Pi­ra­te­rías a la iz­quier­da

El Nacional - - SIETE DÍAS - Fer­nan­do Ro­drí­guez

Hay una iz­quier­da lo­ca, mal­he­cho­ra, bor­bó­ni­ca de­cía Pet­koff (que na­da apren­de), co­rrup­ta, muy ig­no­ran­te, con­ta­mi­na­da de po­pu­lis­mo y que ya no es otra co­sa que un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­nal y que no ame­ri­ta ma­yo­res po­lé­mi­cas teó­ri­cas. ¿Quién va a de­ba­tir con Ma­du­ro, Or­te­ga o Evo, por ejem­plo?

Pe­ro hay otra que se su­po­ne mo­der­ni­za­da, de­mo­crá­ti­ca, adap­ta­da a las exi­gen­cias del mer­ca­do glo­ba­li­za­do, abier­ta a los cam­bios ci­vi­li­za­to­rios, cons­cien­te de los nue­vos re­que­ri­mien­tos edu­ca­ti­vos y tec­no­ló­gi­cos… que re­mi­te el so­cia­lis­mo, no di­ga­mos el co­mu­nis­mo, a ve­ni­de­ros si­glos de abun­dan­cia y di­cha ge­ne­ra­li­za­da. En el fon­do, ha de­ve­ni­do en una es­pe­cie de so­cial­de­mo­cra­cia con otro ár­bol ge­nea­ló­gi­co y otra his­to­ria, dis­tin­tas vir­tu­des y ta­ras ge­né­ti­cas. Mu­chas ve­ces no le va na­da mal en su mu­ta­ción. El ca­so de Chi­le y Uru­guay, que han si­do o son po­der, es una bue­na mues­tra por es­tos la­dos de sa­na re­den­ción. El ejem­plo de Chi­le es pa­ra­dig­má­ti­co por su desa­rro­llo, que lo po­ne, si no den­tro, a las puer­tas del pri­mer mun­do y has­ta le per­mi­te, co­mo en el nor­te del pla­ne­ta, dar­se el lu­jo de al­ter­nar go­bier­nos de de­re­cha e iz­quier­da sin ma­yo­res so­bre­sal­tos, equi­li­brios del que gus­ta­ba el muy sa­bio Nor­ber­to Bob­bio. Y Uru­guay, pe­que­ño y cul­to, tie­ne ci­fras eco­nó­mi­cas y so­cia­les en­vi­dia­bles y ya de­ce­nios de po­lí­ti­ca abier­ta y fun­cio­nal que le ha da­do has­ta un san­tón, al­go pri­mi­ti­vo en ver­dad, que se ven­de bien en el mun­do desa­rro­lla­do, bas­tan­te ayuno de es­tos, or­gu­llo­so por­ta­dor de un vie­jo es­ca­ra­ba­jo co­mo es­ca­pu­la­rio.

Pe­ro lle­va tiem­po do­mes­ti­car los an­ti­guos vi­cios por aque­llo del na­cer ba­rri­gón… Y es­tos apa­re­cen es­con­di­dos en nue­vos em­ba­la­jes. Y aquí me in­tere­sa to­car so­me­ra­men­te, con in­tere­ses na­da ocul­tos, las po­si­cio­nes de Mé­xi­co y Uru­guay fren­te a la ine­na­rra­ble tra­ge­dia ve­ne­zo­la­na. Bien opa­cos, por cier­to.

Lo de Uru­guay es sim­ple­men­te de una tor­pe­za ar­gu­men­tal y de un opor­tu­nis­mo gro­se­ro. El can­ci­ller Nin No­voa agre­de al Gru­po de Li­ma en su des­ca­li­fi­ca­ción ca­te­gó­ri­ca de la usur­pa­ción de Ma­du­ro, por­que no es una ins­tan­cia ins­ti­tu­cio­nal con po­de­res es­ta­ble­ci­dos pa­ra tal de­ci­sión, co­mo po­dría ser la OEA, por ejem­plo. Por tan­to, ellos guar­dan cóm­pli­ce si­len­cio y van a asis­tir, mo­des­ta­men­te es ver­dad, al ma­ca­bro ri­tual de la ju­ra­men­ta­ción. La le­se­ra del ar­gu­men­to no pue­de ser ma­yor; ob­via­men­te, el gru­po fue cons­ti­tui­do jus­ta­men­te por la in­efi­ca­cia ins­ti­tu­cio­nal de la OEA, a pe­sar de la dig­ni­dad de quien la pre­si­de, tan bas­tar­da­men­te tra­ta­do por los con­mi­li­tan­tes del can­ci­ller, y de­mo­crá­ti­ca­men­te tie­nen el de­re­cho de ex­pre­sar su opi­nión, no de im­po­ner nin­gún cri­te­rio (¡oja­lá!). Así de sim­ple. Co­mo lo han he­cho Ale­ma­nia y to­da la Eu­ro­pa uni­da, di­ga­mos. O co­mo lo hi­zo Ve­ne­zue­la cuan­do la dic­ta­du­ra uru­gua­ya, ¿se acuer­da, ca­ba­lle­ro? En el fon­do, es una po­lí­ti­ca que va y que vie­ne pro­duc­to de la mez­co­lan­za de lo po­dri­do y lo nue­vo, de ran­cios tu­pa­ma­ros y sin­ce­ros de­mó­cra­tas. Con­tra­dic­to­ria con las de­cla­ra­cio­nes del mis­mí­si­mo Ta­ba­ré Vás­quez en di­ciem­bre. En fin, con to­dos los sín­to­mas del opor­tu­nis­mo pa­ra sa­tis­fa­cer a las par­tes mal uni­das en el po­der.

Lo de Mé­xi­co es tam­bién muy ram­plón. Tra­tar de re­vi­vir el no in­ter­ven­cio­nis­mo a ul­tran­za, al­gu­na vez muy per­ti­nen­te da­do su ve­cino gran­du­lón y de­pre­da­dor, es hoy una an­ti­gua­lla a la ho­ra del mu­ro de Trump. Y, por su­pues­to, es po­co cón­so­na con la ten­den­cia uni­ver­sa­lis­ta, an­ti­cho­vi­nis­ta, de to­do pen­sa­mien­to que se pro­cla­ma pro­gre­sis­ta y que sa­be que más allá de las na­cio­nes y sus in­tere­ses es­tá la hu­ma­ni­dad to­da. Por eso que pro­du­jo aquel fa­mo­so lla­ma­do a los pro­le­ta­rios del mun­do a unir­se. Por eso que ha­ce que abo­gue­mos por la pro­tec­ción de mi­llo­nes de mi­gran­tes que re­co­rren el mun­do. O por evi­tar que se ase­si­ne a la mu­jer que asu­me su li­ber­tad don­de quie­ra que es­té. O por los de­re­chos hu­ma­nos más ele­men­ta­les sus­traí­dos al pue­blo ve­ne­zo­lano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.