Bi­joux

Too Much - - Contenido -

Era 1884 cuan­do el pla­te­ro grie­go So­ti­rio Voul­ga­ris se es­ta­ble­ció en Ro­ma, la Ciu­dad Eter­na, con un pe­que­ño ta­ller que ser­vía de tien­da a la vez, lle­na de co­lor, vo­lu­men y re­mi­nis­cen­cias del ar­te grie­go y ro­mano, sus jo­yas no tar­da­ron en con­ver­tir­se en un must en­tre la bur­gue­sía de Ita­lia y más allá de sus fron­te­ras. Com­bi­nar es­me­ral­das, ru­bíes, za­fi­ros y dia­man­tes en di­fe­ren­tes ta­llas y ta­ma­ños, dis­pues­tas en for­mas vo­lup­tuo­sas y exó­ti­cas es una es­té­ti­ca que ha do­mi­na­do la al­ta jo­ye­ría de la mai­son.

En 1918 apa­re­ció el pri­mer re­loj pul­se­ra de Bvlga­ri, un re­loj-jo­ya rea­li­za­do en pla­tino e ilu­mi­na­do con dia­man­tes. Tal fue su éxi­to que en po­cos años se mu­dó a la pres­ti­gio­sa Via Con­dot­ti, una de las ca­lles más fa­mo­sas de Ro­ma, don­de aún hoy se en­cuen­tra el lo­cal iden­ti­fi­ca­do con el nom­bre Bvlga­ri (fo­né­ti­ca del ape­lli­do y con la V en vez de U co­mo un re­ma­nen­te de ese le­ga­do ro­mano).

Los di­se­ños au­da­ces y sen­sua­les de es­ta ca­sa jo­ye­ra tam­bién le va­lie­ron ser una de las mar­cas fa­vo­ri­tas de las es­tre­llas de ci­ne co­mo Au­drey Hep­burn y Eli­za­beth Tay­lor en las dé­ca­das de los 50 y los 60, épo­ca de la dol­ce vi­ta. Po­co a po­co la com­pa­ñía ex­ten­dió su ra­dio de pro­duc­ción a per­fu­mes, ac­ce­so­rios y, por su­pues­to, más re­lo­jes.

A co­mien­zos de los se­ten­ta in­cur­sio­nó con fir­me­za en la re­lo­je­ría con el mo­de­lo Bvlga­ri Bvlga­ri, aun­que an­tes ya ha­bía da­do otros pa­sos con re­lo­jes co­lo­ca­dos en bra­za­le­tes Tu­bo­gas (lla­ma­dos así por­que re­cuer­dan una tu­be­ría de gas). Es­tos bra­za­le­tes, íco­nos de Bvlga­ri y rea­li­za­dos sin sol­da­du­ras, se vol­vie­ron los fa­vo­ri­tos de las da­mas que ama­ban las jo­yas no­ve­do­sas en una épo­ca en la que las si­lue­tas del Art Dé­co de- man­da­ban ins­pi­ra­ción en la in­ge­nie­ría ur­ba­na. En el pre­sen­te, es­ta for­ma de tu­bo acom­pa­ña re­lo­jes muy fe­me­ni­nos co­mo el Lv­cea (luz en la­tín) y el Ser­pen­ti.

BASELWORLD 2018

En la úl­ti­ma fe­ria de re­lo­jes ce­le­bra­da en Ba­si­lea, Sui­za, Bvlga­ri pre­sen­tó en la co­lec­ción Lv­cea, un mo­de­lo es­que­le­ti­za­do (el pri­me­ro en el mer­ca­do he­cho pen­san­do en las da­mas) con las le­tras del nom­bre de la mar­ca so­bre­di­men­sio­na­das y dis­per­sas por to­da la es­fe­ra, que es re­co­rri­da por agu­jas la­ca­das en vi­vos co­lo­res. Las ver­sio­nes más lu­jo­sas lle­van dia­man­tes

Es­ta mai­son cuen­ta con más de 130 años de tra­di­ción en el di­se­ño de jo­yas y un si­glo pro­du­cien­do re­lo­jes dig­nos de di­vas y ca­ba­lle­ros so­fis­ti­ca­dos

tan­to en el bi­sel co­mo en las le­tras. Ade­más, po­see un mo­vi­mien­to au­to­má­ti­co desa­rro­lla­do por Bvlga­ri, el BVL 191. De oro ro­sa o ace­ro inoxi­da­ble o una com­bi­na­ción de am­bos. Las co­rreas que los acom­pa­ñan son de co­co­dri­lo o bra­za­le­te ti­po ser­pien­te.

En oro ro­sa y dia­man­tes se pre­sen­ta­ron dos obras maes­tras: el Di­va Fi­nis­si­ma Mi­nu­te Re­pea­ter, una jo­ya me­cá­ni­ca que ce­le­bra los 100 años de maes­tría de Bvlga­ri en la re­lo­je­ría. Con la­ca­do en la téc­ni­ca ja­po­ne­sa de Urus­hi en la es­fe­ra, los ín­di­ces son de dia­man­tes, al igual que la subes­fe­ra de se­gun­dos. El bi­sel y las asas tie­nen dia­man­tes tam­bién.

Má­gi­co es el Di­vas Dream Phoe­nix Tour­bi­llon, con una es­fe­ra com­pues­ta de pé­ta­los pin­ta­dos a mano y que en con­jun­to con­for­man un mo­sai­co del que so­bre­sa­le un fé­nix que em­pren­de el vue­lo.

Los Ser­pen­ti vuel­ven con el bra­za­le­te tu­bo­gas, pe­ro com­bi­nan­do los tres co­lo­res de oro en una so­la pul­se­ra. En cam­bio, los Ser­pen­ti Twist Your Ti­me, le dan ese gi­ro di­ver­ti­do y co­lo­ri­do a la co­rrea con va­rias vuel­tas y en es­ta ver­sión, en piel te­ñi­da en ro­jo, ver­de, azul to­pa­cio y bron­ce.

Y por úl­ti­mo, la ca­sa ita­lia­na pre­sen­ta los Ser­pen­ti Spi­ga Ce­ra­mic, que cons­tan de bra­za­le­tes de ce­rá­mi­ca de al­ta tec­no­lo­gía en ne­gro o blan­co que ha­cen jue­go con las es­fe­ras la­ca­das en esos mis­mos to­nos ro­dea­das de dia­man­tes dis­pues­tos en el bi­sel. Hay ver­sio­nes con in­ser­cio­nes de oro ro­sa en los bra­za­le­tes en­gas­ta­dos en dia­man­tes.

SUS JO­YAS NO TAR­DA­RON EN CON­VER­TIR­SE EN UN MUST EN­TRE LA BUR­GUE­SÍA DE ITA­LIA Y MÁS ALLÁ DE SUS FRON­TE­RAS

Lv­cea Ske­le­ton

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.