HAY TE­MAS QUE SON DE­LI­CA­DOS

Ronda - - CHISMEANDITO -

Édgar Jiménez, re­co­no­ci­do por ser gui­ta­rris­ta y fun­da­dor de la agru­pa­ción de rock Sen­ti­mien­to Muer­to, sos­tie­ne ser uno de los es­ta­fa­dos con la pe­lí­cu­la “El vue­lo del tur­pial”, él ini­ció el pro­yec­to y se desa­rro­lla­ba en la pro­duc­ción del fil­me co­mo Di­rec­tor Crea­ti­vo.

Jiménez ha­bía tra­ba­ja­do des­de 1992 en los pri­me­ros ca­len­da­rios de Ruddy, por­que co­la­bo­ró con Haik Ga­za­rian, su “ami­go”, a quien co­no­cía des­de los 7 años por­que es­tu­dia­ron jun­tos: “co­noz­co a Haik en sus tram­pas y sus men­ti­ras, siem­pre ha si­do un men­ti­ro­so y un co­bar­de, pe­ro muy há­bil. Des­de que co­no­ció a Ruddy lo que hi­zo fue sa­car­le pro­ve­cho con las fo­tos, los ca­len­da­rios, y cuan­do ya no fue­ron más no­vios se con­vir­tió en su pro­duc­tor, e hi­cie­ron mu­chas co­sas (…) pe­ro no es un ti­po que tú di­gas que de la no­che a la ma­ña­na ha ga­na­do mi­llo­nes de dó­la­res, no. Él vi­ve nor­mal en una ca­sa en los Án­ge­les, y Ruddy sí, ella tie­ne unos ex­tra­ños in­gre­sos, im­pre­sio­nan­tes, y de re­pen­te no sé…”

El di­se­ña­dor ha sa­ca­do a la luz una car­ta en la que ex­po­ne to­do lo ocu­rri­do, y en la que aso­ma que hay po­si­bi­li­da­des de la­va­do de di­ne­ro y nar­co­trá­fi­co, mas vía te­le­fó­ni­ca des­de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, di­jo: “no los lla­mo yo es­ta­fa­do­res, los llama un gen­tío. Yo no acu­so, di­go que to­do pa­re­cie­ra, por­que el de­rro­che fue tal (…) pa­ra qué tú vas a con­tra­tar un di­rec­tor de ar­te en Ve­ne­zue­la y en Mé­xi­co, y no so­lo eso, sino los asis­ten­tes, asis­ten­tes de los asis­ten­tes, las ofi­ci­nas”, y de allí si­guió a de­ta­llar que se fue mu­cho di­ne­ro en pa­gar ma­qui­lla­do­res, ves­tua­rios, una fábrica de cos­tu­ras, com­prar má­qui­nas de 3D pa­ra ha­cer los ani­ma­li­tos que sal­drían en el fil­me, cons­truir es­tu­dios pa­ra ha­cer cue­vas, tras­la­do de per­so­nal a Ca­nai­ma, Los Án­ge­les, R.D., y mu­chas otras co­sas que con­si­de­ró siem­pre in­ne­ce­sa­rias y que du­pli­ca­ba el pre­su­pues­to. “Co­mo yo era el ami­go de Haik, por­que él siem­pre se po­nía así a pre­sen­tar­me, me creó un con­flic­to, la gen­te de­cía que yo era otro en­chu­fa­do (…) esa con­di­ción pa­ra mí era lo más crí­ti­co de to­do… por­que a par­te de que les cues­tio­na­ba, les re­co­men­da­ba, me fui dan­do cuen­ta de las fa­llas, me con­ver­tí en una es­pe­cie de mo­les­tia ne­ce­sa­ria. En­ton­ces ve­nía to­do el mun­do a pre­gun­tar­me, por­que na­die se atre­vía a de­cir­le a ellos (Ruddy y Haik) por­que no les res­pon­dían. Yo me con­vier­to en una es­pe­cie de víncu­lo con to­do el mun­do”, ex­pli­có. “Ya es­tá­ba­mos en sep­tiem­bre, oc­tu­bre de 2015, y em­pie­zan a fa­llar los pa­gos, y co­mien­zan (Ruddy y Haik) a con­ver­tir­se en ve­ja­do­res de la gen­te, y to­do se con­vir­tió en una pe­lea cam­pal. En­ton­ces co­men­za­mos a ver a Ruddy min­tien­do ca­da día más, por­que de­cía, te­ne­mos los reales pe­ro no los pue­do mo­ver”, es por ello, que des­de fi­na­les de 2015 no ven ni me­dio de su tra­ba­jo. Pa­ra Jiménez ha si­do muy di­fí­cil es­ta si­tua­ción, el ve­ne­zo­lano tu­vo un ac­ci­den­te y sin di­ne­ro no te­nía pa­ra pa­gar su vi­vien­da, así que se en­cuen­tra vi­vien­do en un asi­lo pa­ra an­cia­nos que per­te­ne­ce a Es­pa­ña en R.D. La pro­duc­ción no se hi­zo car­go de sus gas­tos mé­di­cos, no tie­ne una pó­li­za de se­gu­ros y fue aten­di­do en un hos­pi­tal, se­gún nos re­la­ta él. Aho­ra mis­mo se re­cu­pe­ra, y pi­de que le re­gre­sen sus equi­pos, que cues­tan un ojo de la ca­ra, los mis­mo se que­da­ron en­ce­rra­dos en uno de los gal­po­nes don­de ar­ma­ron es­tu­dios, y no ha po­di­do sa­lir de allí por­que R92 Films no ha pagado, y de allí na­da en­tra ni sa­le has­ta que se ba­jen de la mu­la. An­tes de ce­rrar la en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con di­jo: “Cual­quier co­sa me pue­de pa­sar, por­que yo sí co­noz­co in­for­ma­ción que hay de­trás de to­do es­to”, sen­ten­ció con cier­to te­mor por sí mis­mo, pe­ro no de­ta­lló otros im­pli­ca­dos y si­tua­cio­nes irre­gu­la­res en torno al ca­so por­que ini­cia­rá me­di­das le­ga­les per­ti­nen­tes.

RON­DA, A es­te ca­so le se­gui­re­mos la pis­ta, es muy de­li­ca­do y, pi­ca y se ex­tien­de...

Y NO QUIE­RE TO­CAR AÚN, TE­ME POR SU SE­GU­RI­DAD

Ruddy y Haik fue­ron no­vios ha­ce años, des­pués de eso él es su pro­duc­tor y so­cio ...

Cons­tru­ye­ron es­tu­dios con cue­vas que su­pe­ran los 150 mil dó­la­res por mes en al­qui­ler

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.