EL DÍA RO­TUN­DA­MEN­TE INOL­VI­DA­BLE DE MA­RÍA GABRIELA ISLER Y AL­BER­TO FI­GUE­ROA

En la his­tó­ri­ca igle­sia del Cris­to del Buen Via­je, en Pam­pa­tar, al que los ma­ri­ne­ros le rue­gan pro­tec­ción cuan­do se van a la mar, la atrac­ti­va pa­re­ja pi­dió pa­ra que su ben­di­ción es­té pre­sen­te en ese otro par­ti­cu­lar pe­ri­plo que es el ma­tri­mo­nio

Hola! (Venezuela) - - Coctel De Noticias - Tex­to: RO­LAND CARREÑO Fo­tos: DO­NALD BOHÓRQUEZ, VÍC­TOR GONCALVES Ma­qui­lla­je y pei­na­do: RO­BER­TO RA­MOS De­co­ra­ción: VI­CEN­TE IZARRA Lo­ca­ción: IKIN MAR­GA­RI­TA HO­TEL & SPA Ves­tua­rio: GION­NI STRAC­CIA, D ETI­QUE­TA

EN AGOS­TO de 2012, un ner­vio­so Al­ber­to Daniel Fi­gue­roa te­nía el co­ra­zón en vi­lo, a me­di­da que avan­za­ba la fi­nal del con­cur­so Miss Ve­ne­zue­la de ese año. A la pos­tre, su no­via, la her­mo­sa. ele­gan­te y dul­ce, Ma­ría Gabriela Isler se al­zó con la corona y el de­re­cho de re­pre­sen­tar al país en el cer­ta­men Miss Uni­ver­so.

Ape­nas ha­bían al­can­za­do el pri­mer año de no­viaz­go y se­gu­ra­men­te por la ca­be­za del fe­liz enamo­ra­do le pa­só los cuen­tos de la fa­rán­du­la crio­lla que di­cen que los amo­ríos de las rei­nas de be­lle­za se es­fu­man ape­nas co­mien­zan su ca­rre­ra ha­cia las co­ro­nas in­ter­na­cio­na­les, que el tiem­po, los com­pro­mi­sos, la co­rre­de­ra no de­ja tiem­po pa­ra asen­tar y re­for­zar los afec­tos.

Pe­ro el de Molly, co­mo le gus­ta que la lla­men, y el de Al­ber­to era un amor a to­da prue­ba, más allá de mi­tos de es­ce­na­rios de te­le­vi­sión. Un romance con afán de tras­cen­der, así que vino una prue-

A mo­do de to­ca­do, Ma­ría Gabriela lle­vó una fi­li­gra­na de cris­ta­les, obra del di­se­ña­dor de jo­yas Geor­ge Wit­tels, au­tor de la corona que se ci­ñó cuan­do ga­nó el Miss Ve­ne­zue­la

ba más: en Mos­cuú una no­che de no­viem­bre de 2013, los ve­ne­zo­la­nos vol­vi­mos a sen­tir una vez más esa emo­ción que in­fla el gen­ti­li­cio cuan­do el pre­sen­ta­dor anun­ció en me­dio de re­do­blan­tes que la mu­jer más be­lla del Uni­ver­so era la pre­cio­sa mo­de­lo va­len­cia­na. Una vez más, Al­ber­to res­pi­ró pro­fun­do, emo­cio­na­do co­mo el que más, or­gu­llo­so has­ta lo in­des­crip­ti­ble de sa­ber que Miss Uni­ver­so era su Molly, la mu­jer de sus sue­ños.

Pa­sa­ron seis años, una vi­da de co­rre co­rre pa­ra Ma­ría Gabriela, via­jes por el mun­do, cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, tra­ba­jo fi­lán­tro­pi­co... y Al­ber­to ahí, fir­me en su amor y en la di­cha de sen­tir­se co­rres­pon­di­do.

Y la his­to­ria de per­se­ve­ran­cia, de pa­cien­cia, de afec­tos bien en­ca­mi­na­dos, de ma­du­rez emo­cio­nal de par­te y par­te, ha te­ni­do su ca­pí­tu­lo cum­bre en días pa­sa­dos, en el en­tra­ña­ble mar­co ca­ri­be­ño de la isla de Mar­ga­ri­ta, lu­gar es­co­gi­do por la atrac­ti­va pa­re­ja pa­ra ce­le­brar su ma­tri­mo­nio, se­llar así su unión y fun­dar un ho­gar sus­ten­ta­do en los me­jo­res va­lo­res del cris­tia­nis­mo

EN UN TEM­PLO CON HIS­TO­RIA

La ce­re­mo­nia en la que Al­ber­to y Molly se con­vir­tie­ron en ma­ri­do y mu­jer tu­vo lu­gar en uno de los tem­plos más em­ble­má­ti­cos de la isla de Mar­ga­ri­ta y lu­gar de pe­re­gri­na­ción de pes­ca­do­res, via­je­ros y fe­li­gre­ses del to­do el país: el del Cris­to

So­bre la so­la­pa de su tra­je azul eléc­tri­co, Al­ber­to lle­vó un de­ta­lle muy es­pe­cial: una me­da­lli­ta con la ima­gen de Daniel Al­ber­to Fi­gue­roa, su pa­dre fa­lle­ci­do, que col­ga­ba des­de la pha­le­nop­sia blan­ca del bo­to­nier

del Buen Via­je, en Pam­pa­tar, asien­to de la her­mo­sa ta­lla co­lo­nial de Jesús Cru­ci­fi­ca­do a la que se en­co­mien­dan los ma­ri­ne­ros cuan­do se echan a la mar y to­do aquel que bus­ca pro­tec­ción di­vi­na pa­ra sus tra­ve­sías.

A pun­to de caer la tar­de, en los al­re­de­do­res del tem­plo que se le­van­ta fren­te al cas­ti­llo de San Car­los Bo­rromeo, la emo­ción se pal­pa­ba en el ai­re y fue in cres­cen­do a me­di­da que lle­ga­ban los pri­me­ros in­vi­ta­dos, el cor­te­jo de ni­ños, los pa­dri­nos y el en­tu­sias­ta y sim­pá­ti­co no­vio, que en­tró a la igle­sia del bra­zo de su ma­dre, Gi­se­la Tay­lor Gar­cía, en me­dio del los mur­mu­llos y la ad­mi­ra­ción de los fa­mi­lia­res y ami­gos reu­ni­dos ba­jo la na­ve del se­cu­lar tem­plo neo­es­par­tano.

A las 4:00 pm (la pun­tua­li­dad es una de las se­ñas de la per­so­na­li­dad de Molly), tal co­mo lo in­di­ca­ba la tar­je­ta de bo­da, la im­po­nen­te fi­gu­ra de Ma­ría Gabriela Isler Mo­ra­les, esa es­tam­pa que tan­tas ale­grías

Un en­sam­ble de cuer­das hi­zo más su­bli­me aún la mi­sa en la que es­ta que­ri­da pa­re­ja con­sa­gró su unión y se com­pro­me­tió a for­mar un ho­gar de só­li­dos va­lo­res cris­tia­nos

ha de­pa­ra­do al al­ma na­cio­nal en las pa­sa­re­las y los es­ce­na­rios, lle­gó del bra­zo de su pa­pá, Juan Gui­ller­mo Isler, a ca­sar­se con el Al­ber­to Daniel de sus amo­res.

A LO STRAC­CIA

De un re­lu­cien­te Pac­kard crema de me­dia­dos del si­glo XX emer­gió la re­gia fi­gu­ra de Molly ata­via­da con un her­mo­so tra­je de en­ca­je ca­la­do, obra de Gion­ni Strac­cia, el di­se­ña­dor que la vis­tió tan­to en el con­cur­so Miss Ve­ne­zue­la, co­mo en el Miss Uni­ver­so y que, por lo tan­to, co­no­ce muy bien el es­ti­lo de Molly, que tie­ne asi­de­ro en lo es­pec­ta­cu­lar, pe­ro sin de­jar de la­do el ro­man­ctis­mo, lo clá­si­co, la se­re­ni­dad y esa atil­da­da ele­gan­cia que siem­pre la ha he­cho des­ta­car. Allí es­ta­ba a la puer­ta del tem­plo con una co­lum­na de en­ca­je re­bor­da­do de ca­nu­ti­llos y cris­ta­les, que lo­gra­ban su pa­ro­xis­mo en la so­bre­fal­da de im­pe­ca­bles vue­los que hi­zo las ve­ces de po­li­són y que le con­fi­rió el acen­to nup­cial que la oca­sión ame­ri­ta­ba. En el ca­be­llo, una fi­li­gra­na

cuand un un bu­lli­cio­so tu­mul­to se for­mó alas afue­ras bu­lli­cio­so tu­mul­to se for­mó alas afue­ras cuan­do los tran­seún­tes ca­ye­ron en cuen­ta de que la be­lla no­via que sa­lía del tem­plo era la gua­pa mu­jer que una no­che los hi­zo sal­tar de ale­gría al con­ver­tir­se en la sép­ti­ma Miss Uni­ver­so ve­ne­zo­la­na

de cris­ta­les del or­fe­bre Geor­ge Wit­tels, des­de don­de se des­pren­día el va­po­ro­so y su­til ve­lo que en­mar­ca­ba aquel ros­tro de per­fec­cio­nes ve­nu­si­nas. Un Al­ber­to, he­cho un ma­no­jo de ner­vios que tra­ta­ba de di­si­mu­lar con ri­sas y bro­mas, es­pe­ra­ba al pie del al­tar.

La ce­re­mo­nia con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de un en­sam­ble de cuer­das que, en­tre otras pie­zas, de des­ta­có con la in­ter­pre­ta­ción de «So­lo ten­go ojos pa­ra ti», la ro­mán­ti­ca ba­cha­ta de Juan Luis Gue­rra, que mar­có la en­tra­da de Ma­ría Gabriela.

Ya jun­to fren­te al al­tar y con el mi­la­gro­so Cris­to del Buen Via­je co­mo tes­ti­go prin­ci­pa­lí­si­mo, co­men­zó en for­ma la so­lem­ne mi­sa de ve­la­cio­nes de la

que sa­lie­ron una ho­ra des­pués con­ver­ti­dos en es­po­sos y listos pa­ra ir a fes­te­jar. Lo hi­cie­ron en el mar­co de una muy bien dis­pues­ta re­cep­ción en la que se hi­zo sen­tir el buen gus­to en ca­da de­ta­lle: en los arre­glos de flo­res blan­cas, en las lám­pa­ras y bri­se­ras de cris­tal, en la mú­si­ca, en el ob­se­quio y en el cham­pán. To­do im­pe­ca­ble, ajeno a la os­ten­ta­ción ab­sur­da y vul­gar.

La fies­ta ter­mi­nó pa­sa­da la me­dia­no­che y los fla­man­tes es­po­sos ape­nas tu­vie­ron tiem­po de des­can­sar pa­ra se­guir con más ce­le­bra­ción y emo­cio­nes, es­ta vez re­pre­sen­ta­das en la di­ver­ti­da co­mo es­pec­ta­cu­lar se­sión de fo­tos que los re­cién ca­sa­dos pro­ta­go­ni­za­ron en el idí­li­co mar­co de la pe­nín­su­la de Ma­ca­nao, cu­yas pla­yas de are­nas do­ra­dos, vien­to fran­co y mar de azu­les in­fi­ni­tos que sir­vie­ron de mar­co a re­tra­tos que re­fe­jan la fe­li­ci­dad en es­ta­do pu­ro.

má­gi­ca lue­go lue­go de­la bo­da, im­bui­dos aún de los re­cuer­dos de una no­che de la bo­da, im­bui­dos aún de los re­cuer­dos de una no­che má­gi­ca, Molly y Al­ber­to se pu­sie­rron de nue­vo sus ga­las nup­cia­les y pro­ta­go­ni­za­ron un fa­bu­lo­sa se­sión fo­to­grá­fi­fi­ca en el des­lum­bran­te mar­co ca­ri­be­ño de la pe­nín­su­la de Ma­ca­nao

Lis­ta, con su se­re­na be­lle­za en su má­xi­mo es­plen­dor, Molly vi­vió la pri­me­ra gran emo­ción: re­ci­bir la ben­di­ción de su ma­dre, Em­pe­ra­triz Mo­ra­les, an­tes de sa­lir pa­ra la igle­sia.

So­bre es­tas lí­neas, el in­ter­cam­bio de los aros y las arras, uno de los mo­men­tos más sim­bó­li­cos de la ce­re­mo­nia ca­tó­li­ca del ma­tri­mo­nio. Al cen­tro, el ges­to cóm­pli­ce y amo­ro­so de los re­cién caa­dos, a quie­nes ve­mos aba­jo, a la iz­quier­da, sa­lien­do del tem­plo, y en la otra pá­gi­na, ya en el ex­te­rior, re­ci­bien­do vi­to­res de in­vi­ta­dos y tran­seún­tes

En el pa­ra­di­sía­co atar­de­cer de la Pe­nín­su­la de Ma­ca­nao, los re­cién ca­sa­dos pro­ta­go­ni­za­ron su pri­me­ra se­sión de fo­tos co­mo ma­ri­do y mu­jer. Ma­ría Gabriela y Al­ber­to dis­fru­ta­ron del her­mo­so pai­sa­je y lo re­co­rrie­ron a pla­cer to­ma­dos de la mano con el in­men­so amor co­mo el pri­mer día que se vie­ron a los ojos y se de­cla­ra­ron amor eterno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.