Guía pa­ra dis­fru­tar Bo­go­tá

Una pe­rio­dis­ta de via­jes del The New York Ti­mes enu­me­ra los si­tios im­per­di­bles de la ca­pi­tal co­lom­bia­na

El Nacional - - VIAJES & TURISMO -

Bo­go­tá se po­ne ca­da vez me­jor”, con es­ta fra­se des­cri­be a la ca­pi­tal la pe­rio­dis­ta de via­jes Nell McSha­ne Wulf­hart, des­pués de ha­ber re­co­rri­do es­ta ciu­dad du­ran­te 36 ho­ras y de­jar su registro en el dia­rio The New York Ti­mes.

En­tre las co­sas que des­ta­ca es­tán las li­bre­rías fe­mi­nis­tas, los sa­lo­nes de be­lle­za, los ba­res abier­tos to­do el día que in­clu­yen a la co­mu­ni­dad LGBT, y el ta­len­to de sus ciu­da­da­nos, des­de la de­co­ra­ción cu­li­na­ria, has­ta la ele­gan­te fa­bri­ca­ción de za­pa­tos y la in­no­va­ción en ar­tes vi­sua­les.

En su vi­si­ta des­ta­ca las galerías de ar­te ocultas del ba­rrio San Fe­li­pe, que han aco­gi­do a no­ta­bles ar­tis­tas co­mo el ve­ne­zo­lano Ricardo Obre­gón.

Al lle­gar­la no­che, pue­de asom­brar­se con las ha­bi­li­da­des de los bar­man y to­mar un buen coc­tel he­cho con in­gre­dien­tes lo­ca­les. Uno de los lu­ga­res que re­co­mien­da es­ta via­je­ra es Huer­ta Bar Coctelería Ar­te­sa­nal, en el ba­rrio Quin­ta Ca­ma­cho. Si lo su­yo no son los coc­te­les, pue­de ca­mi­nar una cua­dra e ir a El Mono Ban­di­do y to­mar­se una cer­ve­za ar­te­sa­nal.

Pa­ra la co­mi­da, es pre­fe­ri­ble que re­ser­ve. Uno de los lu­ga­res que su­gie­re es El Cha­to, allí po­nen bue­na mú­si­ca, sir­ven bien los tra­gos, es ba­ra­to y la co­mi­da es ri­ca. Re­cien­te­men­te in­clu­ye­ron en el me­nú hon­gos asa­dos y ca­la­ma­res en un cal­do de or­ti­ga, cos­ti­llas de cordero es­pol­vo­rea­das con que­so fe­ta y se­mi­llas de gi­ra­sol, y he­la­do con sa­bor a maíz.

De la zo­na cen­tro de la ca­pi­tal, la pe­rio­dis­ta sal­ta al es­te, al mer­ca­do de Pa­lo­que­mao. “Es­tá lleno de pues­tos lle­nos de fru­tas co­lo­ri­das y ex­tra­or­di­na­ria­men­te va­ria­das, y do­ce­nas de es­pe­cies de pa­pas ”, ex­pli­ca. Allí pue­de con­se­guir desa­yuno s muy eco­nó­mi­cos y na­tu­ra­les.

En mo­da, uno de los lu­ga­res que re­co­mien­da es Ca­sa Pré­cis, un es­pa­cio ele­gan­te y ex­clu­si­vo don­de pue­de en­con­trar to­do ti- po­der opa. Tam­bién pue­de vi­si­tar una an­ti­gua ca­sa lla­ma­da Tra­ma Ca­sa de Crea­do­res don­de en ca­da ha­bi­ta­ción hay una mar­ca di­fe­ren­te. En el pi­so de aba­jo pue­de en­con­trar El te­lar de las pa­la­bras, la pri­me­ra li­bre­ría de mu­je­res de Bo­go­tá.

Pa­ra un al­muer­zo tran­qui­lo pue­de ira La Can­de­la­ria, don­de en­con­tra­rá pe­que­ñas ca­lle­jue­las,edi­fi­cios his­tó­ri­cos y ar­te ca­lle­je­ro. El si­tio que acon­se­ja la via­je­ra es Pru­den­cia, que le apues­ta a la co­ci­na cam­pe­si­na.

Tran­qui­li­dad. La tar­de es el mo­men­to de ir a un lu­gar ro­mán­ti­co, tran­qui­lo y ma­jes­tuo­so: el Ce­men­te­rio Cen­tral. “Sus mau­so­leos, en di­fe­ren­tes es­ta­dos de con­ser­va­ción, al­ber­gan los res­tos de una do­ce­na de pre­si­den­tes co­lom­bia­nos, fa­mi­lias ilus­tres y ar­tis­tas”, re­sal­ta Wulf­hart.

Tras ello, va­le la pe­na des­can­sar en A Seis Ma­nos, un lu­gar si­tua­do en los al­re­de­do­res del Tea­tro Jor­ge Elié­cer Gai­tán, don­de ven­den ro­pa an­ti­gua, ce­rá­mi­cas y mo­der­nos pi­nes; hay un bar que ofre­ce coc­te­les y ca­fés a pre­cios ra­zo­na­bles. Si quie­re una op­ción más ele­gan­te, acon­se­ja ir a Ca­sa Ar­se­nal, don­de se pue­de re­la­jar en un pa­tio de me­sas y si­llas, ro­dea­do de ver­sio­nes en mi­nia­tu­ra de ele­gan­tes cer­ve­ce­rías ar­te­sa­na­les, ca­fés, pas­te­le­rías y res­tau­ran­tes, así co­mo una li­bre­ría.

Pa­ra ce­nar, pue­de ir a uno de los res­tau­ran­tes más di­ver­ti­dos e in­ge­nio­sos, co­mo lo des­ta­ca Nell. Se tra­ta de Vi­lla­nos en Ber­mu­das, quie­nes han con­ver­ti­do una ele­gan­te ca­sa en Cha­pi­ne­ro en un des­tino gas­tro­nó­mi­co serio.

LONELY PLANET/RA­QUEL SEIJAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.