MA­DON­NA la in­com­bus­ti­ble reina del pop

Too Much - - Celebridades -

Es la mu­jer más im­por­tan­te de la his­to­ria de la mú­si­ca mo­der­na, una su­per­es­tre­lla a la que so­lo Los Beatles su­pe­ran en la cla­si­fi­ca­ción de los ar­tis­tas más exi­to­sos, se­gún la re­vis­ta Bill­board, que en 2016 la re­co­no­ció co­mo “Mu­jer del Año”. La con­tro­ver­ti­da Ma­don­na cum­plió el pa­sa­do agos­to 60 años y si­gue sin de­jar a na­die in­di­fe­ren­te tras ca­si cua­tro dé­ca­das de ca­rre­ra.

Ma­don­na Loui­se Ve­ro­ni­ca Cic­co­ne na­ció en Bay City, Mi­chi­gan (EE. UU.), el 16 de agos­to de 1958. Tras sus pri­me­ros sin­gles, de­bu­tó con el ál­bum ‘Ma­don­na’, en 1983; lue­go sa­lie­ron: ‘Li­ke a Vir­gin’ (1984); ‘True Blue’ (1986) y ‘Li­ke a Pra­yer’ (1989) que la con­so­li­da­ron co­mo una gran es­tre­lla pop an­tes de es­can­da­li­zar al mun­do con el dis­co ‘Eró­ti­ca’ y el li­bro ‘Sex’ en 1992.

Ha si­do des­de sus co­mien­zos una re­fe­ren­cia in­dis­cu­ti­ble en la mú­si­ca y en la mo­da. “No quie­ro que na­die imi­te mi for­ma de ves­tir, sino de pen­sar”, ase­gu­ra.

“Creo que lo más po­lé­mi­co que he he­cho es se­guir aquí”, ase­gu­ró ro­tun­da­men­te Ma­don­na cuan­do re­ci­bió el pre­mio a la Mu­jer del Año de la re­vis­ta Bill­board en di­ciem­bre de 2016; y lo cier­to es que la ar­tis­ta si­gue rom­pien­do es­que­mas 35 años des­pués de la pu­bli­ca­ción de su ho­mó­ni­mo ál­bum de­but y con­ti­núa sien­do la in­dis­cu­ti­ble reina del pop a sus 60 años.

La in­fluen­cia de la can­tan­te en la cul­tu­ra po­pu­lar du­ran­te las cua­tro úl­ti­mas dé­ca­das ha si­do nun­ca an­tes vis­to, no so­lo en el ám­bi­to ar­tís­ti­co: Ma­don­na, siem­pre po­lé­mi­ca, ha si­do una re­fe­ren­te a la ho­ra de rom­per con es­te­reo­ti­pos y pre­jui­cios se­xua­les y ma­chis­tas.

Ga­na­do­ra, en­tre otros ga­lar­do­nes, de sie­te pre­mios Grammy y dos Glo­bos de Oro, Ma­don­na es la mu­jer que más dis­cos ha ven­di­do en la his­to­ria de la mú­si­ca: más de 300 mi­llo­nes- se­gún da­tos de la Of­fi­cial Charts Com­pany, y la cuar­ta ar­tis­ta en una lis­ta de le­yen­das en la que so­lo la su­pe­ran Los Beatles, Elvis Presley y Mi­chael Jack­son, y en­tre sus mé­ri­tos des­ta­ca el ha­ber re­vo­lu­cio­na­do los vi­deos mu­si­ca­les des­de el co­mien­zo de su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca.

“Es la pri­me­ra gran es­tre­lla fe­me­ni­na del rock que ha ro­to con los es­te­reo­ti­pos se­xua­les de la épo­ca y tam­bién va a ser la pri­me­ra en en­ve­je­cer sien­do una es­tre­lla del rock”, afir­man los au­to­res del re­cién pu­bli­ca­do ‘Bitch She’s Ma­don­na’, pri­mer es­tu­dio cul­tu­ral en es­pa­ñol so­bre la ar­tis­ta, es­cri­to por los pro­fe­so­res del cur­so ‘Who’s That Girl? Ma­don­na y la Cul­tu­ra Con­tem­po­rá­nea’, im­par­ti­do en 2015 por la Uni­ver­si­dad de Ovie­do (nor­te de Es­pa­ña).

Ma­don­na es, co­mo apun­tan los au­to­res del es­tu­dio, “la ar­tis­ta fe­me­ni­na con la ca­rre­ra de éxi­to ma­si­vo más lar­ga y es­ta­ble de la his­to­ria de la mú­si­ca po­pu­lar”, y siem­pre se­rá una re­fe­ren­cia a la ho­ra de mar­car ten­den­cias, aun­que ella in­sis­te: “No quie­ro que na­die imi­te mi for­ma de ves­tir, sino de pen­sar”.

IRREVERENTE Y PO­LÉ­MI­CA Ma­don­na, que ci­ta co­mo re­fe­ren­tes a Deb­bie Harry, Ch­ris­sie Hyn­de y Aret­ha Fran­klin, ha si­do in­fluen­cia de una in­ter­mi­na­ble lis­ta de as­pi­ran­tes a ocu­par su trono, des­de Brit­ney Spears y

HA SI­DO DES­DE SUS CO­MIEN­ZOS UNA RE­FE­REN­CIA IN­DIS­CU­TI­BLE EN LA MÚ­SI­CA Y EN LA MO­DA. “NO QUIE­RO QUE NA­DIE IMI­TE MI FOR­MA DE VES­TIR, SINO DE PEN­SAR”, ASE­GU­RA.

Ch­ris­ti­na Agui­le­ra, a Lady Ga­ga (a la que acu­só de co­piar­la) y Mi­ley Cy­rus. Ade­más, la po­lé­mi­ca siem­pre ha acom­pa­ña­do a Ma­don­na du­ran­te to­da su ca­rre­ra, y qui­zás ha­ya si­do una de las cla­ves pa­ra con­ver­tir­la en la so­lis­ta fe­me­ni­na más fa­mo­sa de la his­to­ria de la mú­si­ca.

Una mu­jer que, pe­se a quien pe­se, siem­pre ha he­cho lo que ha que­ri­do, aun­que a ve­ces ha­ya pa­ga­do un pre­cio de­ma­sia­do al­to por ello, co­mo cuan­do pu­bli­có del li­bro ‘Sex’, que acom­pa­sa­ba al lan­za­mien­to dis­co­grá­fi­co de ‘Ero­ti­ca’ (1992), su quin­to tra­ba­jo, que pro­vo­ca una cam­pa­ña en su con­tra que la lle­vó a los mo­men­tos más ba­jos de su ca­rre­ra y tam­bién a com­pren­der que las re­glas pa­ra hom­bres y mu­je­res no son las mis­mas.

Tam­po­co en el mun­do de la mú­si­ca, co­mo ex­pli­có al re­co­no­cer el pre­mio Bill­board a la Mu­jer del Año, en el que se au­to­pro­cla­ma “ma­la fe­mi­nis­ta” y con­fe­só ha­ber sa­li­do de aquel mal mo­men­to es­cu­chan­do mú­si­ca de Ni­na Si­mo­ne.

“Re­cuer­do ver­me en las por­ta­das de to­das las re­vis­tas y pe­rió­di­cos. To­do lo que leía era da­ñino. Me con­ver­tí en una “pros­ti” y en una bru­ja. Un ti­tu­lar me com­pa­ró con Sa­tán. En aquel mo­men­to Prin­ce en­se­ña­ba el tra­se­ro y lle­va­ba me­dias de ma­llas. Pe­ro él era hom­bre. Fue el pri­mer mo­men­to en que me di cuen­ta de que las mu­je­res no te­ne­mos la mis­ma li­ber­tad que los hom­bres. Me que­dé pa­ra­li­za­da y me lle­vó mu­cho tiem­po re­cu­pe­rar­me y se­guir ade­lan­te, no so­lo con mi ca­rre­ra, sino tam­bién con mi vi­da…”, co­men­tó a la pren­sa del mo­men­to.

Ma­don­na Loui­se Ve­ro­ni­ca Cic­co­ne ( Bay City, Mi­chi­gan, 16 de agos­to de 1958) ya ha­bía es­can­da­li­za­do en la dé­ca­da de los 80 con ‘Li­ke a Vir­gin’ (1984) y ‘Li­ke a Pra­yer’ (1989), con el uso irreverente de la sim­bo­lo­gía ca­tó­li­ca. El vi­deo­clip de ‘Li­ke a Pra­yer’ es re­co­no­ci­do co­mo el más es­can­da­lo­so, aun­que no ha si­do el úni­co vi­deo que le ha da­do pro­ble­mas a la ar­tis­ta, an­tes de ver có­mo cen­su­ra­ban ‘Eró­ti­ca’, su­frió lo mis­mo con ‘Jus­tify My Lo­ve’, dos años an­tes, y más ade­lan­te pa­sa­ría con otros co­mo ‘What If Feels Li­ke For a Girl’ (2001), ‘Ame­ri­can Li­fe’ (2003)y ya en la era de You­tu­be, ‘Girl Go­ne Wild’ (2012).

“ES LA PRI­ME­RA ES­TRE­LLA FE­ME­NI­NA DEL ROCK QUE HA RO­TO CON LOS ES­TE­REO­TI­POS SE­XUA­LES DE LA ÉPO­CA Y LA PRI­ME­RA EN EN­VE­JE­CER CO­MO UNA ES­TRE­LLA DEL ROCK”. DI­CEN LOS AU­TO­RES DEL PU­BLI­CA­DO ‘BITCH SHE’S MA­DON­NA’

Pe­se a to­do y gra­cias a te­mas co­mo ‘ Li­ke a Vir­gin’, ‘Li­ke a Pra­yer’, ‘Pa­pa Don’t Preach’, ‘Vo­gue’, ‘Fro­zen’, ‘Mu­sic’, ‘ Hung Up’ y ‘Ex­press Your­self’, Ma­don­na es uno de los gran­des nom­bres de la his­to­ria de la mú­si­ca, so­lo por de­trás de The Beatles se­gún la re­vis­ta Bill­board, y des­de 2008 for­ma par­te del Sa­lón de la Fa­ma del Rock.

20 AÑOS DE ‘RAY OF LIGHT’ Ar­tis­ta po­li­fa­cé­ti­ca, Ma­don­na es tam­bién di­se­ña­do­ra de mo­da, es­cri­to­ra, pro­duc­to­ra dis­co­grá­fi­ca e in­clu­so ha di­ri­gi­do dos pe­lí­cu­las (‘W.E.’ y ‘Filth and Wis­dom’) y pro­ta­go­ni­za­do va­rios fil­mes, sin du­da el más des­ta­ca­do fue el mu­si­cal ‘Evi­ta’, por el que lo­gró el Glo­bo de Oro a la me­jor ac­triz de co­me­dia o mu­si­cal por su pa­pel de Eva Pe­rón.

A fi­na­les de los 90, la pu­bli­ca­ción de ‘Ray of Light’ (1998) mar­có un pun­to de in­fle­xión en su ca­rre­ra y en su vi­da, una nue­va Ma­don­na que, por una tem­po­ra­da, se ale­jó de su es­ti­lo ha­bi­tual pa­ra vol­ver a re­pun­tar. Con ‘Ray of Light’ ob­tu­vo cua­tro pre­mios Grammy de los seis a los que fue no­mi­na­da, y con más de 20 mi­llo­nes de co­pias ven­di­das es uno de los tra­ba­jos más exi­to­sos de la gran ar­tis­ta ame­ri­ca­na. Con ‘Mu­sic’ (2000) y ‘Con­fes­sions On a Dan­ce Floor’ (2005), Ma­don­na vol­vió a vi­vir el éxi­to de su me­jor épo­ca, con gi­ras mul­ti­tu­di­na­rias: ‘Drow­ned World Tour’ (2001), ‘Re-in­ven­tion World Tour’ (2004) y ‘Con­fes­sions Tour’ (2006).

La can­tan­te se ha ins­ta­la­do ha­ce unos me­ses en Lis­boa pa­ra que su hi­jo, Da­vid Ban­da, pue­da en­tre­nar en la aca­de­mia de fút­bol del Ben­fi­ca F.C., equi­po de la ca­pi­tal por­tu­gue­sa, y sue­le pa­sar al­gu­nos días de ve­rano jun­to a sus seis hi­jos en Ma­laui, país afri­cano en el que la es­tre­lla del pop ha mos­tra­do una fa­ce­ta hi­per so­li­da­ria, gra­cias a la fun­da­ción Rai­sing Ma­la­wi, que creó en 2006 pa­ra ayu­dar a la in­fan­cia ca­ren­te de sa­lud y edu­ca­ción.

En Ma­laui, pre­ci­sa­men­te, na­cie­ron cua­tro de sus hi­jos: Da­vid Ban­da, Mercy Ja­mes y las ge­me­las Es­te­re y Ste­lla, adop­ta­das por la ar­tis­ta, que tam­bién es ma­dre de Lour­des León y de Roc­co, hi­jo de su se­gun­do ma­ri­do, el ci­neas­ta bri­tá­ni­co Guy Rit­chie. Su pri­mer ma­ri­do fue el ac­tor Sean Penn, con el que es­tu­vo ca­sa­da en­tre 1985 y 1989.

Ma­don­na se pre­sen­ta en el es­pec­tácu­lo del fa­mo­so in­ter­me­dio del Su­per Bowl de la NFL en In­dia­ná­po­lis en 2012. Efe/ste­ven C. Mit­chell

Con Guy Rit­chie en una ga­la en Lon­dres

La can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se sa­lu­da a su pú­bli­co du­ran­te una ac­tua­ción en Hel­sin­ki, Fin­lan­dia en 2009. EFE/ Mau­ri Ra­ti­lai­nen.

Lle­gan­do a la al­fom­bra ro­ja del Cos­tu­me Ins­ti­tu­te Ga­la, que ce­le­bra­ba la inau­gu­ra­ción de la ex­po­si­ción Cuer­pos Ce­les­tia­les: La Mo­da y la Ima­gi­na­ción Ca­tó­li­ca en ma­yo pa­sa­do rea­li­za­do en el Me­tro­po­li­tan Mu­seum of New York (MET) con un ves­ti­do de Jean Paul Gaul­tier. Efe/jus­tin La­ne Ma­don­na es la mu­jer que más dis­cos ha ven­di­do en la his­to­ria y una de las más pre­mia­das. En la ima­gen re­ci­bien­do un ga­lar­dón de MTV. Fo­to: EFE/PA­CO To­rren­te

16/08/2016.- La can­tan­te y com­po­si­to­ra ca­mi­na por una ca­lle de La Ha­ba­na vie­ja en Cu­ba. EFE/ Strin­ger

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.