Por­ta­da

Una Da­mi­se­la De múl­ti­ples re­cur­sos

Too Much - - Contenido -

Kei­ra Knightley: una da­mi­se­la con múl­ti­ples re­cur­sos

Ha triun­fa­do en la te­le­vi­sión, el ci­ne y has­ta co­mo can­tan­te ama­teur, con­vir­tién­do­se en una de las es­tre­llas fa­vo­ri­tas del pú­bli­co, de los di­se­ña­do­res y de las mar­cas de lu­jo. De­fen­so­ra del look al na­tu­ral. Lue­go de su re­cien­te ma­ter­ni­dad, le te­me un po­co me­nos a los ries­gos

De chi­ca pi­ra­ta a he­roí­na li­te­ra­ria, pa­san­do por ca­za­rre­com­pen­sas, aris­tó­cra­ta ru­sa, psi­coa­na­lis­ta, as­pi­ran­te a mú­si­co o ma­te­má­ti­ca du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Kei­ra Knightley es una ac­triz que po­see un en­can­to es­pe­cial, tan­to pa­ra ro­les dra­má­ti­cos y de co­me­dia ro­mán­ti­ca, co­mo pa­ra anun­cios y cam­pa­ñas ex­clu­si­vas de mo­da.

La bri­tá­ni­ca de 30 años na­ció en el seno de una fa­mi­lia ar­tís­ti­ca. Hi­ja de una dra­ma­tur­ga y un ac­tor de tea­tro, no es de ex­tra­ñar que mos­tra­ra su in­te­rés por la in­ter­pre­ta­ción des­de tem­prano; sin em­bar­go, es­ta dis­ci­pli­na no le fue del to­do fá­cil, da­da la dis­le­xia que su­frió du­ran­te su in­fan­cia y adolescencia.

Su de­but en la gran pan­ta­lla fue en 1995, con una pe­que­ña par­ti­ci­pa­ción en la cin­ta A Vi­lla­ge Af­fair, de Moi­ra Arms­trong, se­gui­da por va­rias ac­tua­cio­nes en se­ries de te­le­vi­sión in­gle­sas.

A Holly­wood lle­gó de la mano de una de las sa­gas más exi­to­sas del ci­ne, cuan­do Geor­ge Lu­cas la eli­gió co­mo Sa­bé, la “do­ble” de la rei­na Ami­da­la, en Star Wars: Epi­so­dio I, La Ame­na­za Fan­tas­ma. Po­co des­pués de cum­plir 17 años se es­tre­nó Bend It Li­ke Beck­ham, un ines­pe­ra­do éxi­to de crí­ti­ca y ta­qui­lla, que la con­ven­cie­ron de se­guir en es­te ám­bi­to y no ir a la uni­ver­si­dad.

Una chi­ca de épo­ca Aun­que se de­fi­ne a sí mis­ma co­mo “po­co fe­me­ni­na”, han si­do las pe­lí­cu­las de épo­ca las que han mar­ca­do su ca­rre­ra, ya que –se­gún co­men­tó en una en­tre­vis­ta a Rot­ten To­ma­toes– son “en las que se en­cuen­tran los per­so­na­jes más in­tere­san­tes pa­ra una mu­jer”. Pi­ra­tas del Ca­ri­be fue la pri­me­ra.

En Or­gu­llo y Pre­jui­cio (2005), adap­ta­ción del clá­si­co de Jane Aus­ten, su ac­tua­ción le va­lió su pri­me­ra no­mi­na­ción a los pre­mios Ós­car, Glo­bos de Oro y Baf­ta. La cin­ta la lle­vó a co­no­cer tam­bién a Ru­pert Friend, su pro­pio Se­ñor Darcy, quien se­ría su pa­re­ja por más de cin­co años.

Fue du­ran­te los es­tre­nos, fes­ti­va­les y al­fom­bras ro­jas de ese ci­clo cuan­do Kei­ra Knightley se trans­for­mó en un icono del es­ti­lo y del gla­mour mo­derno. Ade­más de sus acer­ta­das elec­cio­nes de ves­ti­dos, sus fac­cio­nes de­li­ca­das, ca­be­lle­ra y ce­jas, la han he­cho ima­gen de per­fu­mes y pro­duc­tos de be­lle­za, co­mo la fra­gan­cia Co­co Ma­de­moi­se­lle y la lí­nea de la­bia­les Rou­ge de Cha­nel.

Hu­ma­na y per­se­ve­ran­te Co­no­ci­da en los me­dios y la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca por su sim­pa­tía y ta­len­to, Knightley siem­pre ha di­cho que la per­se­ve­ran­cia es lo que la ha ayu­da­do co­mo ac­triz.

Sin en­tre­na­mien­to for­mal en aca­de­mias, se en­tre­ga a la ob­ser­va­ción de las per­so­nas y a la evo­ca­ción de sen­ti­mien­tos pa­ra cons­truir sus per­so­na­jes. “A fin de cuen­tas, siem­pre sien­to que soy yo quien tie­ne que pro­bar­se con­ti­nua­men­te”.

Su si­guien­te “prue­ba” fue Ato­ne­ment, un in­ten­so dra­ma que se si­túa en 1935 y no de­ja in­di­fe­ren­te a nin­gún es­pec­ta­dor. Do­mino (2005), The Ed­ge Of Love (2008), The Du­chess (2008), Ne­ver Let Me Go (2010), Anna Ka­re­ni­na (2012), See­king A Friend For The End Of The World (2012), Be­gin Again (2014) y The Im­mi­ta­tion Ga­me, son so­lo al­gu­nos tí­tu­los de su cu­rrícu­lo.

Por es­ta úl­ti­ma cin­ta, The Im­mi­ta­tion Ga­me, en la que com­par­tió es­ce­na con Be­ne­dict Cum­ber­batch, ob­tu­vo su se­gun­da no­mi­na­ción a los pre­mios de la Aca­de­mia en la ca­te­go­ría de “Me­jor Ac­triz de Re­par­to”.

ru­mo­res y re­to­ques

El re­co­no­ci­mien­to y la fa­ma no lle­ga­ron sin po­lé­mi­cas pa­ra Kei­ra Kightley. Los des­ór­de­nes ali­men­ti­cios, es­pe­cial­men­te la anore­xia, han si­do el ru­mor más per­sis­ten­te da­da su com­ple­xión del­ga­da y el ha­ber re­co­no­ci­do que ha­ce po­co ejer­ci­cio pa­ra man­te­ner­se en for­ma. “Mis ab­do­mi­na­les son pu­ra suer­te, es he­ren­cia ma­ter­na”, di­jo cuan­do le pre­gun­ta­ron por su fí­si­co du­ran­te la pro­mo­ción de King Art­hur.

La in­gle­sa in­clu­so de­man­dó al pe­rió­di­co Daily Mail por ha­ber pu­bli­ca­do una his­to­ria en la que se in­si­nua­ba que men­tía so­bre su “tras­torno” y la lla­ma­ban es­que­lé­ti­ca. Ga­nó el ca­so y el dia­rio tu­vo que re­sar­cir­le da­ños me­dian­te una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca.

Al­go que sí la ate­mo­ri­za es la des­nu­dez, un mie­do que la ha lle­va­do a re­cha­zar va­rios ro­les im­por­tan­tes y que ve co­mo al­go “con­fu­so”. Los re­to­ques fo­to­grá­fi­cos son otro de los pro­ble­mas con los que se ha en­fren­ta­do. Las ins­tan­tá­neas de los pa­pa­raz­zi, los edi­to­ria­les y has­ta los pós­ters de sus pe­lí­cu­las, los ha re­co­no­ci­do ma­ni­pu­la­dos por “di­ver­sas ra­zo­nes”.

Co­mo pro­tes­ta con­tra el Pho­tos­hop, Knightley po­só to­pless pa­ra la re­vis­ta In­ter­view. La ima­gen en blan­co y ne­gro, ori­gi­nal de Pa­trick De­mar­che­lier, es una de­cla­ra­ción “fe­mi­nis­ta” que, se­gún de­cla­ró al Ti­mes, “no pre­ten­día ser sexy”.

La acep­ta­ción de su cuer­po “tal co­mo es”, es to­da­vía ma­yor des­pués de ha­ber da­do a luz en ma­yo de es­te año a su pri­me­ra hi­ja Edie, jun­to a su es­po­so Ja­mes Righ­ton, vo­ca­lis­ta de la agru­pa­ción Kla­xons.

Ser ma­dre le ha da­do una nue­va pers­pec­ti­va so­bre la vi­da y el “va­lor ne­ce­sa­rio pa­ra acep­tar nue­vos desafíos”. El prin­ci­pal es su de­but en Broad­way con la obra Thé­rè­se Ra­quin, adap­ta­ción de un re­la­to de Emi­le Zo­la, que da­ta del si­glo XIX. Ad­mi­te que no sa­bía có­mo ha­cer el pa­pel, pe­ro cuan­do se lo ofre­cie­ron por ter­ce­ra vez lo acep­tó por­que “es­ta­ba lis­ta”. Al­go que es di­fí­cil cuan­do no se duer­me lo su­fi­cien­te por aten­der las ta­reas ma­ter­na­les.

Se de­fi­ne a sí mis­ma co­mo “po­co fe­me­ni­na”

La per­se­ve­ran­cia es lo que la ha ayu­da­do co­mo ac­triz

el con­ver­tir­se en ma­dre le ha da­do el va­lor pa­ra en­fren­tar nue­vos re­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.