La ver­güen­za de Amé­ri­ca

El Nacional - - SIETE DÍAS - Elías Pino Itu­rrie­ta

Cuan­do cir­cu­ló por pri­me­ra vez el li­bro de Jo­sé Ra­fael Po­ca­te­rra, ha­ce ya 83 años, usó co­mo tí­tu­lo La ver­güen­za de Amé­ri­ca. Hoy lo co­no­ce­mos por los vo­ca­blos que lo con­vir­tie­ron en lec­tu­ra obli­ga­to­ria pa­ra los ve­ne­zo­la­nos del si­glo XX y de lo que va de si­glo XXI, y pa­ra mi­lla­res de des­ti­na­ta­rios del ve­cin­da­rio y de la­ti­tu­des eu­ro­peas: Me­mo­rias de un ve­ne­zo­lano de la de­ca­den­cia. Es una de las obras ma­yo­res de la es­cri­tu­ra ve­ne­zo­la­na, por el des­cu­bri­mien­to que ha­ce de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ti­ra­nía de Juan Vi­cen­te Gó­mez a tra­vés de la des­crip­ción de una ex­pe­rien­cia per­so­nal. La na­rra­ción de las vi­ci­si­tu­des de un hom­bre per­se­gui­do fue ca­paz de con­ver­tir­se en es­pe­jo del su­fri­mien­to de la ma­yo­ría de los ac­to­res de una épo­ca mar­ca­da por la ig­no­mi­nia de una au­to­cra­cia ba­ña­da en pe­tró­leo, a la cual le llo­vían ben­di­cio­nes por­que ha­bía es­ta­ble­ci­do la paz en una so­cie­dad le­van­tis­ca, o por­que se es­cu­da­ba en la ban­de­ra de un pro­gre­so ma­te­rial que la co­lec­ti­vi­dad de los ini­cios del Es­ta­do na­cio­nal no ha­bía al­can­za­do. La ima­gen be­né­vo­la se vol­vió his­to­ria ate­rra­do­ra y mo­ti­vo de bal­dón co­lec­ti­vo cuan­do Po­ca­te­rra sa­có sus re­cuer­dos de la im­pren­ta. ¿Por qué no vol­ver aho­ra ha­cia ellos, cuan­do el fu­tu­ro se ase­me­ja a un pa­sa­do que pa­re­cía muer­to y en­te­rra­do?

Una de las con­clu­sio­nes más evi­den­tes que se pue­den sa­car de la re­vi­sión de las Me­mo­rias de Po­ca­te­rra se re­la­cio­na con el pre­do­mi­nio de una cú­pu­la ca­rac­te­ri­za­da por la me­dio­cri­dad, aun­que en no po­cos ca­sos tam­bién por la ig­no­ran­cia su­pi­na. Ve­ne­zue­la fue go­ber­na­da en­ton­ces por un con­jun­to de fun­cio­na­rios in­ca­pa­ces de mi­rar más allá de sus na­ri­ces, ale­ja­dos de las lu­ces y ape­ga­dos a las so­li­ci­tu­des de sus li­mi­ta­cio­nes de ta­len­to, li­bre­ría y pu­pi­tre. Una do­ce­na de fi­gu­ras que pa­sa­ban por doc­tas y con­ta­dos bu­ró­cra­tas apro­pia­dos pa­ra la aten­ción de sus fun­cio­nes cons­ti­tu­ye­ron ex­cep­cio­nes an­te el pre­do­mi­nio de un elen­co dis­tin­gui­do por el ado­ce­na­mien­to. Se­lec­cio­na­dos por las pin­zas de un anal­fa­be­to fun­cio­nal, agu­jas de un in­men­so pa­jar se­co que era el al­ma­cén más fa­mi­liar a la vo­lun­tad de quien lo mo­vía, una reunión de in­di­vi­duos mi­núscu­los se ocu­pó de Ve­ne­zue­la du­ran­te vein­ti­sie­te años. Un al­ma­na­que tan lar­go de per­ma­nen­cia en las al­tu­ras per­mi­tió que lle­va­ran el ros­tro y el uni­for­me del je­fe a la tin­to­re­ría, pa­ra afei­tes ge­ne­ro­sos, has­ta cuan­do Po­ca­te­rra los ex­hi­bió man­cha­dos de de­li­tos y san­gre.

Del tra­ba­jo de la adu­la­ción sur­gió la ima­gen del “hom­bre fuer­te y bueno” que go­ber­na­ba, del es­ta­dis­ta sim­plón, pe­ro de sen­ti­mien­tos ad­mi­ra­bles, que mi­ra­ba por el bien de la na­ción; pe­ro el au­tor se ocu­pó de sa­car la his­to­ria del pa­pel de las ha­gio­gra­fías pa­ra ofre­cer un ex­plo­ra­ción del con­jun­to de vio­la­cio­nes de la le­ga­li­dad, lle­va­do a ca­bo du­ran­te ca­si tres dé­ca­das por ins­ti­tu­cio­nes de apa­rien­cia re­pu­bli­ca­na; y un iti­ne­ra­rio por las pri­sio­nes te­ne­bro­sas que mul­ti­pli­ca­ron un cli­ma de de­pre­da­ción has­ta el ex­tre­mo de fo­men­tar una si­tua­ción de pa­rá­li­sis cí­vi­ca de­bi­do a la cual se sos­tu­vo una de las ti­ra­nías más ig­no­mi­nio­sas del con­ti­nen­te. Gra­cias a la re­ten­ti­va pre­ci­sa de Po­ca­te­rra, apa­re­ce en to­da su mag­ni­tud el he­dor de las jau­las de­di­ca­das al tor­men­to de los pri­sio­ne­ros, la ma­yo­ría in­di­vi­duos com­pro­me­ti­dos con la cau­sa de la de­mo­cra­cia de orien­ta­ción li­be­ral, las tor­tu­ras mi­nu­cio­sas y la muer­te or­de­na­da con frial­dad por el ti­rano y por quie­nes lo se­cun­da­ban. Sen­tían que el mie­do im­pe­día las in­su­rrec­cio­nes y so­fo­ca­ba las res­pues­tas ca­te­gó­ri­cas, sin pen­sar en que un es­cri­tor me­mo­rio­so se ocu­pa­ría de fi­jar­las en la sen­si­bi­li­dad del pue­blo que an­he­la­ba un des­tino más ele­va­do.

El pa­sa­do no pa­sa del to­do. Su cor­te­jo mar­cha con len­ti­tud ha­cia el ce­men­te­rio, mien­tras se ma­qui­lla de ac­tua­li­dad pa­ra que no se ob­ser­ven las arru­gas de su ca­ra ni las de­for­ma­cio­nes de su in­te­rior en el mo­men­to del se­gun­do de­but. No po­cas ve­ces se aga­za­pa en­tre no­so­tros y en­tre nues­tra se­gu­ri­dad de hom­bres mo­der­nos y des­preo­cu­pa­dos que te­ne­mos la se­gu­ri­dad de una in­hu­ma­ción he­cha por los an­te­pa­sa­dos. Hay que bus­car­lo con cui­da­do, por­que se ocul­ta en los rin­co­nes pa­ra re­apa­re­cer con ro­pa y vo­ca­blos de apa­ren­te no­ve­dad. Las Me­mo­rias de un ve­ne­zo­lano de la de­ca­den­cia pue­den ayu­dar­nos en el ha­llaz­go del ca­mu­fla­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.