La alcachofa

Mi Cocina - - CONTENIDO -

So­bre to­do cru­da, re­sul­ta ser ex­ce­len­te co­mo di­ges­ti­vo, de­pu­ra­ti­vo, diu­ré­ti­co y pa­ra eli­mi­nar el co­les­te­rol y el áci­do úri­co, so­lo por men­cio­nar al­gu­nas de sus bon­da­des.

Aun­que no hay una fe­cha exac­ta que es­ta­blez­ca el ori­gen de es­ta hor­ta­li­za, se cree que se pro­du­jo por pri­me­ra vez en el Me­di­te­rrá­neo orien­tal, al nor­te del con­ti­nen­te afri­cano.

de he­cho, exis­ten ba­jo­rre­lie­ves en­con­tra­dos en egip­to, de lo que pa­re­cen ha­ber si­do unas hor­ta­li­zas con una si­mi­li­tud ex­tra­or­di­na­ria a la alcachofa que co­no­ce­mos ac­tual­men­te que ava­lan es­ta teo­ría. Por lo que es ca­si se­gu­ro que en esa par­te del mundo ha­ya si­do des­cu­bier­ta y, pos­te­rior­men­te, ex­plo­ta­da de­bi­do a su gran va­lor nu­tri­cio­nal. otro da­to im­por­tan­te que nos ha­bla de su ori­gen es que la pa­la­bra ‹alcachofa› pro­vie­ne del ára­be ‹al-hars­huf›.

Bon­da­des de la flor

es­tu­dios más pro­fun­dos de­mues­tran que la alcachofa es en reali­dad la flor de un car­do cu­yas par­tes co­mes­ti­bles son las zo­nas car­no­sas de las ho­jas y el co­ra­zón, el cual es ele­men­to abun­dan­te en re­ce­tas de la cocina fran­ce­sa. Pe­ro re­sul­ta que, además de ser de­li­cio­sa, es nu­tri­ti­va y, so­bre to­do, cu­ra­ti­va.

des­de la dé­ca­da de los años trein­ta, mé­di­cos y cien­tí­fi­cos rea­li­zan prue­bas y es­tu­dios más pro­fun­dos re­fe­ren­tes a la alcachofa, y des­de mu­cho tiem­po atrás se uti­li­za con fi­nes me­di­ci­na­les.

Se ha en­con­tra­do que la alcachofa no so­lo pue­de uti­li­zar­se pa­ra co­rre­gir al­gu­nas en­fer­me­da­des, sino tam­bién pa­ra pre­ve­nir otras, por lo que es muy co­mú+n en­con­trar­la en di­ver­sos com­pen­dios te­ra­péu­ti­cos.

es im­por­tan­te des­ta­car que pa­ra apro­ve­char sus pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas, es ne­ce­sa­rio co­ci­nar y se­pa­rar el lí­qui­do re­sul­tan­te pa­ra in­ge­rir­lo a mo­do de té.

Ven­ta­jas cu­ra­ti­vas

Re­sul­ta de gran ayu­da pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas de na­tu­ra­le­za he­pá­ti­ca y bi­liar, además de que res­tau­ra los da­ños cau­sa­dos por in­fec­cio­nes y cua­dros obs­truc­ti­vos y pro­te­ge al hí­ga­do. es co­mún que se pres­cri­ba en el tra­ta­mien­to de cua­dros de in­fla­ma­ción agu­da o cró­ni­ca, en los di­fe­ren­tes ti­pos de he­pa­ti­tis que pue­dan pre­sen­tar­se y co­mo coad­yu­van­te en ca­sos de in­to­xi­ca­ción cau­sa­da por ali­men­tos o, in­clu­so, por los efec­tos de al­gu­nos me­di­ca­men­tos.

Además, la alcachofa re­sul­ta ser un ex­ce­len­te di­ges­ti­vo, ya que sus agen­tes fun­cio­nan co­mo ac­ti­vos en las se­cre­cio­nes gás­tri­cas, por lo que se re­co­mien­da cuan­do hay fal­ta de ape­ti­to o por pa­de­ci­mien­tos cau­sa­dos por una di­ges­tión de­fi­cien­te.

Aho­ra bien, si aso­cia­mos dos de los prin­ci­pa­les atri­bu­tos de la alcachofa: co­mo sua­ve la­xan­te y co­mo co­rrec­ti­vo de elevados ni­ve­les de co­les­te­rol, te­ne­mos, en­ton­ces, que re­cu­rrir a ella pa­ra die­tas de con­trol de so­bre­pe­so re­sul­ta muy fa­vo­ra­ble.

Téc­ni­ca pa­ra lim­piar­la

1. Cor­ta el tron­co que trae la alcachofa. 2. Qui­tar con un cu­chi­llo la ba­se. 3. Se cor­ta en for­ma de­li­ca­da pa­ra no to­car el co­ra­zón. 4. Lue­go, re­ti­rar las ho­jas más os­cu­ras dán­do­le un cor­te a lo an­cho de la alcachofa. Ter­mi­na de lim­piar­la. 5. Con la ayu­da de una cu­cha­ra, re­ti­rar la par­te fi­bro­sa in­ter­na de la alcachofa. Co­lo­car el res­to en agua con li­món pa­ra que no se oxi­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.