At­mós­fe­ra

UN FARO, UN MO­LINO O UN TREN SON LU­GA­RES ES­PE­CIA­LES EN LOS QUE NOS SEN­TIR­NOS CO­MO EN CA­SA, GRA­CIAS A UNA DE­CO­RA­CIÓN FUN­CIO­NAL PE­RO EX­QUI­SI­TA, DI­VER­TI­DA Y PRÁC­TI­CA, QUE NOS PER­MI­TE EN VA­CA­CIO­NES SEN­TIR QUE ES­TA­MOS EN UN RE­TI­RO ES­PE­CIAL, UN AM­BIEN­TE SINGULA

Too Much - - Contenido -

Lu­ga­res es­pe­cia­les

El sen­ti­do fun­cio­nal de nues­tra men­te nos per­mi­te de­co­rar de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da nues­tro ho­gar pe­ro, en va­ca­cio­nes, po­de­mos ele­gir un lu­gar es­pe­cial don­de sen­tir­nos có­mo­dos vi­vien­do una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te. CAM­BIO DE FI­LO­SO­FÍA. Es el ca­so de va­go­nes reha­bi­li­ta­dos, es­pa­cios en los que no se re­nun­cia al lu­jo de un cha­pu­zón en la pis­ci­na en me­dio de la na­da. Es­ta es la pro­pues­ta que ofre­ce My Dif­fe­rent Pla­ce, una pla­ta­for­ma pa­ra via­jar en un tren de los años vein­te del si­glo pa­sa­do, sin mo­ver­se del si­tio. Es­ta em­pre­sa pro­cu­ra alo­ja­mien­tos ori­gi­na­les, con to­do ti­po de co­mo­di­da­des en me­dio de la na­tu­ra­le­za y a los que no le fal­ta de­ta­lles co­mo una pis­ci­na pa­ra re­fres­car­se los días ca­lu­ro­sos. Ven­ta­nas es­pa­cio­sas, una co­ci­na abier­ta, con el mo­bi­lia­rio en blan­co pa­ra dar ma­yor sen­sa­ción de es­pa­cio, com­bi­na­da con una en­ci­me­ra en ne­gro pa­ra ofre­cer con­tras­te, o en blan­co, se­gún las op­cio­nes; eso sí: no hay nin­gún va­gón de­co­ra­do igual, es una de las apues­tas más co­que­tas de su de­co­ra­ción.

UN FARO, UNA VEN­TA­NA AL MAR. Con­ver­tir un vie­jo aun­que em­ble­má­ti­co, faro del si­glo XIX en un alo­ja­mien­to tu­rís­ti­co de dos apar­ta­men­tos cer­ca de Ri­ba­deo, en Lu­go, Es­pa­ña, fue el re­to asu­mi­do por el es­tu­dio de di­se­ño PF1 In­te­rio­ris­mo. La lin­ter­na, la to­rre y la es­truc­tu­ra del edi­fi­cio ba­se eran ele­men­tos in­to­ca­bles a la ho­ra de rea­li­zar la con­ver­sión del faro en alo­ja­mien­to tu­rís­ti­co. Ade­más, dos ele­men­tos a con­ser­var obli­ga­to­ria­men­te en el edi­fi­cio pri­mi­ge­nio, cons­trui­do en 1857, eran el pi­so de bal­do­sas hi­dráu­li­cas y la es­ca­le­ra de hie­rro for­ja­do que as­cien­de a la lin­ter­na.

“Re­cu­pe­rar es­tos dos es­pa­cios y dar­les va­lor fue uno de los re­qui­si­tos in­dis­cu­ti­bles del pro­yec­to y un pla­cer pa­ra no­so­tros co­no­cer su ori­gen, co­men­ta, Lo­li Mo­ro­ño, di­rec­to­ra crea­ti­va de PF1 In­te­rio­ris­mo. “Cuan­do nos en­car­ga­ron el pro­yec­to, lo pri­me­ro que nos vino a la men­te fue la du­ra vi­da del fa­re­ro, un ofi­cio tan ro­mán­ti­co co­mo so­li­ta­rio”, ex­pli­có Mo­ro­ño.

Su me­ta fue trans­for­mar el faro, si­tua­do en un lu­gar pri­vi­le­gia­do, res­pe­tan­do su esen­cia y ele­men­tos ori­gi­na­les, pe­ro con­vir­tién­do­lo en un es­pa­cio al­ta­men­te con­for­ta­ble que in­vi­ta­se a la re­la­ja­ción. “El ob­je­ti­vo era res­pe­tar el as­pec­to pa­tri­mo­nial, cui­dan­do los ele­men­tos sin­gu­la­res de la ins­ta­la­ción pa­ra que el hués­ped dis­fru­ta­ra de con­fort y tran­qui­li­dad ade­más de ca­li­dez”, in­di­ca la ex­per­ta.

De plan­ta cua­dra­da, el faro al­ber­ga dos apar­ta­men­tos-sui­te con co­ci­na equi­pa­da, elec­tro­do­més­ti­cos de al­ta ga­ma y do­mó­ti­ca en los ba­tos, don­de des­ta­can las ba­ñe­ras con vis­tas al mar. Con la in­ten­ción de apro­ve­char su ubi­ca­ción, los ar­qui­tec­tos qui­sie­ron que el ex­te­rior pe­ne­tra­se en los in­te­rio­res a tra­vés de las ven­ta­nas, pa­ra no per­der en nin­gún mo­men­to la sen­sa­ción de es­tar vi­vien­do ver­da­de­ra­men­te den­tro de un faro.

Pa­ra ello, la lin­ter­na -ubi­ca­da en el to­pe de la cons­truc­ción- se ha ha­bi­li­ta­do de ma­ne­ra que los que allí se alo­jen pue­dan su­bir a con­tem­plar el pai­sa­je des­de lo más al­to. La ilu­mi­na­ción in­di­rec­ta me­dian­te tec­no­lo­gía led, que pro­vie­ne del pi­so y del te­cho, trans­mi­te una at­mós­fe­ra ín­ti­ma y es­pe­cial me­dian­te los zó­ca­los y cor­ni­sas mul­ti­fun­cio­na­les, lo que con­tri­bu­ye a dar ca­li­dez, una op­ción ideal pa­ra cual­quier vi­vien­da. DON QUI­JO­TE, DECORADOR. Cuan­do to­do el mun­do pien­sa en mo­li­nos, es inevi­ta­ble que la me­mo­ria nos trai­ga a Don Qui­jo­te de La Man­cha, pe­ro en el si­glo XXI aden­trar­nos en su mun­do de en­so­ña­ción es po­si­ble si nos alo­ja­mos en uno de ellos, adap­ta­do a las ne­ce­si­da­des de nues­tro tiem­po, una de las op­cio­nes va­ca­cio­na­les que pro­po­ne My Dif­fe­rent Pla­ce. Una cons­truc­ción his­tó­ri­ca lle­na de ele­men­tos rús­ti­cos pe­ro muy fun­cio­na­les que per­mi­ten via­jar a tra­vés del tiem­po con el má­xi­mo de co­mo­di­da­des. Así es Moihno Das Fe­tei­ras, si­tua­do en la par­te sur de la is­la de San Mi­guel, Azo­res (Por­tu­gal).

Se tra­ta de un an­ti­guo mo­lino ha­ri­ne­ro del si­glo XIX muy clá­si­co, que ha si­do reha­bi­li­ta­do con un cri­te­rio eco­ló­gi­co y aho­ra es un lu­gar ideal pa­ra gru­pos gran­des en Pe­ña­rru­bias de Pi­rón (Es­pa­ña). La edi­fi­ca­ción es­tá cons­trui­da en pie­dra, ma­de­ra y hie­rro, y de­co­ra­da con tex­ti­les lle­nos de co­lor, con es­pa­cios am­plios, don­de la chi­me­nea es el eje cen­tral de la plan­ta ba­se, es­pa­cios diá­fa­nos y atrac­ti­vos pa­ra des­co­nec­tar­se y bus­car la cal­ma.

Un mo­lino reha­bi­li­ta­do, ex­ce­len­te op­ción de va­ca­cio­nes pa­ra des­co­nec­tar­se y bus­car la cal­ma den­tro de una de­co­ra­ción cá­li­da y ac­tua­li­za­da. Ha­bi­ta­ción de mo­lino trans­for­ma­do en ho­tel. ¡Con to­da la co­mo­di­dad que pue­de ofre­cer un ho­tel bou­ti­que!

Un an­ti­guo faro don­de el hués­ped dis­fru­ta­rá de con­fort y tran­qui­li­dad y una vis­ta inol­vi­da­ble. Aco­ge­do­ra ha­bi­ta­ción den­tro del faro reha­bi­li­ta­do, ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va en las pró­xi­mas va­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.