fiel­der co­mo quin­to in­fiel­der. No es una me­di­da “sa­ber­mé­tri­ca”. So­bran los an­te­ce­den­tes.

El pun­to es­tá en el avan­ce de los es­tu­dios, la cons­ta­ta­ción de las ten­den­cias, la exis­ten­cia de más ins­tru­men­tos para com­pro­bar­lo y las enor­mes di­fe­ren­cias pre­su­pues­ta­rias que exis­ten en la MLB. Hoy se ve por do­quier, pe­ro el shift co­mo ar­ma de uso ma­si­vo em­pe­zó en fran­qui­cias de mer­ca­dos pe­que­ños, co­mo los Rays o lue­go los Pi­ra­tas. Era un modo de com­pen­sar con in­te­li­gen­cia lo que las bi­lle­te­ras no pue­den com­prar. Es apa­sio­nan­te la his­to­ria de có­mo Pit­ts­burgh lo­gró su pri­me­ra za­fra so­bre .500 en dos dé­ca­das, ape­lan­do a los lan­za­do­res que fuer­zan ro­da­dos y al co­rrec­to po­si­cio­na­mien­to del in­field.

El Co­mi­té de Com­pe­ti­ción de­be­ría preo­cu­par­se más por el cons­tan­te des­man­te­la­mien­to de equi­pos a los que no les im­por­ta ser úl­ti­mos, con tal de ser pri­me­ros lue­go en el draft co­le­gial. Pre­fie­re, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ata­car un re­cur­so que ha ayu­da­do a los pe­que­ños a es­tre­char di­fe­ren­cias.

Man­fred po­dría ocu­par­se de otras co­sas, en vez de pre­miar a ma­los to­le­te­ros que son in­ca­pa­ces de re­gar de ba­ta­zos to­do el te­rreno y que ne­ce­si­tan ayu­das co­mo es­ta para su­mar más hits.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.