An­tes y des­pués de Hu­go

El Nacional - - PORTADA -

Tie­nen ra­zón en par­te quie­nes, des­de el “cha­vis­mo pu­ro”, di­cen mo­les­tar­se por­que los crí­ti­cos de es­te go­bierno di­ri­gen sus dar­dos con­tra el hoy san­ti­fi­ca­do y a la vez ex­co­mul­ga­do co­man­dan­te Chá­vez, pe­ro ol­vi­dan que de aque­llos lo­dos lle­ga­ron es­tos pol­vos. Na­die en po­lí­ti­ca pue­de pre­ten­der que un país que sien­te en sus car­nes las con­se­cuen­cias de erro­res ga­rra­fa­les en la con­duc­ción eco­nó­mi­ca de la nación pier­da tam­bién el de­re­cho de pa­ta­lear y pa­se, co­mo si na­da, a dar aplau­sos ab­so­lu­ta­men­te in­me­re­ci­dos.

To­da ac­ción hu­ma­na es sus­cep­ti­ble de co­me­ter erro­res y de allí la vi­gen­cia de la crí­ti­ca cons­tan­te pa­ra en­de­re­zar el rum­bo, pe­ro lo que sí es in­con­ce­bi­ble es que con los años es­tas ac­cio­nes se vuel­van in­to­ca­bles, sa­gra­das e in­dig­nas de una re­fle­xión crí­ti­ca. Con ello no se ha­ce otra co­sa que in­sis­tir en las equi­vo­ca­cio­nes y, peor aún, em­pu­jar más ha­cia el abis­mo a es­ta quin­ta re­pú­bli­ca que en­ve­je­ce aho­gán­do­se en sus pro­pios erro­res y per­ju­di­can­do con ello esa me­jor ca­li­dad de vi­da que tan­to le pro­me­tie­ron y que na­die cum­ple ni ha­ce el es­fuer­zo pa­ra que se cum­pla.

La re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na que lle­gó al po­der el 6 de di­ciem­bre de 1998 tu­vo a su fa­vor el des­pres­ti­gio de los gran­des par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos; la re­sis­ten­cia a re­mo­ver y man­dar al des­can­so me­re­ci­do a quie­nes ha­bían ejer­ci­do por lar­go tiem­po el po­der y dis­fru­ta­do de sus bon­da­des y que, guia­dos por una ac­ti­tud ab­so­lu­ta­men­te irra­cio­nal, se ne­ga­ron a re­no­var sus cua­dros di­ri­gen­tes, a dar­le pa­so a gen­te jo­ven que re­fres­ca­ra las es­pe­ran­zas y las ilu­sio­nes de una ma­sa po­pu­lar que, si bien ha­bía lo­gra­do me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da, no es­ta­ba del to­do sa­tis­fe­cha por­que ape­nas le to­ca­ba una mi­se­ra­ble par­te de la to­ta­li­dad del pas­tel.

Los par­ti­dos se ol­vi­da­ron de las dis­cu­sio­nes, de los de­ba­tes, de la for­ma­ción po­lí­ti­ca de sus cua­dros y del avan­ce de las ideas que sa­cu­dían al mun­do. Se con­cen­tra­ron –y ha­cían alar­de irra­cio­nal de ello– en la lla­ma­da “ma­qui­na­ria”, val­ga de­cir, en per­fec­cio­nar sus me­ca­nis­mos ca­da vez más in­hu­ma­nos y me­cá­ni­cos a la ho­ra de con­du­cir a los mi­li­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes ha­cia los cen­tros de vo­ta­ción y, por si fue­ra po­co, tam­bién a la sa­li­da pa­ra me­dir la efi­ca­cia de su “ope­ra­ción elec­to­ral”.

Tam­bién fue­ron tor­pes cuan­do boi­co­tea­ron la re­no­va­ción a fon­do de la Cons­ti­tu­ción apro­ba­da en 1961 que el mis­mo Con­gre­so Na­cio­nal ha­bía es­ta­do dis­cu­tien­do con me­ticu­losa fre­cuen­cia y que, a no du­dar­lo, hu­bie­ra si­do una vál­vu­la de es­ca­pe a la olla de pre­sión que es­ta­ba a pun­to de es­ta­llar.

Ya Rafael Cal­de­ra ha­bía ser­vi­do la me­sa en es­pe­ra de la tor­men­ta que se apro­xi­ma­ba cuan­do de­ci­dió aban­do­nar Co­pei y mon­tar tien­da apar­te con el fa­mo­so “chi­ri­pe­ro” que aglu­ti­nó, con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos, a to­dos los de­sen­can­ta­dos po­lí­ti­ca­men­te des­de la de­re­cha has­ta la iz­quier­da de­rro­ta­da.

Los par­ti­dos tra­di­cio­na­les ni si­quie­ra fue­ron ca­pa­ces de es­co­ger un can­di­da­to pre­si­den­cial, tal era su des­con­cier­to his­tó­ri­co, y los po­cos que pos­tu­la­ron no al­can­za­ban la al­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra re­no­var el país de arri­ba aba­jo. ¿Por qué nos ex­tra­ña­mos hoy de lo que nues­tras tor­pe­zas y ce­gue­ras pro­pi­cia­ron? Por­que el re­me­dio ha re­sul­ta­do ser peor que le en­fer­me­dad y lo es­tán su­frien­do has­ta los pro­pios cha­vis­tas. Y es que no hay peor cu­ña que la del mis­mo pa­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.