Ka­le,

El po­der ver­de

Too Much - - Gourmet -

La ka­le o col ri­za­da (Bras­si­ca ole­ra­cea var. Vi­ri­dis) po­co a po­co se ha ido in­tro­du­cien­do en nues­tra die­ta. Es una ho­ja po­ten­te en cal­cio, hie­rro y vi­ta­mi­nas y ba­ja en ca­lo­rías. Es­te ve­ge­tal no es una mo­da pa­sa­je­ra, ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se. Una nu­tri­cio­nis­ta ana­li­za sus apor­tes nu­tri­ti­vos y sus pro­pie­da­des. Tam­bién se co­no­ce co­mo col ga­lle­ga o ber­za.

La Dra. Lau­ra Arranz es pro­fe­so­ra aso­cia­da en el de­par­ta­men­to de Nu­tri­ción, Cien­cias de la Ali­men­ta­ción y Gas­tro­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña, ha es­cri­to un li­bro a mo­do de guía so­bre es­te ali­men­to. La com­po­si­ción de la ka­le in­clu­ye ca­ro­te­noi­des, res­pon­sa­bles de los co­lo­res de las fru­tas y ver­du­ras, pre­cur­so­res de las vi­ta­mi­nas A, C, K, áci­do fó­li­co, cal­cio, mag­ne­sio, fós­fo­ro, po­ta­sio y hie­rro ade­más, es fuen­te de pro­teí­nas y fi­bra.

El sa­bor de la col ri­za­da no gus­ta a to­dos, tie­ne un gus­to par­ti­cu­lar, muy po­ten­te, co­mo en el ca­so de las acel­gas o los es­pá­rra­gos; pe­ro de­pen­de mu­cho de có­mo la pre­pa­res, se­ña­la Pau­la Arranz, quien re­sal­ta que, a di­fe­ren­cia de otras co­les, no pro­vo­ca ga­ses. La nu­tri­cio­nis­ta Lau­ra Arranz ha es­cri­to “Ka­le, el su­per­ali­men­to que pue­de ayu­dar­te a me­jo­rar tu ali­men­ta­ción y sa­lud”, co­mo una guía pa­ra co­no­cer es­te ve­ge­tal y con pau­tas y re­ce­tas pa­ra in­cor­po­rar­la a nues­tro me­nú dia­rio.

La ka­le se pue­de co­mer cru­da, en en­sa­la­das o co­ci­da co­mo cual­quier otra ho­ja, sin des­car­tar tam­bién su ju­go, mez­cla­do con fru­tas co­mo una op­ción en­tre co­mi­das. Es­te ali­men­to es una col que se ha cul­ti­va­do y con­su­mi­do, so­bre to­do, en el nor­te de Eu­ro­pa, aun­que paí­ses co­mo Ita­lia tam­bién uti­li­zan una va­rie­dad con­cre­ta. Fran­cia ha pa­sa­do de usar la va­rie­dad mo­ra­da co­mo plan­ta or­na­men­tal en jar­di­ne­ras, a aña­dir­la a sus fa­mo­sos pla­tos. Se­gún ex­pli­ca la Dra. Lau­ra Arranz: “…una ra­ción de 200 gra­mos de ka­le co­ci­da con­tie­ne más cal­cio que una ra­ción de le­che, más hie­rro que la car­ne, de 3 a 4 ve­ces más áci­do fó­li­co que los hue­vos, de 4 a 10 ve­ces más

vi­ta­mi­na C que las es­pi­na­cas y ca­si 3 ve­ces más que las na­ran­jas. “Es co­mo si fue­ra un con­cen­tra­do nu­tri­cio­nal”, co­men­ta la doc­to­ra en ali­men­ta­ción y nu­tri­ción, quien cree que pue­de ser una par­te im­por­tan­te de la die­ta, pe­ro no su­plir a otros ali­men­tos. Ade­más, se­gún in­di­ca, sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les la ha­cen su­pe­rior, so­bre to­do en pro­teí­na ve­ge­tal y fi­bra, a otras ho­jas co­mo las es­pi­na­cas, que tan bue­na fa­ma siem­pre han te­ni­do.

“Es un su­per­ali­men­to, un tér­mino que nos per­mi­te ex­pli­car a la po­bla­ción que hay ali­men­tos que con­cen­tran mu­cha can­ti­dad de nu­trien­tes y muy po­cas ca­lo­rías, apun­ta la es­pe­cia­lis­ta.

“No es un ali­men­to que se que­de co­mo una mo­da. Es cier­to que em­pe­zó co­mo una ten­den­cia, pe­ro ya sa­be­mos que vino pa­ra que­dar­se. El con­su­mi­dor com­pra aque­llo que le apor­te un plus de sa­lud”, ma­ni­fies­ta Arranz.

KA­LE, ¿CÓ­MO PREPARARLO? El ka­le no tie­ne la for­ma de sus pri­mas her­ma­nas las co­les. Es alar­ga­da y su ho­ja ver­de es más pa­re­ci­da a la de la acel­ga o la le­chu­ga. Lo me­jor es com­prar­la en ma­no­jos, con sus ho­jas en­te­ras, en el mer­ca­do. Otra op­ción son las bol­sas que con­tie­nen las ho­jas ya se­pa­ra­das. Es re­co­men­da­ble eli­mi­nar el ner­vio cen­tral de la ho­ja pues, es­te es muy grue­so.

Pa­ra en­sa­la­das, lo ideal es ma­ce­rar la col en ju­go de li­món con un po­qui­to de acei­te de oli­va du­ran­te me­dia ho­ra, así se sua­vi­za esa ho­ja grue­sa con sa­bor al­go ás­pe­ro. Si quie­re co­mer la ka­le co­ci­da, es im­por­tan­te no pa­sar­se del tiem­po de coc­ción, lo ideal son 10 mi­nu­tos. Así la co­me­re­mos her­vi­da, co­mo cual­quier otra ho­ja, y ali­ña­da con acei­te de oli­va y un po­qui­to de sal o sal­tea­da.

Uno de los con­se­jos que ofre­ce Lau­ra Arranz es con­su­mir la ka­le na­da mes com­prar­la, por­que en­se­gui­da la ho­ja se se­ca y va con­cen­tran­do su sa­bor amar­go.

La Dra. Lau­ra Arranz re­co­mien­da in­tro­du­cir la ka­le un día a la se­ma­na en nues­tra die­ta; bus­car re­ce­tas que la ha­gan atrac­ti­va (al­gu­nas ya las mues­tra en su li­bro), pa­ra así dis­fru­tar de un ali­men­to de gran po­der nu­tri­cio­nal y ba­jo apor­te ca­ló­ri­co.

La ka­le se co­ci­na pa­ra un pla­to pre­pa­ra­do en el 1er Cam­peo­na­to Mun­dial de Co­ci­na de Co­les en Ol­den­burg, Ale­ma­nia. EFE/EPA/DA­VID Hec­ker

Un agri­cul­tor de hor­ta­li­zas co­se­cha ka­le en un cam­po en Hem­min­gen, Ale­ma­nia. EFE/EPA/EMILY Wa­bitsch

Ol­den­burg, Ale­ma­nia. Me­nú de ka­le con gra­na­da. EFE/EPA/ Da­vid Hec­ker

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.