La dul­ce ba­ta­ta

Mi Cocina - - CONTENIDO -

Es­te tu­bércu­lo po­see un sa­bor dul­ce de­bi­do a su al­to con­te­ni­do de azú­car. Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de las con­vol­vu­la­ceas. Di­cha fa­mi­lia en­glo­ba a más de 58 es­pe­cies en­tre las que des­ta­can la Con­vol­vu­lus ar­ven­sis (co­rrehue­la), Cus­cu­ta sp. (ca­be­llo de án­gel) e Ipo­mea pur­pu­rea (sus­pi­ro). A es­te úl­ti­mo gé­ne­ro per­te­ne­ce la ba­ta­ta, úni­ca es­pe­cie de im­por­tan­cia hor­tí­co­la.

Ori­gen y zo­nas de cul­ti­vo

Se­gún la ma­yo­ría de las fuen­tes, la ba­ta­ta es ori­gi­na­ria de In­dos­tán, si bien otros in­ves­ti­ga­do­res afir­man que pro­ce­de de Amé­ri­ca, en con­cre­to de Bra­sil y Ecua­dor. Lo cier­to es que la ba­ta­ta lle­gó a Es­pa­ña con Cris­tó­bal Colón an­tes que el maíz, la pa­pa y otros ali­men­tos ori­gi­na­rios del con­ti­nen­te ame­ri­cano. Du­ran­te los años si­guien­tes, es­te tu­bércu­lo se di­fun­dió rá­pi­da­men­te por Eu­ro­pa.

Di­ver­si­dad y ti­pos

La ba­ta­ta, es el tu­bércu­lo que se ob­tie­ne de la plan­ta del mis­mo nom­bre y que se con­su­me co­mo hor­ta­li­za. Pe­sa en­tre 0,5 y 3 k y pre­sen­ta una for­ma alar­ga­da, aun­que exis­ten ejemplares ca­si es­fé­ri­cos. Exis­ten más de 400 va­rie­da­des de ba­ta­ta que se di­fe­ren­cian tan­to por el co­lor de su piel y de la car­ne, co­mo por su tex­tu­ra, sua­ve o ás­pe­ra. Las más co­mu­nes son las de piel ro­ja o ro­sa­da y car­ne blan­ca.

Va­rie­da­des

Mo­ra­do: Es­ta va­rie­dad de ca­mo­te o bo­nia­to, es oriun­da de Mé­xi­co. La ri­que­za de al­mi­dón pre­sen­te lo ha­ce ap­to pa­ra la ob­ten­ción de ha­ri­nas y be­bi­das fer­men­ta­das.

Ama­ri­llo: Es un pro­duc­to al­ta­men­te nu­tri­ti­vo. Dé apa­rien­cia alar­ga­da o re­don­da. Su cás­ca­ra o piel y su car­ne son de co­lor na­ran­ja in­ten­so.

Blan­co: Se ca­rac­te­ri­za por su co­lor cre­ma, tan­to en la piel co­mo en la pul­pa.

Ro­jo: Es­tá ca­rac­te­ri­za­do por su co­lor de piel ro­ja o ro­sa­da. Su pul­pa pue­de ser de co­lor blan­ca, ama­ri­lla cla­ra o ama­ri­lla in­ten­sa.

Es una de las va­rie­da­des más dul­ces.

La com­po­si­ción de es­te tu­bércu­lo es muy si­mi­lar a la de la pa­pa, si bien exis­ten al­gu­nas di­fe­ren­cias. Pre­sen­ta un sa­bor dul­ce de­bi­do a su ele­va­do con­te­ni­do en azú­ca­res que, en ge­ne­ral, re­sul­ta ma­yor cuan­to más cer­ca del ecua­dor se ha­lle la zo­na de cul­ti­vo. Por su ri­que­za en hi­dra­tos de car­bono se pue­de de­cir que es un ali­men­to de al­to va­lor ener­gé­ti­co.

En cuan­to al con­te­ni­do vi­ta­mí­ni­co ca­be des­ta­car el apor­te de pro-vi­ta­mi­na A, en es­pe­cial, las va­rie­da­des en ama­ri­llo o anaran­ja­do in­ten­so. Por es­te mo­ti­vo, son más nu­tri­ti­vas las ba­ta­tas ro­sa­das que las blan­cas. otras vi­ta­mi­nas que se en­cuen­tran en ma­yor pro­por­ción son la E, C y el áci­do fó­li­co. Ade­más, es­te tu­bércu­lo es bue­na fuen­te de po­ta­sio y con­tie­ne ma­yor can­ti­dad de so­dio.

En la co­ci­na

La ba­ta­ta siem­pre se con­su­me co­ci­da. La me­jor for­ma de pre­pa­rar­la es asa­da al horno, pe­ro tam­bién se pue­de con­su­mir fri­ta o en pu­ré. Com­bi­na es­tu­pen­da­men­te con ca­ne­la, miel, co­co, li­ma y nuez mos­ca­da, y cons­ti­tu­ye un acom­pa­ña­mien­to idó­neo del cer­do y de las aves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.