La me­mo­ria di­gi­tal de Sa­no­ja Hernández

El ar­tícu­lo que si­gue fue pu­bli­ca­do en el Dia­rio El Na­cio­nal, el 5 de mar­zo de 1968, con el seu­dó­ni­mo de Juan E. Za­ra­za

El Nacional - - SIETE DÍAS - JE­SÚS SA­NO­JA HERNÁNDEZ

La in­ves­ti­ga­do­ra de la UCV Ca­mi­la Pul­gar Machado reunió en un si­tio web la pro­duc­ción li­te­ra­ria del re­cor­da­do pe­rio­dis­ta y es­cri­tor

Del pro­gra­ma te­le­vi­sa­do de Eli­sa Ler­ner po­dría to­mar­se el nom­bre en prés­ta­mo: la otra ge­ne­ra­ción. Es la ge­ne­ra­ción al­te­ra­da, pro­pues­ta, in­no­mi­na­da du­ran­te mu­cho tiem­po, que sur­gió sin las po­si­bi­li­da­des his­tó­ri­cas de la bu­ro­cra­cia en 1948, que se me­tió en el fon­do ca­si has­ta per­der­se, en la épo­ca de Gua­si­na y la Cár­cel Mo­de­lo, que emer­gió con­tra­dic­to­ria y al bor­de de los trein­ta años en 1958 y pa­ra lue­go com­pro­me­ter­se y en­su­ciar­se las ma­nos en la era de la vio­len­cia. A esa ge­ne­ra­ción per­te­ne­cen Adriano Gon­zá­lez León, Sal­va­dor Gar­men­dia, En­ri­que Iza­gui­rre, Jo­sé Vi­cen­te Abreu, en la na­rra­ti­va, Ra­fael Ca­de­nas, Pé­rez Per­do­mo, García Mac­kle, Ra­fael Jo­sé Mu­ñoz, par­cial­men­te Sán­chez Pe­láez y Pa­lo­ma­res, en poe­sía, y Jo­sé Fran­cis­co Su­cre Fi­ga­re­lla, Juan Cal­za­di­lla, Gui­ller­mo Su­cre, la mis­ma Eli­sa Ler­ner y unos cuan­tos más, Aní­bal Na­zoa y Za­pa­ta, y Acos­ta Be­llo, y Gué­dez, cu­ya cuen­ta su­ma­ría con­fu­sión a es­te balance de re­si­duos y ten­den­cias. La otra ge­ne­ra­ción quie­re de­cir au­sen­cia de pri­vi­le­gios y na­do con­tra la co­rrien­te. Sig­ni­fi­ca so­le­dad.

Si­tue­mos la cá­ma­ra en el mo­men­to pre­ci­so del na­ci­mien­to de esa ge­ne­ra­ción. El Si­len­cio es­tá ro­dea­do de tan­ques y fren­te al Con­gre­so, en la Uni­ver­si­dad de San Fran­cis­co, hay gru­pos ju­ve­ni­les agi­ta­dos. En ese en­ton­ces Gon­zá­lez León pu­bli­ca en El Na­cio­nal un ar­tícu­lo so­bre la Na­vi­dad y el ai­re pe­cu­liar de di­ciem­bre, Su­cre Fi­ga­re­lla dis­cu­te al pie de la es­ta­tua de Var­gas so­bre la teo­ría de la “des­hu­ma­ni­za­ción del ar­te”, Zam­brano y García Mac­kle abor­dan los es­tu­dios de De­re­cho, Ca­de­nas ini­cia sus “poe­mas ini­cia­les”, Eli­sa Ler­ner lee a Joy­ce, Gui­ller­mo Su­cre en­se­ña poe­mas con mie­do, pre­pa­rán­do­se pa­ra co­la­bo­rar en la re­vis­ta Can­ta­cla­ro, y Mu­ñoz y Abreu, del Fer­mín To­ro y el Ins­ti­tu­to Pe­da­gó­gi­co, or­ga­ni­zan nú­cleos po­lí­ti­cos. Tie­nen en­ton­ces die­ci­séis, die­ci­ocho, vein­te años, la edad de la es­pe­ran­za y de las puer­tas abier­tas, pe­ro he aquí que pa­ra es­tos no hay es­pe­ran­za y las puer­tas es­tán ce­rra­das.

Otros de los 28 na­cie­ron en una cár­cel, por­que to­da Ve­ne­zue­la era Ro­tun­da en­ton­ces, pe­ro aquel na­ci­mien­to es­tu­vo sig­na­do por el he­roís­mo y la rup­tu­ra. Es­tos, que te­nían la al­ter­na­ti­va de la li­ber­tad, es­co­gie­ron por pro­pia vo­lun­tad el ca­mino más lar­go. Echa­ron a an­dar no por la vía real, sino por las sen­das del des­pre­cio, con­ta­mi­na­dos de una es­pe­ra te­rri­ble, aga­rra­dos a un or­gu­llo pa­ra otros in­to­le­ra­ble. Fue­ron a pri­sión, en cel­das y en le­ja­nas is­las, o al des­tie­rro, o a la clan­des­ti­ni­dad y lo su­yo no fue ges­to co­mo el del 28, ni dá­di­va co­mo en 1945, sino un sacrificio que na­die en aquel mo­men­to, mu­cho me­nos des­pués, to­mó en cuen­ta. Por­que Ve­ne­zue­la ya es­ta­ba ocu­pa­da por los ma­yo­res y los nue­vos ape­nas si cum­plían con un ser­vi­cio al que le die­ron un fas­tuo­so tí­tu­lo de de­ber.

Los veo aho­ra, 1950, 1951, con cla­ri­dad del sol, que es esa cla­ri­dad que da la his­to­ria. Adriano ha pu­bli­ca­do al­go so­bre Ma­riano Pi­cón Sa­las, con pro­sa ya su­ya, de ver­bo ac­ti­vo y ge­run­dio pia­fan­te, en Ga­ce­ta Es­tu­dian­til. Sán­chez Pe­láez, que ha­ce de her­mano ma­yor, di­ce sus co­sas má­gi­cas y do­lien­tes (so­bre Ro­sa­mel del Va­lle, so­bre el te­dio de Va­lle­jo, so­bre la his­to­ria del su­rrea­lis­mo de Na­deau, so­bre un ré­vol­ver en la me­sa de no­che en una ca­sa de pen­sión), Cal­za­di­lla, en la Mo­de­lo, pre­gun­ta “¿qué te pa­re­ce a ti el pro­fe­sor Cre­ma?”, los Su­cre Fi­ga­re­lla, uno en ce­rro cer­cano a Ca­ra­cas, otro fren­te a una es­ta­ción de ra­dio, tra­tan de apli­car la te­sis de “in­su­rrec­ción ci­vil” de Car­ne­va­li, mien­tras Ca­de­nas, “miem­bro del Re­gio­nal” ven­de ál­bu­mes de Pe­dro Lobos en el in­te­rior del país, Eli­sa se me­te a leer a Kaf­ka y Ro­dol­fo, ca­lla­do, aban­do­na los es­tu­dios y se va pa­ra Fran­cia, a vi­vir en el “Po­lo Nor­te”, a una cua­dra de Ba­tig­no­lles.

*La ver­sión com­ple­ta de es­te tex­to es­tá dis­po­ni­ble en la sec­ción de Pa­pel Li­te­ra­rio en el-na­cio­nal.com

JE­SÚS SA­NO­JA HERNÁNDEZ / MA­NUEL SARDÁ/ EL NA­CIO­NAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.