Ce­le­bri­da­des

Ja­mes Fran­co: siem­pre po­lé­mi­co

Too Much - - Contenido -

pa­lo Al­to, al­to, en el es­ta­do de Ca­li­for­nia, fue la lo­ca­li­dad que vio na­cer a es­ta es­tre­lla es­ta­dou­ni­den­se. Tie­ne des­cen­den­cia por­tu­gue­sa, sue­ca y ru­sa. A es­ta com­bi­na­ción atri­bui­mos el que sea con­si­de­ra­do un sím­bo­lo se­xual, con el tí­tu­lo del hom­bre más sexy y “la me­jor son­ri­sa”. Es el ma­yor de tres her­ma­nos: Tom, fun­da­dor de un Co­lec­ti­vo de Ar­te; y Dave Fran­co, tam­bién ac­tor.

La juventud de los Fran­co es­tu­vo mar­ca­da por el ar­te. Mit­zi Le­ve­ne, su abue­la, era en­car­ga­da de una im­por­tan­te ga­le­ría en Cle­ve­land. Ja­mes se aven­tu­ró en la pin­tu­ra, ac­ti­vi­dad que lo re­la­ja­ba y le ser­vía co­mo dis­trac­ción. En 2006, ex­hi­bió sus obras por pri­me­ra vez en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia. Ha par­ti­ci­pa­do en di­fe­ren­tes ex­po­si­cio­nes, y sus tra­ba­jos se cen­tran en: au­to­rre­tra­tos, ani­ma­les, gor­dos, y des­nu­dos.

juventud tur­bu­len­ta

Sus crea­cio­nes es­tán ins­pi­ra­das en su in­fan­cia y ado­les­cen­cia; tiem­pos a los que siem­pre ter­mi­na re­gre­san­do a tra­vés de sus bo­ce­tos. En ellas ob­ser­va si­tua­cio­nes a las que se re­be­ló en su ni­ñez, y los pa­sos que lo con­du­je­ron a quién es hoy en día.

Du­ran­te la se­cun­da­ria fue arres­ta­do por di­fe­ren­tes ac­tos de­lic­ti­vos; gra­fi­tea­ba en mu­ros pú­bli­cos, be­bía al­cohol y, jun­to a otros com­pa­ñe­ros, ro­ba­ba en tien­das de ar­tícu­los. Atra­ve­só por pe­río­dos de de­pre­sión y adic­cio­nes. De he­cho, es­tu­vo a pun­to de ser in­ter­na­do en un re­for­ma­to­rio ju­ve­nil.

to­do Por un sue­ño

En Pa­lo Al­to High School, se des­per­tó su in­te­rés por la ac­tua­ción. Su eta­pa de es­tu­dian­te le per­mi­tió par­ti­ci­par en di­fe­ren­tes obras de tea­tro. Al in­gre­sar a la uni­ver­si­dad, cre­cía el de­seo de in­cur­sio­nar en ese ám­bi­to, pe­ro no qui­so arries­gar­se y el mie­do ter­mi­nó ga­nan­do.

Em­pe­zó sus es­tu­dios en la Uni­ver­si­dad de Los Án­ge­les (UCLA), pa­ra aban­do­nar un año más tar­de y de­di­car­se a per­se­guir su ob­je­ti­vo. Aun cuan­do sus pa­dres no es­tu­vie­ron de acuer­do, se man­tu­vo fir­me an­te su de­ci­sión, y co­men­zó cla­ses con el ac­tor Ro­bert Car­ne­gie. “Real­men­te es­ta­ba in­mer­so en la ac­tua­ción, y se con­vir­tió en to­do, al pun­to de que ni si­quie­ra te­nía vi­da so­cial”, co­men­tó a la re­vis­ta OUT.

En 1999 ob­tu­vo su pri­mer pa­pel de re­nom­bre, en “Freaks and Geeks”, se­rie te­le­vi­si­va de cor­ta du­ra­ción, que le sir­vió co­mo es­cue­la. Al año si­guien­te, par­ti­ci­pó en su pri­mer pa­pel ci­ne­ma­to­grá­fi­co, en la co­me­dia ro­mán­ti­ca “Wha­te­ver It Ta­kes”. El éxi­to em­pe­za­ba a son­reír­le a es­te jo­ven ac­tor.

ca­rre­ra en as­cen­so

En 2001 en­car­nó a Ja­mes Dean, ac­tor em­ble­má­ti­co de EE. UU., por re­pre­sen­tar al tí­pi­co ado­les­cen­te de los años 50. Fran­co no pla­nea­ba

de­jar nin­gún de­ta­lle por fue­ra. Reali­zó un ar­duo tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción; le­yó so­bre su vi­da, vio sus pe­lí­cu­las, es­tu­dió sus mo­vi­mien­tos par­ti­cu­la­res, apren­dió a to­car per­cu­sión y gui­ta­rra. Ade­más, tu­vo que lle­gar a fu­mar co­mo Dean. No hay du­da de que su in­ter­pre­ta­ción no pa­só des­aper­ci­bi­da. Lo hi­zo acree­dor de un Glo­bo de Oro. Tam­bién re­ci­bió no­mi­na­cio­nes a los Pre­mios del Sin­di­ca­to de Ac­to­res y a los Emmy.

Sal­to a la fa­ma

En 2002, el per­so­na­je de Harry Os­born, el me­jor ami­go de Pe­ter Par­ker, pro­ta­go­nis­ta de “Spi­der-man”, le dio la pe­lí­cu­la más exi­to­sa de su ca­rre­ra, has­ta la ac­tua­li­dad; y el re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal. En un prin­ci­pio, fue con­si­de­ra­do pa­ra el pa­pel prin­ci­pal, pe­ro ter­mi­nó in­ter­pre­tan­do al hi­jo del ma­lé­fi­co Duen­de Verde. A pe­sar de que la sa­ga fue un éxi­to, con ré­cord en ven­tas de ta­qui­lla, Fran­co pa­re­ce no es­tar sa­tis­fe­cho con es­ta tri­lo­gía.

Ha­ce unos años fue en­tre­vis­ta­do por The Holly­wood y, aun­que no men­cio­nó a “Spi­der-man” di­rec­ta­men­te, mu­chos le­ye­ron en­tre lí­neas, por ser el úni­co ro­da­je con una se­gun­da par­te en la que ha­bía par­ti­ci­pa­do: “Cuan­do era jo­ven, hi­ce una se­rie de pe­lí­cu­las que real­men­te no me gus­ta­ban. Tra­ba­jé muy du­ro con ellos, pe­ro no eran pe­lí­cu­las que me im­por­ta­sen de­ma­sia­do. Cuan­do sa­lie­ron, me sen­tí muy mal. Lo fácil se­ría de­cir: ‘oh, me gus­ta­ría vol­ver atrás y no ha­ría esas pe­lí­cu­las’. Sin em­bar­go, al ha­cer­las apren­dí; de he­cho, al ha­cer esas pe­lí­cu­las, me di­je: ‘oh, nun­ca to­mes de­ci­sio­nes ba­sa­das en una ca­rre­ra, o en lo que otras per­so­nas te di­gan, nun­ca más’. So­lo haz pro­yec­tos que te im­por­ten, en los que creas”, co­men­tó.

Su ca­mino ape­nas em­pe­za­ba. Fran­co par­ti­ci­pó en pe­lí­cu­las co­mo: “An­na­po­lis”, “Tris­tán e Isol­da”, “Fly­boys, in The Va­lley of Elah”, “Milk” y “Eat Pray”. Du­ran­te el año 2006, se sen­tía preo­cu­pa­do por el ca­mino que es­ta­ba tomando su ca­rre­ra, y de­ci­dió con­ti­nuar su for­ma­ción en la UCLA. Ob­tu­vo una li­cen­cia­tu­ra en Fi­lo­lo­gía In­gle­sa (es­tu­dio de la len­gua y su evo­lu­ción his­tó­ri­ca). Reali­zó un post­gra­do de Li­te­ra­tu­ra, en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia; se cer­ti­fi­có en Pro­duc­ción Au­dio­vi­sual, en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York; y es­tu­dió Poe­sía, en Wa­rren Wil­son Co­lle­ge.

Pre­mios en puer­ta

“127 ho­ras” (2010), pu­so a prue­ba su ca­pa­ci­dad ac­to­ral. Es un film de dra­ma y sus­pen­so ba­sa­do en la ex­pe­rien­cia real de Aron Rals­ton, mon­ta­ñis­ta que am­pu­tó su bra­zo pa­ra lo­grar li­be­rar­se de una roca que lo man­te­nía atra­pa­do.

El ac­tor es­tu­dió las fil­ma­cio­nes rea­li­za­das por Rals­ton, mien­tras lu­cha­ba por su vi­da, y real­men­te que­dó cau­ti­va­do. Pa­ra él, fue una his­to­ria in­creí­ble, di­fe­ren­te a cual­quie­ra que hu­bie­se in­ter­pre­ta­do an­tes. Es­te pa­pel lo hi­zo me­re­ce­dor del Ós­car y el Glo­bo de Oro al me­jor ac­tor.

A prin­ci­pios de es­te año, ga­nó su se­gun­do Glo­bo de Oro co­mo me­jor ac­tor de co­me­dia, por su rol pro­ta­gó­ni­co en “The Di­sas­ter Ar­tist”.

Po­li­fa­cé­ti­co

Ade­más de ac­tor y pin­tor, Ja­mes in­cur­sio­nó en la mú­si­ca, es­cri­tu­ra, pro­duc­ción y di­rec­ción. Sin du­da, es un hom­bre de re­tos, con es­pí­ri­tu ar­tís­ti­co y em­pren­de­dor. Pa­lo Al­to, fue el nom­bre que dio a la pri­me­ra co­lec­ción de cuen­tos cortos de su au­to­ría. Asi­mis­mo, in­cur­sio­nó en la poe­sía, y ha de­mos­tra­do es­tar muy em­pa­pa­do en la li­te­ra­tu­ra.

En 2012 anun­ció el lan­za­mien­to del pri­mer sen­ci­llo de su ban­da (Daddy), “Lo­ve in the Old Days”. Po­seen un es­ti­lo soul psi­co­dé­li­co. El pro­yec­to fue re­to­ma­do en 2016, y rea­li­za­ron el lan­za­mien­to de su ál­bum, “Let Me Get What I Want”.

po­lé­mi­co

Ja­mes Fran­co ha de­mos­tra­do es­tar li­bre de pre­jui­cios y se le ha re­la­cio­na­do fuer­te­men­te con la co­mu­ni­dad LGTB. No teme a pa­re­cer gay, y ha he­cho in­ter­pre­ta­cio­nes de ho­mo­se­xua­les fa­mo­sos.

“Creo que le dan mu­cha im­por­tan­cia a mi se­xua­li­dad. Tan­to la pren­sa he­te­ro co­mo la gay, siem­pre me pre­gun­tan lo mis­mo y, ¿real­men­te eso im­por­ta tan­to?”, de­cla­ró a The New York Ma­ga­zi­ne.

Re­cien­te­men­te, se ha vis­to en­vuel­to en un es­cán­da­lo por acu­sa­cio­nes de ín­do­le se­xual. La ga­la de los Glo­bos de Oro 2018, es­tu­vo mar­ca­da por las pro­tes­tas en con­tra del aco­so se­xual a las mu­je­res en Holly­wood. Fran­co vis­tió de ne­gro, y lu­ció un pin con la fra­se del mo­vi­mien­to: “Ti­me’s up”. Es­to, desató la mo­les­tia de ac­tri­ces que ase­gu­ran ha­ber su­fri­do aco­so por par­te del ac­tor, quie­nes inun­da­ron las re­des so­cia­les en re­pu­dio a su “hi­po­cre­sía”.

Tras la con­tro­ver­sia, se cancelaron al­gu­nos com­pro­mi­sos de pro­mo­ción de la pe­lí­cu­la que lo hi­zo acree­dor del pre­mio a me­jor ac­tor, The Di­sas­ter Ar­tist. “Las co­sas que he oí­do en Twit­ter no son pre­ci­sas, pe­ro apo­yo com­ple­ta­men­te que la gen­te sal­ga y sea ca­paz de te­ner una voz, por­que no tu­vie­ron una du­ran­te mu­cho tiem­po. Así que no quie­ro ca­llar­las de nin­gu­na ma­ne­ra. Es al­go bueno y lo apo­yo”, di­jo en una en­tre­vis­ta pa­ra el programa The La­te Show.

Fran­co, no se la­vó las ma­nos an­te las crí­ti­cas. Con­ti­nuó la en­tre­vis­ta, aña­dien­do que no pue­de vi­vir su vi­da de la ma­ne­ra en que nor­mal­men­te lo ha­ce, si hay un re­sar­ci­mien­to pendiente. Es­tá dis­pues­to a arre­glar el da­ño, si “real­men­te hi­zo al­go ma­lo”, afir­mó. Sin du­da al­gu­na, el chi­co “re­bel­de” de Holly­wood se­gui­rá dan­do de qué ha­blar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.