Jesús Sa­no­ja Her­nán­dez, el se­ñor de los ar­chi­vos

El Nacional - - POR­TA­DA - NEL­SON RI­VE­RA

Me in­tere­san los ar­chi­vos que des­de sus sin­gu­la­ri­da­des cues­tio­nan el or­den ho­mo­gé­neo del co­no­ci­mien­to”

Al fren­te de un equi­po de es­tu­dian­tes de la Es­cue­la de Le­tras de la UCV, la in­ves­ti­ga­do­ra y do­cen­te Ca­mi­la Pul­gar Ma­cha­do ha cul­mi­na­do su ex­tra­or­di­na­rio pro­pó­si­to: crear www.ar­chi­vo­sa­no­jaher­nan­dez.com, que reúne la enor­me pro­duc­ción pe­rio­dís­ti­ca y li­te­ra­ria de Jesús Sa­no­ja Her­nán­dez

De­seo pre­gun­tar­le so­bre la sig­ni­fi­ca­ción que tie­ne el archivo. ¿Por qué un archivo pue­de ser ob­je­to de es­tu­dio? ¿Hay en los ar­chi­vos al­go más que la in­for­ma­ción que con­tie­nen sus do­cu­men­tos?

C.P.: Los ar­chi­vos co­mo los que a mí me in­tere­san no son ar­chi­vos de in­for­ma­ción ne­ta­men­te. Son es­pa­cios de in­da­ga­to­ria don­de, prin­ci­pal­men­te, vas a vi­vir en­can­ta­mien­tos por vía de las co­lec­cio­nes y pro­pues­tas de (des) ór­de­nes o co­reo­gra­fías de sig­nos ate­so­ra­das y di­se­ña­das allí. De­fi­ni­ti­va­men­te, mi in­te­rés por los ar­chi­vos no ema­na del archivo ofi­cial y su pro­fi­la­xis; lo con­tra­rio, me in­tere­san los ar­chi­vos que des­de sus sin­gu­la­ri­da­des cues­tio­nan el or­den ho­mo­gé­neo del co­no­ci­mien­to. Es de­cir, es­pa­cios con es­pe­sor o in­quie­tud es­té­ti­ca que se ma­ne­jan con li­cen­cias del arte o me­dian­te las fa­cul­ta­des de la per­so­na­li­dad ar­bi­tra­ria del ar­chi­vis­ta.

Sin em­bar­go, res­pon­dien­do a tu pre­gun­ta, los ar­chi­vos son siem­pre ob­je­to de es­tu­dio. Bas­ta traer a co­la­ción la ob­ser­va­ción de De­rri­da en Mal de archivo o en­ton­ces la preo­cu­pa­ción de Fou­cault para re­pe­tir lo que ellos te en­se­ñan: to­da cien­cia o dis­ci­pli­na se sa­tis­fa­ce en los ar­chi­vos que es­tas di­se­ñan a su con­ve­nien­cia. No hay pro­fe­sión sin archivo. Es co­mo si mu­chas ve­ces la cien­cia para pre­sen­tar­se en to­da su pri­ma­cía, es de­cir, con sus enun­cia­dos ne­tos y al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vos, ne­ce­si­ta­ra apli­car una asep­sia; y en­ton­ces su ma­te­ria­lis­mo, aque­llo que se usó y de lo que se abu­só en sus la­bo­ra­to­rios, tu­vie­ra que ser es­con­di­do de­ba­jo de una al­fom­bra. Y que lue­go, sue­le su­ce­der, unos duen­des, años des­pués, de­ci­den sa­cu­dir.

Y bueno, cuan­do doy mis cla­ses so­bre la ins­tan­cia del archivo siem­pre pon­go el ejem­plo de Dios e in­vi­to a mis es­tu­dian­tes a pen­sar en los de­pó­si­tos de prác­ti­cas y ma­te­ria­les, só­ta­nos y ca­ta­cum­bas de res­tos sa­crí­le­gos so­bre los que se enar­bo­la to­da ima­gen de la di­vi­ni­dad y que lue­go los cre­yen­tes inex­pli­ca­ble­men­te no per­ci­ben.

Y para no de­jar en sus­pen­so lo que pre­gun­tas so­bre si hay en los ar­chi­vos al­go más que sus do­cu­men­tos, sí lo hay. En los ar­chi­vos hay una des­via­ción fun­da­men­tal ha­cia el in­cons­cien­te y lo si­nies­tro. Eso lo sa­be­mos cien­tí­fi­ca­men­te des­de Freud, es de­cir, des­de las ex­plo­ra­cio­nes del si­glo XIX en la ar­queo­lo­gía y la bús­que­da cien­tí­fi­ca, po­si­ti­va, del ori­gen or­gá­ni­co de la vi­da, y que Freud lle­vó al ex­tre­mo de la psi­que don­de en­con­tró una es­pa­cia­li­dad que ja­más ha po­di­do di­sec­cio­nar­se del to­do ló­gi­ca­men­te ha­blan­do. No­so­tros en­ton­ces con nues­tros apa­ra­tos ar­chi­vís­ti­cos, que con­tie­nen nues­tras hue­llas errá­ti­cas, so­mos ór­de­nes elu­si­vos, su­ges­ti­vos, trau­ma­ti­za­dos mu­chas ve­ces, que no po­dría­mos (au­to) per­ci­bir y me­nos articular éti­ca­men­te si por archivo en­ten­de­mos un es­pa­cio de do­cu­men­tos im­po­lu­tos.

*La ver­sión com­ple­ta de es­te tex­to es­tá dis­po­ni­ble en la sec­ción de Pa­pel Li­te­ra­rio en el-na­cio­nal.com

CA­MI­LA PUL­GAR MA­CHA­DO / CORTESÍA DE LA AU­TO­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.