Cal­ma en el ai­re

Ex­per­tos y so­bre­car­gos ofre­cen con­se­jos pa­ra con­tro­lar a los ni­ños du­ran­te un vue­lo

El Nacional - - VIAJES & TURISMO -

Con fre­cuen­cia, volar con ni­ños pe­que­ños es una ac­ti­vi­dad muy ten­sa. Los ni­ños son im­pre­de­ci­bles, y lo son mu­cho más cuan­do es­tán en­ce­rra­dos en un es­pa­cio es­tre­cho. El es­trés de tra­tar de cal­mar a un pe­que­ño que gri­ta sue­le au­men­tar gra­cias a las mi­ra­das acu­sa­do­ras de los com­pa­ñe­ros de vue­lo.

Aun­que no exis­te un ma­nual pa­ra el ma­ne­jo de la irri­ta­bi­li­dad de los ni­ños a 9.000 me­tros de al­tu­ra, los pe­dia­tras ex­per­tos en con­duc­ta y la Aso­cia­ción de So­bre­car­gos ofre­cen ideas pa­ra evi­tar, o al me­nos con­te­ner, las ra­bie­tas.

Mar­ga­ret Nic­kels, psi­có­lo­ga clí­ni­ca in­fan­til y ex­di­rec­to­ra del Cen­tro del Ins­ti­tu­to Erik­son pa­ra los Ni­ños y las Fa­mi­lias en Chica­go, ex­pli­ca que la pre­pa­ra­ción es cla­ve pa­ra pre­ve­nir.

Cuan­do se tra­ta de ni­ños ma­yo­res de dos años de edad con­vie­ne con­ver­sar con ellos so­bre las ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les –que pue­den ser abru­ma­do­ras– re­la­cio­na­das con los via­jes en avión, de ma­ne­ra que ellos se­pan qué es­pe­rar. “A los ni­ños les gus­ta lo pre­de­ci­ble”, ex­pli­có Nic­kels. “Há­ga­les sa­ber que de­be­rán es­tar sen­ta­dos du­ran­te pe­rio­dos lar­gos, que es­cu­cha­rán rui­dos ex­tra­ños, sen­ti­rán sal­tos, usa­rán un cin­tu­rón de se­gu­ri­dad y se sen­ta­rán cer­ca de des­co­no­ci­dos”.

Es­ta con­ver­sa­ción re­du­ci­rá la an­sie­dad y ayu­da­rá a los pa­dres a re­cor­dar­les la char­la cuan­do el ni­ño se pon­ga an­sio­so: “¿Re­cuer­das cuan­do ha­bla­mos de que de­bes usar el cin­tu­rón has­ta que el pi­lo­to nos di­ga que po­de­mos des­abro­char­lo?”.

Di­cho es­to, los pa­dres de­ben pre­pa­rar so­bor­nos pa­ra las ra­bie­tas (en plu­ral). Em­pa­que cal­co­ma­nías, mar­ca­do­res nue­vos (los que tie­nen aro­ma fun- cio­nan muy bien), un ju­gue­ti­to que le gus­te al pe­que­ño y go­lo­si­nas es­pe­cia­les, co­mo el dul­ce fa­vo­ri­to de su hi­jo, pa­ra pa­rar en se­co una ra­bie­ta que ape­nas co­mien­za.

Ch­ris­top­her Young, di­rec­tor mé­di­co de Well­mo­re Beha­vio­ral Health y pro­fe­sor de prác­ti­ca clí­ni­ca en la fa­cul­tad de Psi­quia­tría de la Uni­ver­si­dad de Ya­le, en­fa­ti­za la im­por­tan­cia de es­ta­ble­cer los lí­mi­tes an­tes del via­je.

“Con un be­bé no hay mu­chas op­cio­nes pa­ra ra­zo­nar”, di­jo. So­lo ase­gú­re­se de que es­té có­mo­do y bien ali­men­ta­do. Con los ni­ños ma­yo­res pue­de es­ta­ble­cer lí­mi­tes du­ran­te el vue­lo alu­dien­do ra­zo­nes de se­gu­ri­dad. Por ejem­plo: “El ca­pi­tán or­de­na que ten­ga­mos el cin­tu­rón abro­cha­do du­ran­te el vue­lo, di­ce que es pe­li­gro­so co­rrer por el pa­si­llo y que pa­tear los asien­tos las­ti­ma a las per­so­nas”. Pe­ro Young acon­se­ja ofre­cer al­ter­na­ti­vas po­si­ti­vas al “no” (¿quie­res co­lo­rear, leer un li­bro, o ju­gar ahor­ca­do?) pa­ra re­di­ri­gir rá­pi­da­men­te la aten­ción del ni­ño.

Ocu­pa­dos. Una es­tra­te­gia que se re­co­mien­da es man­te­ner­los ocu­pa­dos pa­ra que no reac­cio­nen a las li­mi­ta­cio­nes es­pa­cia­les. Los pa­dres de­ben es­tar ar­ma­dos con li­bros, jue­gos (cua­der­nos pa­ra co­lo­rear, Le­gos, mu­ñe­cos) y apa­ra­tos elec­tró­ni­cos.

Sin em­bar­go, no se tra­ta de que sa­que los jue­gos o li­bros, los pon­ga so­bre la ban­de­ja ple­ga­ble y lue­go se su­mer­ja en Net­flix. ¿Por qué? Nic­kels ad­vier­te que los pa­dres que se des­co­nec­tan, crían hi­jos que se por­tan mal. De­be man­te­ner la aten­ción de su hi­jo. Ha­ga que se dis­trai­ga con la lec­tu­ra, las cal­co­ma­nías, el di­bu­jo y con­vier­ta el mo­men­to del re­fri­ge­rio en una ac­ti­vi­dad, no en un de­ta­lle. .

En cuan­to a los elec­tró­ni­cos, re­sul­ta ten­ta­dor ha­cer que la ta­ble­ta fun­cio­ne co­mo ni­ñe­ra, pe­ro el ac­ce­so ili­mi­ta­do a los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te. Young apun­ta que ati­bo­rrar­los pue­de pro­vo­car mal ge­nio y be­rrin­ches. “Los ni­ños no pa­san de la ab­sor­ción di­gi­tal a la reali­dad con ra­pi­dez”, ad­vier­te Nic­kels. Sin los des­can­sos obli­ga­dos por los pa­dres, los ni­ños caen en un atur­di­mien­to en el que ig­no­ran el ham­bre, la sed, la ne­ce­si­dad de ir al ba­ño y el can­san­cio.

SWISS.COM/OUR NEXT AD­VEN­TU­RE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.